Renata Quiroga: «El teletrabajo es un entorno propicio para los ciberdelincuentes»

Ante el aumento de los ataques informáticos, su correduría de seguros ofrece «una póliza de ciberriesgo»


a coruña / la voz

Los seguros de ciberseguridad están en auge, también en A Coruña. «La cuestión no es si vamos a sufrir un ataque, sino cuándo», explica Renata Quiroga, de la correduría Acrux, ubicada en la avenida del Ejército.

-¿Tan preocupante es esto?

-A nivel mundial, solo en el primer trimestre del año 2020, los ciberataques crecieron un 40 %, coincidiendo con la pandemia del covid-19. Y el teletrabajo es un entorno propicio para que los ciberdelincuentes actúen. Al habilitar conexiones en remoto se incrementa la superficie de exposición y las redes domésticas suponen también un aumento del riesgo. Cuando se inició el confinamiento, las empresas tuvieron poco tiempo para prepararse para este nuevo entorno y aplicar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de sus comunicaciones. Es una situación que ha venido para quedarse.

-¿Cuál es el «phishing» clásico?

-El delincuente envía un correo a un usuario simulando ser una entidad legítima con el objetivo de robarle información privada, utilizando algún argumento aparentemente válido. El correo lleva un enlace a una página falsa, pero que suplanta la identidad de alguna empresa o servicio, en la que acabas por introducir tus datos: número de cuenta, número de tarjeta, PIN... Por eso, los bancos y las pasarelas de pago son los servicios más utilizados por los ciberdelincuentes para obtener la información con la que cometerán la estafa.

-¿Qué hacer para no picar?

-Nosotros recomendamos no acceder a sus exigencias, ya que no es garantía que te devuelvan los datos, aparte de entrar en la lista de los que, precisamente, pican. Además, de este modo, se financia el cibercrimen.

-¿Cómo podemos detectar una comunicación maliciosa?

-La verdad es que hay varios tips para detectarlas: suelen llevar errores ortográficos o fallos de escritura; tampoco van personalizados, sino que son genéricos para estafar al mayor número de personas posible y, a menudo, incluyen elementos adjuntos.

-¿Cuál es la víctima objetivo?

-Nadie está a salvo, ya que tanto las pymes como las grandes empresas o, incluso, los pequeños negocios son susceptibles de sufrir una intrusión. Si una empresa maneja un elevado volumen de datos, podrá convertirse en un objetivo más tentador.

-¿Qué sectores están en la diana de los piratas cibernéticos?

-Los ciberdelincuentes se han aprovechado de la incertidumbre generada por el covid-19 y han centrado sus esfuerzos en atacar las infraestructuras sanitarias y las Administraciones públicas. Ambas, por cierto, fuentes de información constante y poseedoras de datos sensibles.

-¿Qué consejos dan a sus clientes para no caer en la trampa?

-Recomendamos fiarse solo de fuentes oficiales en las búsquedas de información, evitar abrir correos sospechosos, contar con contraseñas robustas, llevar a cabo actualizaciones periódicas y, por supuesto, transferir el riesgo a profesionales en el análisis y gestión de un ataque, a través de un póliza que cubra sus consecuencias económicas, reputacionales o, incluso, legales.

-Llevan tiempo con esto.

-En Acrux apostamos hace ya 5 años por las pólizas de ciberriesgo, siempre de la mano de compañías especialistas.

-¿En qué consisten?

-Protegen a las compañías frente al perjuicio económico producido por un incidente de sus sistemas de información, pero también frente a reclamaciones de terceros. Sorprende la cuantía de la prima a abonar frente a las amplias coberturas que ofrecen.

-¿De qué coberturas hablamos?

-Hablamos de disponer, por ejemplo, de un equipo de profesionales, primera respuesta desde que se detecta la brecha de seguridad; de cubrir gastos de la gestión del incidente, de la recuperación de datos, daños reputacionales, pérdida de beneficios como consecuencia de un ataque o responsabilidad cibernética.

«La noche más corta que tuvimos en Noruega fue de hora y media»

De vocación periodista, Renata Quiroga (A Coruña, 1974) es, además de corredora de seguros, cónsul de Noruega en Galicia.

-¿Cómo ha sorteado el país nórdico la crisis del coronavirus?

-Al principio de la pandemia, Noruega era uno de los países con menor incidencia de covid. De hecho, en ese momento las restricciones allí eran menores.

-¿En qué situación están ahora?

-Ahora se ha invertido esa tendencia. Y la mascarilla ha empezado a ser obligatoria, como aquí.

-¿Cómo es el país?

-Es el país más sostenible del mundo, con los paisajes naturales más impresionantes.

-¿Conoce el sol de medianoche?

-Tuve el inmenso privilegio de visitar Noruega al inicio de mi nombramiento como cónsul y la naturaleza es impresionante. La noche más corta que tuvimos fue de hora y media. Eran las 23 horas y el sol no llegaba a ponerse.

-Sabemos lo que nos gusta de ellos: los fiordos, las auroras boreales, el salmón... Pero, ¿qué les gusta a ellos de Galicia?

-Los noruegos cada vez quieren venir más a hacer el Camino de Santiago. Le diría el Camino y la industria del pescado y los productos del mar. Aquí en Galicia ya están presentes, y van a desarrollar más proyectos de piscifactoría para la cría de salmón. Galicia es importante como enclave para ellos en este sentido.

-¿Por qué son los más felices del mundo? Siempre salen en las estadísticas como uno de los países con mayor calidad de vida.

-Ellos tienen una palabra, Kos, que es la filosofía noruega para ser feliz. Se refiere a la felicidad de esos pequeños momentos compartidos con la familia y con los amigos. Eso es el Kos.

-¿Habla noruego?

-Tengo intención de poder hablarlo en mi siguiente visita oficial a Noruega. [Y sonríe]

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

Renata Quiroga: «El teletrabajo es un entorno propicio para los ciberdelincuentes»