De Meirás a Marineda: Pardo Bazán sigue viva un siglo después de su muerte

Rodri García A CORUÑA

A CORUÑA

VÍTOR MEJUTO

Mientras en Meirás eran entregadas las llaves del pazo al Estado, en la Audiencia coruñesa había un juicio en la sala Pardo Bazán y en Marineda, nombre que la escritora dio a A Coruña, se hacían compras de Navidad. La huella de la escritora sigue muy viva en el siglo XXI

26 ene 2021 . Actualizado a las 09:10 h.

El próximo 12 de mayo se cumple un siglo de la muerte de Emilia Pardo Bazán. Nacida en A Coruña el 16 de septiembre de 1851, está enterrada en Madrid. Habrá celebraciones durante todo el año. Las primeras están coordinadas desde la Real Academia Galega por la escritora y académica Marilar Aleixandre. Y ya está en marcha un debate sobre el uso al que debe destinarse el pazo de Meirás, un día casa de la escritora y ahora propiedad del Estado. «Es territorio emocional de Emilia Pardo Bazán y en el que Franco, pese a sus intentos de apropiación, solo fue un intruso». Así de claro lo tiene Jesús Ángel Sánchez García, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Santiago. 

Ese territorio emocional va más allá de la torre Quimera, en la que escribió obras como Los pazos de Ulloa o La madre Naturaleza, y está en detalles como el que contaba Ana María Freire, autora del libro Cartas inéditas a Emilia Pardo Bazán (Fundación Barrié): se conservan notas en las que la escritora anotaba los gustos de quienes la visitaban en verano en Meirás con el fin de tenerlos en cuenta al año siguiente. 

Unamuno en Meirás

Entre los visitantes estuvo Miguel de Unamuno. Fue en junio de 1903. El escritor y filósofo «venía a pronunciar una conferencia organizada por el Circo de Artesanos [A Coruña] que, al no tener sus locales suficiente cabida y siendo mucha la demanda de público, optó por trasladar el acto al Teatro Principal». Esto escribía el historiador Carlos Fernández Santander sobre aquella visita. Y explicaba que en dicha conferencia Unamuno «tuvo una presentadora de postín, Emilia Pardo Bazán, que le cedió su pazo de Meirás para alojarse».