Familiares de niños en cuarentena: «Lo que más me preocupa es la conciliación, no el contagio»

Las cuarentenas de escolares, a las que se sumó Cambre, causan dificultades a las familias


A Coruña

Una semana después de que los colegios reanudasen la actividad lectiva después de seis meses, los casos positivos entre alumnos y docentes comienzan a aflorar en varios centros de A Coruña. El último en sumarse fue un alumno de 5.º de primaria del CEIP Wenceslao Fernández Flórez, en Cambre, que eleva a cinco los casos ya registrados en el Rosalía de Castro, Ramón de la Sagra y Fernández Latorre. Un nuevo panorama que no sorprende a las familias, puesto que era algo «que ya se esperaba». De igual modo, loan la labor que se realiza desde los colegios. «El centro hace lo que puede, y lo está gestionando muy bien», explicaba una de las madres en la entrada del CEIP Ramón de la Sagra.

Así, la asignatura pendiente en esta vuelta a las aulas continúa siendo la conciliación de las familias. Un problema que ya están sufriendo algunas de las que tienen hijos que deben permanecer en cuarentena al detectarse casos en su clase. Inca Carnero, una de las madres afectadas por el positivo en el CEIP Rosalía de Castro, explica que eso es lo que verdaderamente le inquieta: «Me preocupa la conciliación, no el contagio», pues la profesora llevaba mascarilla FFP2.

La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, insta a implicar a todas las Administraciones, también las del sector privado: «Haberá que facilitar os medios para os pais que teñan que coidar aos seus fillos na casa». Como alternativa, Rey propone que las familias afectadas puedan desenvolver su jornada laboral «en situación de teletraballo».

 

Merchi Regueira: «Nos dijeron que hiciéramos vida normal. Esto no puede ser»

Ante un caso positivo en un colegio surgen dudas, nervios y también indignación. Es lo que le sucede a Merchi Regueira después de que se conociera que la profesora de su nieta en el CEIP Rosalía de Castro se había contagiado: «Es una vergüenza. Mi hija llamó al Sergas y le dijeron que metiera a la niña en una habitación con uno de los padres». Regueira y su marido cuidan de la pequeña durante la semana y ella asegura que es persona de riesgo al sufrir problemas en el corazón y en el hígado.

Merchi considera que «a los niños deberían hacerles la prueba PCR. A mi nieta y a otros tres niños se la iban a hacer mañana —por hoy—, gracias a que conocemos a una persona que trabaja en el ámbito sanitario, pero finalmente se la denegaron. No digo que haya que hacerle el test a todas las familias, pero, por lo menos, sí a los pequeños, que están en una clase en la que en cada pupitre se sientan dos y no hay mampara de separación».

Por si esto fuera poco, Regueira afirma que desde Sanidade le indicaron que hicieran vida normal: «Esto no puede ser. Yo voy a salir lo indispensable». Además, esta coruñesa comenta que ayer por la mañana su nieta tenía «mocos y un poquito de fiebre. Es probable que no sea covid, pero son unos síntomas que encajan con los de la enfermedad». Además, denuncia que tanto su hija como el padre de la niña no tienen derecho a baja y el lunes deberán reincorporarse a sus trabajos: ¿Con quién se queda mi nieta? ¿Queda sola en casa?».

«Mi mayor problema es la conciliación. ¿Cómo hago ahora?»

Sara Pérez

Inca Carnero, madre de un alumno de 1.º de primaria del Rosalía de Castro, se enteró en la noche del miércoles de que su hijo tendría que permanecer confinado en casa durante 14 días.

Inca Carnero se enteró en la noche del miércoles de que la profesora de 1.º de primaria del colegio Rosalía de Castro que da clase a su hijo había dado positivo en covid y que tendría que quedarse confinado en casa durante 14 días. Fue a través de la aplicación Abalar, una herramienta de la Xunta donde se establece un contacto entre el profesorado y las familias. La profesora ya no acudió al centro ni el lunes ni el martes, solo impartió clase la semana pasada.

El pasado miércoles día 9, padres y profesora se reunieron en el patio del colegio para hablar sobre la vuelta a las aulas. «Ella iba muy bien protegida, con la mascarilla FFP2», explica Carnero. «Por eso, con el tema de los contagios, yo estoy muy tranquila», continúa. Respecto a la distribución de los alumnos en el aula, Carnero indica que no sabe exactamente cuál era la situación de los 21 escolares en clase, pero que se había hablado de que compartirían un mismo pupitre dos niños.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Familiares de niños en cuarentena: «Lo que más me preocupa es la conciliación, no el contagio»