Sanciones por ir al centro comercial

Aumentan en número e intensidad los controles de tráfico por el cierre perimetral de A Coruña


A Coruña

Sobre las diez de la mañana de este sábado la Guardia Civil de Tráfico y la Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia montaron sendos controles de tráfico en Alfonso Molina y en la N-VI. El operativo duró hasta las 11.30 horas. El objetivo es hacer cumplir las restricciones de movilidad después de la decisión de Sanidade de cerrar A Coruña y Arteixo. 

La pareja francesa, con su hija, después de ser parados por la Guardia Civil en Alfonso Molina
La pareja francesa, con su hija, después de ser parados por la Guardia Civil en Alfonso Molina

Entre los vehículos que detuvieron para comprobar que eran viajes autorizados se encontraba una pareja de franceses que habían llegado hace una semana a la ciudad. «Francia está muy mal y con muchas restricciones, pero también nos alertamos por lo que estaba sucediendo aquí», cuenta Elisia. El motivo de su anterior traslado se debe a que en A Coruña tenían a su hija Anays estudiando español. «Estábamos preocupados y venimos a buscarla en coche por los problemas en los aeropuertos a nivel europeo y por llevar todas sus cosas». En su regreso al país galo fueron parados en el control de Alfonso Molina. Entregaron su documentación y tras una comprobación le permitieron continuar. «pero nos dijeron que no podíamos parar hasta llegar a Francia». La mujer le preguntó que su intención era hacer un descanso en Rentería. Los agentes le comunicaron que esa posibilidad dependía de las restricciones en el País Vasco y de las decisiones de la Ertzaintza.

Una pareja que se dirigía a su residencia, en Betanzos, no tuvo la misma suerte. Al preguntarle de dónde venía contestó que «de Ikea». Los agentes le explicaron que no estaba permitido entrar ni salir de A Coruña. Además su acompañante, una mujer extranjera, iba indocumentada. El hombre dijo que este problema le había surgido «por querer ir a Leroy Merlín a por algo que no había en Ikea». Subrayó que si fuese «por la tercera ronda, como vine no me encontraba con este control. La próxima vez ya lo sé», recalcó». A este conductor se le levantó un acta de proposición de sanción, según explicó. No obstante, sí que se están realizando controles en la tercera ronda, a la altura de A Zapateira. En este dispositivo, los agentes de la Policía Local de A Coruña indican que ordenaron dar la vuelta a cinco conductores que intentaban ir a un centro comercial. «viajaban a la ciudad con justificaciones peregrinas o justificando que iban a centros comerciales».

Jesús hablando con el agente
Jesús hablando con el agente

Los agentes también pararon a Jesús, que viaja con su hijo a Vigo. «Les dije que íbamos a firmar el contrato de alquiler de un piso porque va a trabajar a Vigo», explicó. Pudieron continuar sin mayor problema. Algunos conductores fueron previsores. Una pareja se dirigía a Alvedro; «Voy a buscar a mis hijos al aeropuerto. Vienen de trabajar, nosotros vivimos aquí y nuestros hijos también». Aún así, los agentes le pidieron justificante: «le hemos presentado el justificante del vuelo, que ante esta situación y para evitar problemas nos lo mandaron nuestros hijos al móvil», indicaron.

Un hombre circulaba por Alfonso Molina y le dieron el alto. Les dijo a los agentes que iba a pasar la ITV del coche. Eso no les convenció e hicieron las comprobaciones pertinentes. Comprobaron que el coche no era de él, que tenía autorización para conducirlo, pero que ni tenía la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), ni la iba a pasar. El hombre pudo continuar su marcha hacia su lugar de residencia, pero eso sí, con una sanción contra la seguridad viaria.

El control estuvo a la altura de la parada de buses, urbanos y metropolitanos. Su carril está cerrado al tráfico. Había una pareja en las inmediaciones, pero antes de que entrase el bus a la parada, los agentes le preguntaron si lo iban a coger, como no era así, el bus no paró y continuó su ruta.

El control de Alfonso Molina duró una hora

Emiliano Mouzo

El colapso que se formó en los principales accesos a la ciudad obligó a levantar dispositivos de tráfico

«Necesité cuarenta minutos para viajar desde la plaza de Ourense hasta la gasolinera de Alfonso Molina», contó Rafael Santos. «Al llegar al túnel de Os Castros ya me encontré en el atasco, y necesité 30 minutos para alcanzar a A Pasaxe», detalló Isabel Reimúndez. Son dos de los cientos de conductores que se vieron ayer afectados por el colapso de tráfico causado por los controles de tráfico en la ciudad.

La primera medida adoptada para hacer cumplir el establecimiento del cierre perimetral de la ciudad fue la puesta en marcha, por parte de la Guardia Civil de Tráfico, de dos controles viarios, en Alfonso Molina y Perillo, y ambos en sentido salida de la ciudad. Además, la Policía Local, en coordinación con la Nacional, realizó controles en la tercera ronda, en ambos sentidos de la marcha, y también en Alfonso Molina.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

Sanciones por ir al centro comercial