La Marea tira el último puente con Podemos

Xosé Vázquez Gago
Xosé Gago A CORUÑA

A CORUÑA

MARCOS MÍGUEZ

Desoye el trato de aliado que le da la formación morada y la acusa de transfuguismo, romper la confluencia y deteriorar la confianza ciudadana por su entrada en solitario en el pleno

08 oct 2020 . Actualizado a las 10:24 h.

Para la Marea Atlántica, Podemos alienta en A Coruña «unha nova operación de transfuguismo» y, «lonxe de facer unha análise autocrítica dos resultados das eleccións autonómicas do 12 de xullo -cuando perdió su representación en el Parlamento gallego-, parece querer insistir na ruptura dos espazos de confluencia, a liquidación do capital político acumulado nos últimos anos e o agravamento do deterioro da confianza da cidadanía nos nosos proxectos políticos».

Así reaccionó la coordinadora de la Marea a la decisión de Podemos de que su exsecretaria general, Isabel Faraldo, entre en el Ayuntamiento como concejala no adscrita, sin integrarse en el grupo de la Marea. El objetivo, explicó la propia Faraldo, es que el partido morado tenga voz propia en A Coruña por primera vez.

La postura de Podemos

Independientes, pero aliados. Faraldo y el secretario municipal de Podemos, José García Buitrón, que la acompañó en la rueda de prensa para explicar la decisión de la asamblea del partido, evitaron toda crítica a la Marea. Ambos insistieron en que es hora de que su partido tenga su propia representación en A Coruña, algo que no ocurrió hasta ahora, señaló Buitrón, por su historia de alianzas. «No renunciamos al pasado, pero debemos ser actuales y ha llegado el momento de expresarnos con voz propia», dijo. 

Faraldo explicó que en los «últimos procesos electorais a cidadanía mandou unha mensaxe» y «rexeitou as sopas de siglas, porque quere certezas». Una de ellas, añadió, es que «somos Podemos dende que nacemos. Somos o que vedes aquí, Podemos».

Buitrón destacó que la Marea es «un grupo político muy importante y con mucho impacto para la mayoría social», con el que comparten muchos aspectos de «contenido político y social». «Nos sentimos aliados», afirmó. 

La posición de la MArea

Fuera, la perdición. A esa especie de petición de divorcio de mutuo acuerdo contestó la Marea casi parafraseando a San Cipriano de Cartago cuando escribió: «Extra Ecclesiam nulla salus [fuera de la Iglesia no hay salvación]». Para la Marea, «a única opción honesta, ética e democrática» es que Faraldo «se sume ao grupo municipal da Marea Atlántica en igualdade de condicións co resto das concelleiras». De lo contrario perpetraría «unha nova operación de transfuguismo no Concello da Coruña. Sería a segunda tras a protagonizada por unha edil de Ciudadanos», dijeron en referencia a la concejala de Deportes, Mónica Martínez. 

 

La dirección gallega

Reforzar la marca propia. La Marea plantea que la dirección gallega de Podemos -la misma a la que acusó de no asumir la derrota en julio- intervenga y corrija a su agrupación coruñesa. 

No parece que vaya a ser así. Buitrón explicó que la decisión de la asamblea se tomó sin directriz alguna de la dirección estatal o autonómica, aunque esta última conoce la situación y ha compartido la información con ellos.