Los coruñeses compraron 37.750 libros con las ayudas del Presco municipal

El gobierno local da el plan por cerrado a falta de dar 600 ayudas de la Diputación


A Coruña

El pasado día 25, el gobierno local dio por concluido el primer plan de reactivación económica por la crisis del covid, el llamado Presco. De acuerdo a los datos facilitados por el Ayuntamiento, hasta ese día se habían tramitado subvenciones a 2.596 beneficiarios por valor de 5,3 millones.

Una de las líneas de ayudas más exitosas del plan fue el Bono Cultura, que financiaba hasta el 50 % de las compras realizadas en el pequeño comercio cultural de la ciudad. El gobierno local calcula que con esas ayudas se vendieron un total de 37.748 libros en tiendas de la ciudad.

En total, las ventas totales con el bono cultura ascendieron a 838.853 euros, de los que el 90 % -754.967 euros- se hicieron en librerías. El Ayuntamiento aportó la mitad de esas cantidades a través de las ayudas del Presco.

En principio, el plan debía haber concluido el 31 de diciembre, pero se decidió ampliar el plazo para abonar ayudas que estaban pendientes por falta de documentación o errores en la misma.

Según los datos facilitados por el gobierno local, esa decisión ha posibilitado que se hayan ejecutado en su totalidad la mayoría de los programas del plan, incluyendo las ayudas al mantenimiento de la actividad económica.

A las cifras ya mencionadas habrá que sumar unas 600 ayudas más, que no se podrían otorgar por falta de presupuesto. Sin embargo, ese problema se ha resuelto con la aportación de 1,2 millones de euros de la Diputación provincial, que posibilitará su pago en las próximas semanas.

En conjunto, sin sumar los fondos de la Diputación, el Ayuntamiento ha invertido unos 11 millones de euros en el Presco. Desde el gobierno local añadieron que no se alcanzó un 100 % de ejecución en varias partidas por distintas causas. Es el caso del cierre de la hostelería, que «impidió invertir todo lo previsto en el bono de hostelería». En el eje social también quedaron fondos sin gastar porque «se hizo un presupuesto de máximos» y durante el estado de alarma el Gobierno central aprobó el ingreso mínimo vital, «que redujo la presión sobre los recursos municipales».

El concejal de Facenda, José Manuel Lage, destacó que «o goberno de Inés Rey foi o primeiro en aprobar e pagar axudas e o Concello foi a Administración que máis recursos destinou a ese fin, malia non ter competencias nin orzamento, como si ten a Xunta, para asumir eses pagos».

El también portavoz del ejecutivo local, que insistió en la necesidad de que la Xunta tome más medidas de apoyo para «evitar unha crise social», recordó además que en los próximos días se aprobarán «novas bonificacións fiscais e de taxas, coa rebaixa da auga e o saneamento para hostalaría e comercio que, xunto coa recollida de lixo, serán moito máis económicos para os pequenos negocios afectados pola pandemia». Esas rebajas irán al pleno ordinario de mañana.

El gobierno local se ha comprometido además a negociar un segundo plan de reactivación y a tramitar los convenios con las entidades sociales culturales y deportivas de la ciudad para acelerar su tramitación en un momento de grave crisis económica.

La hostelería exige ayudas «inmediatas» y anuncia una protesta en Alfonso Molina

alejandro g. chouciño

El sector se volvió a concentrar al grito de «Quieren acabar con nosotros», sin saber anoche si tendrán que dejar de atender en el interior de los locales

Treinta minutos de cacerolada ininterrumpida. Media hora de estruendo con la que los más de tres centenares de hosteleros que se concentraron ayer en la plaza de María Pita han querido transmitir la agonía que sufren sus negocios con las continuas restricciones al sector. Exigen las Administraciones que actúen y que concedan ayudas «inmediatas».

La protesta, convocada por la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de A Coruña, comenzó a las 19.00 horas con ese mensaje unísono a los gobiernos local, autonómico y central: Las ayudas que hay no son suficientes para salvar el sector y necesitan que sean directas. Héctor Cañete, presidente de la asociación, indicó que las subvenciones de la Xunta y el Presco del Ayuntamiento «han llegado a unos compañeros sí y a otros no. Esto no puede ser porque son de hace meses y no podemos aguantar otro cierre en esta situación». Ángeles Gante, propietaria de la Crêperie Petite Bretagne y asistente en la concentración, sostenía que «no llega ninguna ayuda y es más, los ERTE están llegando muy mal. A unos les llega la mitad, a otros el doble. Está todo muy mal organizado».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los coruñeses compraron 37.750 libros con las ayudas del Presco municipal