La N-VI, un rosario de obras cada diez kilómetros en los próximos meses

La Voz OLEIROS / LA VOZ

A CORUÑA

En diciembre del 2020 comenzaron los trabajos en el cruce  del Sol y Mar. Imagen de archivo
En diciembre del 2020 comenzaron los trabajos en el cruce del Sol y Mar. Imagen de archivo MARCOS MÍGUEZ

Las molestias podrían incrementar el número de usuarios de la AP-9

08 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La subida de las tarifas de Audasa coinciden con un año en el que la N-VI será una mala alternativa para huir de las cabinas de peaje. Autopistas del Atlántico no solo ingresará más en el recién comenzado 2021 por la elevación de las tasas, sino que se prevé un incremento de usuarios por la previsión de tres importantes obras -una de ellas ya en ejecución-, a lo largo de la N-VI, la principal alternativa que vertebra A Coruña con la comarca brigantina.

Si se ejecutan de forma simultánea, y las tres obras están aprobadas, un conductor que salga de A Coruña con destino a Coirós puede encontrarse con tres grandes tapones, todos con maquinaria pesada y un obrero o un semáforo móvil mandando parar cada cinco minutos. La primera gran obra es el Sol y Mar de Oleiros, ya anunciada en el mes de diciembre y que lleva semanas con las labores previas de medición. La construcción de un paso subterráneo, la configuración de una gran rotonda y la humanización del entorno llevarán al menos 28 meses. La proximidad con el puente de A Pasaxe no da muchas alternativas porque la Costa da Tapia y su glorieta superior ya es una vena colapsada en hora punta sin necesidad de tráfico extra.

Obra en la glorieta de Iñás, donde se conecta la vía Ártabra
Obra en la glorieta de Iñás, donde se conecta la vía Ártabra ANGEL MANSO

Avanzamos por la AC-12 y aún en el municipio de Oleiros deja su nombre para recibir el originario de N-VI. La glorieta junto a la urbanización de Mesón da Auga es otro punto de ralentización en sentido Madrid, pero todo promete empeorar una vez pasada la recta de Iñás. En la alargada rotonda se han retomado hace meses las obras de conexión de la vía Ártabra, lo que compromete el tráfico de subida hacia el municipio de Bergondo. El tráfico pesado y la eliminación provisional del doble carril provoca periódicas retenciones que suelen deshacerse en la recta siguiente, hasta el cruce de Espíritu Santo.

El cruce de Queirís será reformado después de las protestas de los vecinos
El cruce de Queirís será reformado después de las protestas de los vecinos CESAR DELGADO

La N-VI ha sido sometida a mejoras de seguridad a su paso por Guísamo, Raxás, Cortiñán y Betanzos pero, una vez pasada esta población, nos esperan una vía de pésimo asfalto y la tercera obra en el guion de Fomento. Se trata del cruce de Queirís (Coirós), cuyo peligro quiere diluir el ministerio con la construcción de una macroglorieta que redirija el tráfico hacia Coirós, la circunvalación de Betanzos y la entrada sur a esta localidad.

Es decir, el conductor de la N-VI se encontrará una obra de envergadura cada pocos kilómetros: casi 9 desde el cruce de Sol y Mar hasta la rotonda de la vía Ártabra, y 12 hasta el cruce de Queirís.