Una discusión en Alu Ibérica de A Coruña termina con «heridos» según la dirección mientras la Policía lo niega

M. M. A CORUÑA

A CORUÑA

CESAR QUIAN

El comité de empresa insiste en que «ningún traballador tocou a ninguén» y fuentes municipales hablan de «rifirrafe laboral, sin golpes ni empujones»

18 dic 2020 . Actualizado a las 12:39 h.

Los trabajadores que integran el comité de empresa estaban concentrados en la tarde de este jueves ante de la Delegación del Gobierno en Galicia en la plaza de Ourense, para reclamar al Gobierno que intervenga la planta de Alu Ibérica en A Coruña, cuando recibieron una llamada de la factoría de A Grela. «Era para dicirnos que lle entregaran a carta de despido a unha compañeira, a responsable da cociña, e ao seu marido. Todo cunhas xustificacións surrealistas, como estaba a envenenar a comida.Son o recurso que lles queda para poder facer despidos, xa que os teñen prohibidos no acordo de venda», cuenta Juan Carlos López Corbacho, el presidente del comité de empresa.

Hasta la planta se movilizaron unidades de la Policía Local de A Coruña y de la Policía Nacional, que retuvieron hasta cerca de las 20.00 horas a varios trabajadores ante las acusaciones de la dirección de agresión. «Nós só acudimos á planta para obter unha resposta da dirección ante eses dous despedimientos. Ningún traballador nin membro do comité fixo usa da violencia nin tocou a ninguén da directiva», remarca López Corbacho, que también admite que se desplazó una ambulancia hasta la factoría. «Montouse un lío grande. Eles din que teñen lesións, que se lles pegou e que se lles insultou. É completamente falso. Só lles pedimos explicacións. A dirección montou unha película. Só quere desestabilizar ao comité e dividir aos traballadores», insiste el sindicalista de CC.OO., que también informa que el miércoles volvieron a estar, hasta última hora del día, inspectores de Trabajo comprobando sus condiciones laborales en la fábrica. 

Mientras, desde la dirección de Alu Ibérica, desde este año del Grupo Riesgo (que compró la fábrica, y también la de Avilés, a Parter Capital, que a su vez se la compró a Alcoa), han enviado este comunicado a última hora de este jueves. «La dirección se está haciendo cargo de los heridos y afectados que ha provocado el comité de empresa en una reyerta contra sus compañeros. Igualmente, ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido, base sobre la que se estudiarán acciones legales con el objetivo de proteger a los trabajadores de la planta. De igual manera, se están haciendo en este momento las denuncias policiales oportunas para ponerlo en conocimiento de las autoridades», indican.