Un paseo por los tesoros de Méndez Núñez

Son unos de los jardines más antiguos de la ciudad. Su diversidad arbórea, con monumentos y joyas arquitectónicas lo convierten en una buena alternativa para pasar un buen rato

Con la situación epidemiológica en una tendencia ascendente y con las restricciones de movilidad vigentes puede dar la sensación de que no hay planes de ocio que sean seguros a la vez que entretenidos. Pese a todo, solo hay que recordar aquellos primeros paseos tras la cuarentena para darse cuenta del gran patrimonio paisajístico que tiene A Coruña. Sin ir más lejos, Los jardines de Méndez Núñez esconden un sinfín de curiosidades y de anécdotas con las que detenerse un momento y apreciar los pequeños detalles que nos rodean. Cuando se va a cumplir un año desde que fue declarado zona de especial protección para evitar el botellón y los desperfectos que se solían producir con este tipo de actividades, la visita a este jardín botánico es una alternativa al aire libre con la que cumplir las normas sanitarias y evitar la propagación del virus. 

 Un patio para la ciudad

Hace poco más de dos siglos este gran espacio verde no existía. El mar llegaba hasta las viviendas que hoy denominamos los Cantones. Es en el siglo XIX decide ganarle terreno al océano Atlántico y construir un parque con ese entorno marino de fondo. En un principio, a esa zona se la llamó El Relleno, por las obras desempeñadas tras el derribo de las antiguas murallas para aumentar el espacio. A partir de aquí, comenzó el desarrollo de lo que hoy conocemos como los jardines de Méndez Núñez.

Imagen de 1936. Embarcadero al pie del Kiosko Alfonso y la Terraza. Al fondo el antiguo Banco Pastor, ahora Santander
Imagen de 1936. Embarcadero al pie del Kiosko Alfonso y la Terraza. Al fondo el antiguo Banco Pastor, ahora Santander

Cabe destacar que es uno de los jardines más antiguos de la ciudad herculina, junto con el de San Carlos. Santa Margarita, San Diego o San Pedro eran auténticos montes naturales en aquella época. En la actualidad existe hasta la posibilidad de realizar un paseo por esta zona verde de forma virtual. 

Bosque de especies

Entre sus joyas sobresalen los más de 500 árboles que componen un bosque de especies único y digno de observar. Si las vas a buscar debes saber que los jardines se estructuran en tres grandes zonas por las que se reparten ejemplares llegados desde los más recónditos rincones del planeta, algunas pertenecientes a especies protegidas por encontrarse en peligro de extinción y donaciones de personajes ilustres y benefactores de la ciudad, algunos de los cuales volvieron de las Américas con una semilla para plantarla en su tierra natal.

En cuestión de 3,4 hectáreas, y en pleno centro urbano, podemos encontrar una gran haya centenaria, de la variedad purpúrea; los metrosideros, hijos del que se encuentra en el cuartel de la Policía Local y que llegó de Nueva Zelanda; árboles con su propia historia, como el paraíso donado por el emigrante retornado Óscar Rafael Diamante Gallay en 1992, cuya semilla trajo desde Buenos Aires; los monumentales magnolios; los acebos o los bojes de Baleares situados frente a la Policía Nacional, que se unen a los tejos, las distintas variedades de pinos y algunos frutales como los granados. También hay auténticas maravillas como el ombú, aunque realmente sea una planta; el diversicolor, o un magnolio de 14 metros de altura.

Dentro de este recorrido hay que reconocer el papel especial que juegan las palmeras, que adornan los jardines de un extremo a otro. Las hay de diversos tipos, pero las que más abundan son las canarias, una especie macaronésica muy utilizada como planta ornamental en parques y jardines de Galicia. Uno de estos ejemplares, situado en la Rosaleda, tiene el honor de ser el más alto de Méndez Núñez. Supera los 65 metros del tulipero o los 70 que se le calculan al pino de Norfolk. Contrasta con las cicadáceas procedentes de Japón y China que están situadas a ambos lados del reloj floral, que apenas levantan un metro del suelo. Estas se suman, entre muchas otras, al conjunto que ornamenta el tramo donde está situado el Kiosco Alfonso y el edificio de la Terraza, que han sido catalogadas por la Xunta como Árboles Senlleiros, por lo que gozan de especial protección.

Un paseo entre ilustres

Mientras se contemplan estos tesoros ecológicos, uno se puede encontrar con numerosos bustos de ilustres de la talla de Manuel Murguía, Castelao, Férnandez Latorre, doctor Hervada, Eduardo Pontal o Jonh Lenon. También hay que apreciar los monumentos a Curros Enríquez, Linares Rivas, Concepción Arenal, Emilia Pardo Bazán, Daniel Carballo. 

La arquitectura de Méndez Núñez

Para completar esta experiencia visual no se puede olvidar de los elementos arquitectónicos que hay en los jardines. Espacios como el Kiosko Alfonso, de estilo modernista, la Terraza o el edificio Atalaya, sin olvidarse del palco de la música.

Votación
15 votos
Comentarios

Un paseo por los tesoros de Méndez Núñez