«Durante cuatro meses cobraba 300 euros. Yo sola, sin ayuda, no hubiera sobrevivido»

Cristina Pinto estuvo afectada por un ERTE y ahora teme que con trabajos temporales no pueda acceder a la baja laboral en caso de tener que hacer cuarentena


A Coruña

La situación de Cristina Pinto no es muy diferente a la de cualquier trabajador al que se le aplicó un expediente temporal de empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor debido a la pandemia. Ella, separada a finales del año pasado y con dos hijos, también tuvo que apretarse el cinturón. Y mucho, porque sin ahorros y teniendo que hacer frente a los gastos de alquiler, teléfono, coche, luz, agua, comida..., vamos, lo habitual en cualquier familia, ahora confiesa que fue una época «dura, muy dura». «Yo estuve en ERTE desde marzo a julio. Trabajaba en un hotel de A Coruña y nos bajaron de 5 a 2 horas, así que lo que cobré durante ese tiempo por el ERTE era poco más de 300 euros al mes. Ya me dirás... El alquiler del piso ya son 350 euros. Yo sola, sin la ayuda de mi actual pareja, no hubiera sobrevivido», comenta. En verano encontró trabajo en una empresa de limpieza y, aunque durante un mes hizo más de 2.000 kilómetros desplazándose de un sitio para otro, ese sueldo, por suerte, le dio un respiro momentáneo. «Pero justamente hoy se me acaba el contrato. Ahora espero encontrar algo de trabajo en el sector de la limpieza, porque es bastante demandado en los tiempos que corren», comenta con esperanza. A pesar de cubrir su rostro bajo la obligatoria mascarilla, Cristina no puede esconder la desazón vivida en los últimos meses. «Tengo dos niños de 5 y 7 años. Aunque tengo un régimen de custodia compartida, tuve que contratar a una persona para que se quedara con ellos mientras yo salía a trabajar. Ahora el miedo que tengo es que la situación de pandemia empeore con el regreso a los colegios. Que nos vuelvan a confinar en casa. No sé qué haría en ese caso, no sé...». Duda que con los trabajos temporales a los que en este momento tiene acceso le concedan la baja laboral en caso de que sus niños deben guardar cuarentena en casa debido al covid. «Es que no lo quiero ni pensar», dice mirando al horizonte, sabiendo que en cualquier momento vuelven los ERTE. De todas formas, es positiva y cree que encontrará un trabajo que le dé estabilidad.

Más de 80.000 personas atendidas por los ERTE en la provincia de A Coruña

Elena Silveira

El SEPE provincial confirma que todos los expedientes gestionados en la provincia ya están reconocidos

Desde que se inició la crisis originada por el coronavirus, el Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE) en A Coruña tuvo que atender a más de 80.000 personas afectadas por los ERTE. Muchos de esos trabajadores fueron atendidos en varias ocasiones, ya que las personas en esa situación entraron y salieron de los expedientes de regulación temporal de empleo en varias ocasiones, mientras que otras vieron modificadas sus condiciones iniciales pasando de reducción a suspensión o a la inversa. Y cada cambio exigió una actuación sobre la prestación.

Responsables de este organismo confirmaron que a finales de mayo, es decir, pasados casi dos meses del inicio de la pandemia y la aplicación de las medidas de confinamiento, ya estaban reconocidos más del 94 % de las solicitudes de los ERTE. Y gestionar todo ese volumen de datos con las circunstancias variables que se dieron «no fue fácil y se produjeron errores que retrasaron el reconocimiento de las prestaciones de un número porcentualmente bajo entre todas las reconocidas, lo que no significa que no tenga importancia, puesto que detrás de esos porcentajes sabemos que hay personas», comentaron los responsables del SEPE. Explicaron que la mayoría de los errores tenían que ver con datos equivocados en la conformación de la solicitudes colectivas.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Durante cuatro meses cobraba 300 euros. Yo sola, sin ayuda, no hubiera sobrevivido»