El rescate industrial de Pedralonga, en el aire

La Cidade das TIC deja ahora a un lado el plan iniciado por sindicatos y empresarios en el 2013 para recuperar los usos productivos en la fábrica de armas

Panorámica de una de las naves con maquinaria en uso durante la visita que realizaron la alcaldesa de A Coruña y el rector de la UDC a la fábrica de armas en febrero de este año
Panorámica de una de las naves con maquinaria en uso durante la visita que realizaron la alcaldesa de A Coruña y el rector de la UDC a la fábrica de armas en febrero de este año

a CORUÑA / LA VOZ

La lucha por recuperar la actividad industrial en la fábrica de armas emprendida por los trabajadores y el grupo coruñés Iffe en el 2013 podría acabar, siete años después, con el desenlace contrario al que inspiró el proceso. La Universidade da Coruña, que a finales del 2018 se ofreció a liderar el diálogo con Defensa para reactivar las naves y en febrero de este año selló el acuerdo de cesión de las instalaciones por 25 años, comunicó la semana pasada que el proyecto diseñado por Iffe y Tecnalia y respaldado por los sindicatos es incompatible con sus planes. En el aire está el rescate del empleo industrial en A Coruña -un centenar de puestos de trabajo los primeros 18 meses- en declive galopante. 

2013, cierre de la fábrica

Adiós a las armas | El 27 de junio del 2013, después de tres cuartos de siglo de actividad, la fábrica de armas echa el cierre. Quedan en la calle 66 de los cerca de 200 obreros que empleaba General Dynamics cuatro meses antes. La plantilla inicia una presión constante sobre las Administraciones y consigue que el grupo coruñés Iffe se involucre para llevar adelante un proyecto industrial. El alcalde, Carlos Negreira, está de acuerdo. Se abren conversaciones con Defensa para explorar la posible cesión de las naves, pero el ministerio se inclina por adjudicarlas por concurso. 

La sorpresa de Hércules

La última concesión | El 10 de octubre del 2014 el equipo del ministro Pedro Morenés entrega Pedralonga a Hércules de Armamento por 15 años. «Sorprendentemente y en el último minuto adjudican el complejo a un personaje desconocido que presenta un proyecto tan insolvente que ni contrata a trabajadores ni cumple sus obligaciones, ni con la Seguridad Social ni con el canon que le exigía Defensa», recuerda un diputado que jugó un papel importante aquellos años. 

Cambia el Gobierno

Hércules tiene que irse | El triunfo de la moción de censura contra Mariano Rajoy en mayo del 2018 da la presidencia del Gobierno a Pedro Sánchez. Pedralonga sigue parada, sin luz ni agua ni permiso para producir, con una deuda de 6,5 millones de euros y una ristra de denuncias en el juzgado. En este interludio entre investiduras, con el documento de Iffe bajo el brazo, los trabajadores despedidos aprovechan el cambio de Gobierno para presionar a Madrid a fin de ejecutar el desalojo y facilitar la entrada de un inversor sólido. Y en el último cuatrimestre del año el tiempo se acelera. Defensa confirma al alcalde, Xulio Ferreiro, que el proceso administrativo para recuperar la concesión está en marcha. El número dos de Margarita Robles se reúne con Iffe para detallar el proyecto. En ese momento la UDC da un paso adelante. Se postula para pilotar las conversaciones con Madrid a fin de obtener la cesión del suelo y llevar adelante un proyecto para los viejos barracones. 

La UDC entra en juego

Desalojo y cesión | El 15 de enero del 2019 en una reunión en Madrid a la que asisten los sindicatos y todas las Administraciones, salvo la Xunta, la UDC presenta a la cúpula de Defensa el plan para Pedralonga. Dos días después el rector desgrana los detalles de la futura Cidade das TIC, un polo tecnológico de innovación que convivirá con usos industriales y para el que entonces existía el compromiso de 15 empresas y una previsión de 20 millones de euros necesarios para echar a andar. Habría que esperar un año más, a la resolución del recurso interpuesto por Hércules de Armamento contra su desalojo, para dar el salto del pensamiento a la acción.

Pedralonga a 25 años

El futuro | El 18 de febrero de este año Defensa firma la cesión de Pedralonga a la UDC por 25 años prorrogables a otros 25 a cambio del pago de un canon anual de 260.000 euros. Nueve días después, el último convoy militar cruza el emblemático pórtico de la fábrica y el rector y la alcaldesa entran en el recinto. Diecisiete edificios, algunos con talleres, maquinaria y equipos en uso, integran el conjunto. La UDC planea rehabilitar uno en el sur de la parcela. Para ello, acude a una convocatoria del Igape y en junio obtiene 4,8 millones de euros. En enero del 2020 comenzará la obra, a finales del 2021 terminará. El Ayuntamiento urbanizará los accesos. Para el resto de los 127.000 metros cuadrados que ocupa la fábrica no hay dinero ni planes a la vista.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El rescate industrial de Pedralonga, en el aire