Carmen Rey: «Ensayamos en una carpa al aire libre separadas tres metros unas de otras»

Actúa junto a Sisters in the House el sábado en el Ágora dentro del Festigual


A Coruña / La Voz

Hay nombres en el jazz de esta ciudad, y en la música en general, cuya simple mención hace que el resto de músicos se cuadren en señal de respeto. El de Carmen Rey es sin duda uno de ellos. A lo largo de sus más de treinta años de carrera hemos podido disfrutar de su voz en un sinfín de escenarios, todos ellos cerrados en estos momentos, algo que le quita el sueño a la cantante. Afortunadamente, uno de los proyectos musicales en los que está involucrada esta alma inquieta -el coro de veinte voces femeninas Sisters in the House- podrá actuar este sábado a las 19.00 horas en el Ágora, dentro de la programación del Festival de Artes Inclusivas Festigual.

-¿Cómo será el concierto del sábado, dadas las circunstancias?

-Tiene que ser con el aforo muy limitado, 30 butacas y sin reserva previa, aunque se emitirá por streaming también, y muy diferente a lo que teníamos inicialmente pensado, pero nos sentimos muy afortunadas a pesar de todo. Este año solo hemos tenido otra actuación, tras el confinamiento, en Santiago. Y no tenemos nada más previsto. Esto en un año en el que teníamos previsto hasta grabar un disco, con todo preparado, y que quedó en nada. A ver si lo retomamos en el 2021.

-¿Cómo se las apañan para ensayar sin saltarse las medidas sanitarias?

-Complicado. Estuve comiéndome la cabeza bastante tiempo, pero al final encontramos un espacio al aire libre con una carpa por si llueve. Ahí estamos, separadas, con tres metros entre nosotras, todo en orden y legal y con los permisos preceptivos del Ayuntamiento de Cambre, que es donde ensayamos. Es lo único que podemos hacer.

-Tiene que ser extraño ensayar así.

-El primer día de ensayo nos vimos un poco ridículas, así, separadas. Pero a la vez muy felices, porque llevábamos sin cantar un montón de tiempo.

-Dice que el concierto será diferente a lo que tenían previsto inicialmente.

-Cuando nos llamaron nos pidieron una propuesta que se ajustase al festival y hablé con Tania, una compañera de las Sisters que estudió Educación Especial. Hicimos un plan maravilloso en el que la inclusión estaba constantemente sobre el escenario, pero por culpa de las restricciones no vamos a poder llevarlo a cabo. Estamos todavía ultimando detalles, porque hemos tenido que cambiar el planteamiento de lo que teníamos al principio al no poder subir a gente con nosotras al escenario.

-Una lástima, la verdad.

-Estoy bastante triste, porque nos hacía a todas una ilusión muy especial. Trabajamos nuestra propuesta con muchísimo cariño y atención, y nada. Queríamos ensayar con todos los colectivos que participan en el festival, grabar vídeos con ellos... Pero es que ni podemos entrar en sus sedes. Por eso, aunque actuemos en esta edición, quiero pedirle a la organización que nos tenga en cuenta para otro año, para poder hacer lo que realmente queríamos.

-¿Cómo está llevando este tsunami de cancelaciones de conciertos que nos ha traído el coronavirus?

-Pues con mucha incertidumbre y un poco de miedo, sobre todo por las salas, que son nuestro sustento, y más aún en invierno, y las que mueven estilos de música menos comerciales. Mucha gente depende de ellas. La onda expansiva es mucho mayor de lo que la gente piensa. Igual que pasa con los restaurantes y cafeterías, que detrás van los trabajadores, proveedores... Pero es que además hablamos de música, y somos muchos los que la necesitamos, tanto artistas como público. Es como un cartel que vi el otro día en el que le preguntaban a un músico «¿tú que tocas?» y él respondía: «las almas».

-Se han hartado de gritar que la cultura es segura.

-Es que todo lo que pudimos hacer en verano todos los ámbitos relativos a la cultura, fue súper seguro. Me sentí, tanto sobre el escenario como abajo, como público, segura en todo momento. Ese par de semanas que volvieron a funcionar las salas, aunque a medio aforo, fui a un concierto en Mardi Gras y otro en Garufa y las medidas eran totalmente estrictas y todo el mundo las respetaba. Por eso no termino de entender estas medidas contra las salas. Respeto el miedo de la gente, yo también lo tengo. Pero en un sitio en el que ves que hay preocupación y responsabilidad no entiendo por qué se le relaciona con fiestas y descontrol. Son mundos diferentes, estamos hablando de recintos de cultura.

«Empecé a impartir clase de canto porque el escenario no da para comer»

Sisters in the House se ha convertido desde su fundación en una referencia de la música vocal. «Lo empezamos Ángeles Dorrio y yo, que somos ambas profesoras de canto y vimos que teníamos un montón de buenas voces entre nuestras alumnas», explica Carmen Rey.

-Pues vaya maravilloso follón en el que se metieron.

-Es trabajoso, pero he de admitir que esta formación, personalmente, me aporta muchísimo, me da un bienestar espiritual muy importante para mí. Hemos conseguido formar un grupo muy bonito, en el que nos apoyamos muchísimo unas a otras. Ahora me sería imposible dejarlo. Me ha servido para aprender un montón. Realizar los arreglos y armonizaciones de las canciones es todo un reto. Y, aparte, me lo paso de miedo.

-Si en un cuarteto ya suelen surgir disensiones, poner de acuerdo a veinte personas tiene que ser complicado.

-Ese error lo cometimos al principio, lo de someter todo a votación y consenso. La verdad es que funciona mejor siendo algo parecido a una dictadura [ríe]. ¡Es que si no es imposible! Por supuesto que todo el mundo tiene voz, y veinte cabezas piensan mejor que una sola, pero para aligerar trámites alguien tiene que tomar decisiones y asumir responsabilidades.

-¿Cómo se metió en la docencia?

-Empecé a dar clases porque hay que sobrevivir y el escenario no da para comer. Yo no me sentía preparada para enseñar, pero tras 25 años haciéndolo he de reconocer que me llena muchísimo. Aprendo tanto de mis alumnos... De entrada, me mantienen al día de lo que suena ahora, y escucharlos improvisar es una fuente inagotable de sonoridad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Carmen Rey: «Ensayamos en una carpa al aire libre separadas tres metros unas de otras»