«Los tres grupos de la residencia Ricardo Baró no tienen contacto entre sí, ni tampoco la plantilla»

Aspronaga suma 11 usuarios y 2 trabajadores contagiados

Fumigación de los centros de día y ocupacional de Aspronaga en Lamastelle, asi como de los vehículos de la entidad
Fumigación de los centros de día y ocupacional de Aspronaga en Lamastelle, asi como de los vehículos de la entidad

A Coruña / la voz

La residencia Ricardo Baró de Aspronaga, en Oleiros, suma ya un total de 13 afectados por covid-19, según los datos facilitados ayer por la Consellería de Sanidade. En 24 horas se incorporaron al listado de contagiados seis usuarios más, con lo que son ya 11 los infectados, y el virus alcanzó también a un segundo trabajador de la plantilla de la entidad.

Todos los diagnosticados se encuentran por el momento asintomáticos o con afectación leve «que es lo más importante», recalcó en la mañana de ayer un portavoz de la entidad, donde por el momento mantienen la calma y confían en alejar el fantasma de la anterior oleada.

Para ello, la residencia Ricardo Baró, donde viven 70 adultos y trabajan algo más de un centenar de personas, está dividida en tres áreas, de manera que «los grupos no tienen contacto entre sí, ni tampoco la plantilla, porque conviven como en tres espacios o burbujas diferentes y cada uno de ellos cuenta con un equipo propio de trabajadores estables que no se intercambian», explicaron. A raíz de la aparición de un positivo en un miembro del personal por un contacto externo se le practicaron test a todos los usuarios y a los empleados asignados a la zona de la residencia afectada, a la que pertenecen los 13 casos diagnosticados hasta el momento.

La Asociación pro personas con discapacidad intelectual de Galicia afronta estos días la segunda prueba frente al coronavirus, ya que el complejo de Lamastelle fue uno de los primeros focos comunitarios cuando se inició la escalada del coronavirus, en marzo pasado, lo que obligó a cerrar el centro ocupacional y de día. Eso sucedió el 10 de marzo y obligó a fumigar las instalaciones en el complejo oleirense, donde también se encuentran la residencia Martín Pou y el centro de educación especial que hoy, como el resto de los colegios, celebrará la vuelta a las aulas.

Tanto el centro de día como el ocupacional de Lamastelle se encuentran, como todas las instalaciones de este tipo en Galicia, cerradas a la espera de que las autoridades determinen su vuelta a la normalidad para acoger a los alrededor de los 200 usuarios que se venían beneficiando de su actividad. En las residencias, tal y como marcan las medidas anticovid establecidas por la Xunta, están prohibidas tanto las visitas como las salidas de los internos.

Los 50 alumnos del colegio de educación especial de Aspronaga celebrarán hoy el inicio del curso siguiendo el protocolo establecido por los responsables sanitarios. «Empezamos con todas las medidas, con el colegio dividido en distintas zonas para minimizar riesgos por grupos estables de trabajadores y alumnos para poder aislar por zonas si pasase algo», explicaron desde la asociación.

La situación de la pandemia en el resto de centros sociosanitarios de la comarca coruñesa no registró cambios durante la jornada del martes, según señaló en la mañana de ayer la Consellería de Sanidade. De este modo, la residencia más afectada continúa siendo la Orpea de Culleredo, con 29 internos y 5 trabajadores afectados, y siguen con un único caso en la plantilla tanto la residencia de asistidos de Oleiros, como la Domus VI del mismo concello y el centro Aspace de atención a personas con parálisis cerebral.

Más de 4.000 curados y 182 muertos

Un hombre de 87 años, diagnosticado de coronavirus y que padecía patologías previas, falleció ayer en el Chuac. Con su muerte son ya 182 las víctimas del covid-19 en el área sanitaria desde el pasado marzo, cuando se inició la pandemia. El fatal balance incluye a los 41 mayores que vivían en residencias sociosanitarias y de la tercera edad de la comarca que perecieron tras sufrir la infección, así como a las 141 personas que perdieron la vida por el SARS-CoV-2 en centros hospitalarios de la demarcación sanitaria A Coruña-Cee.

Desde la llegada del virus, son más de 4.000 las personas del área que han superado el covid-19, según los datos de Sanidade. Con las 45 nuevas altas médicas concedidas el martes, ascienden a 4.030 los ciudadanos que se dan por curados.

Ayer miércoles eran 1.424 los casos activos en el área, once más que en la jornada anterior, y el número de pacientes hospitalizados era de 63, cuatro menos que el lunes. De ellos, 55 se encuentran en el Chuac, que tiene a 8 enfermos en uci, uno más que 24 horas antes. También hay otro paciente en la unidad de cuidados intensivos del Hospital HM Modelo, donde permanece ingresada otra persona en planta, mientras que en el Hospital de Cee se trata a seis enfermos. El resto de los enfermos, 1.361, se encuentran en sus casas bajo vigilancia de los equipos de atención primaria. La actividad de detección continúa y el martes el laboratorio de Microbiología del Chuac practicó 1.206 PCR.

También se mantienen los envíos de material de protección a residencias, escuelas infantiles y entidades sociales de la comarca, que esta semana recibieron de la Xunta 52.600 mascarillas, 34.900 guantes, gel y desinfectante.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Los tres grupos de la residencia Ricardo Baró no tienen contacto entre sí, ni tampoco la plantilla»