«Na unitaria de Pravio fomos a buscar nenos a outros concellos»

Dolores Vázquez CAMBRE / LA VOZ

A CORUÑA

ANGEL MANSO

La AMPA logró recuperar matriculaciones y mejorar las instalaciones

06 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Una escuela con lareira, pero adaptada para acoger a un alumno con necesidades especiales, un gran parque infantil y un espacio verde amplísimo con huerto, juegos infantiles, un lavadero y hasta antiguos hornos confieren una singularidad especial a la unitaria de Pravio. Es un centro que ha ido ampliando servicios por la lucha emprendida por la AMPA, que no se resignó ante el riesgo de cierre, ya que hubo años que pensó que no se cubrirían las seis plazas que se exigen para mantenerla abierta, e hizo campaña para buscar alumnos.

«Eu fun alumna desta escola, teño 37 anos e fixen aquí infantil. Sigo vivindo en Pravio tiven dous pequerrechos, Xiana e Xalo, levo seis cursos na unitaria, e para min foron os mellores años, dame moita pena marchar», explica Noemí Fontenla Brandariz, que ha sido la anterior presidenta de la AMPA, cargo que deja porque sus hijos pasan al colegio. «Poder contar cunha unitaria é coma unha segunda familia, porque é todo máis próximo, tamén o diálogo coa profesora é continuo e nos coles máis grandes pérdese moito, tamén podes vivir experiencias con eles dentro da escola, aínda que imaxino que agora co covid non haberá esa posibilidade», dice y pasa a relatar que en Pravio los padres podían ir a contar cuentos, a hacer manualidades, talleres y disfrutar de la huerta con sus hijos.

En esta escuela, con alumnos de 3 a 6 años de 4.º, 5.º y 6.º de infantil, este año cambian de profesora. Se ocupará de los pequeños Laura Irago Mosquera, una maestra de Lugo que vive en Cambre desde hace cuatro años. Ya había trabajado en Culleredo y Tabeaio, en Carral. Reconoce que en los CRA cuentan con más personal. No estará sola, ya que como desde el curso pasado se matriculó un alumno de necesidades especiales lograron una cuidadora a tiempo completo y les han concedido una profesora de Inglés todo el curso. «Mentres non veu tiñamos un pai que sabe inglés e viña a facer as clases», comenta Noemí.

«Estivemos os últimos anos no límite para que non pecharan, pedindo polas portas que matricularan os nenos na escola, a AMPA intentou facer un traballo para que se coñecera máis a unitaria, porque é unha grande descoñecida, e as mestras colaboraron en dala a coñecer, repartimos panfletos por este municipio e os limítrofes e contamos coa axuda do Concello», apunta Noemí, que reconoce que marcha «triste, pero por outra banda contenta por este volume de nenos». La campaña dio sus frutos, este curso hay 17, el grupo más numeroso está en los 3 años, de los que hay nueve alumnos. «Veñen de concellos que non son de Cambre, recorremos todo, fomos a buscar nenos a outros concellos», explica y dice que lograron captarlos de Sada, de Oleiros y de zonas del Concello no demasiado próximas. «Agora estamos pendentes de se somos 18 porque quere vir unha nena de Sigrás», precisa Laura Irago.

ANGEL MANSO

Laura no oculta las dificultades, esta unitaria requiere disponibilidad horaria de las familias porque no dispone ni de servicio de autobús, ni de comedor y para las actividades extraescolares hay que ir al colegio Wenceslao Fernández Flórez, en Cambre.

Entre los logros también citan que este año consiguieron entrar en el programa Mañanceiros, no se implantó por falta de demanda, pero lo consideran un éxito. Aunque de lo que más orgullosa se muestra Noemí es de que la Iglesia les cediera el terreno para ampliar el parque infantil delante del centro por delante de la casa del cura y les permitiese el uso de la parte posterior de la escuela. Es un prado enorme, al que se accede por debajo de una parra de kiwi que bautizaron como Kiwilandia, y donde tienen la huerta. «O terreo permite o traballo de psicomotricidade sen necesidade de dar educación física», reconoce la maestra, agradecida con una parcela tan grande al aire libre, más en estos tiempos de covid.

Arteixo es el concello con más centros

Cuatro concellos del área cuentan con escuelas de educación infantil (EEI), las llamadas unitarias. Arteixo es el que más tiene más: Lagoa, Larín de Arriba y Rorís. Coirós cuenta con dos, la de Coirós de Arriba y Fontelo, mientras que Cambre y Miño tienen una, Bartolomeu y Bemantes. Además, en la comarca también existen dos CRA (centros rurales agrupados) formados por unitarias ubicadas en localidades próximas que constituyen un único colegio público. En el caso de Bergondo está integrada por Bergondo (Carrio), Guísamo, Lubre (Ruadalama), Ouces (Silvoso) y Vixoi. Mientras que la de Culleredo la integran Almeiras (A Choeira), Celas (Vinxeira Pequena), Ledoño y Sésamo.