La Feria del Libro y Mostrart seguirán abiertas en A Coruña

Lucía Cancela / A. G. A CORUÑA

A CORUÑA

Comerciantes y visitantes, satisfechos, tras una jornada de dudas y tensión

07 ago 2020 . Actualizado a las 21:28 h.

El área sanitaria del concello coruñés ha registrado 177 casos activos este jueves. El gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa, aseguró que el incremento de números «fai pensar en risco de transmisión comunitaria». Ante esta situación, se ha decidido mantener ambas ferias en el día en el que el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez, ha anunciado que en A Coruña y su comarca se cierra el ocio nocturno, se prohíben las verbenas y las fiestas y se reducen las actividades al 50 % de su aforo.  

A última hora de la tarde, se conocía que las ferias expuestas a pie de calle se mantienen en funcionamiento, según lo confirmado por el Ayuntamiento en un comunicado. Los eventos de exposición y venta de artesanía manual y del libro se consideran espacios seguros al contar con un estricto protocolo. Ambos han ampliado la distancia entre los puestos, de esta forma, la Feria del Libro se trasladó, en el último momento, al Cantón Pequeño. Además, se impuso un solo carril de circulación para que todos los visitantes caminen en el mismo sentido. De igual forma, las dos ferias en la nueva normalidad establecieron un aforo limitado con el que controlar las posibles aglomeraciones.

Paula Quiroga

Mostrart

Ante la noticia positiva para los participantes, se mantiene la oferta anunciada en un primer momento. En Mostrart,  Sandra Fierro de Armaior reconocía que medianamente se lo esperaba. No obstante, consideraba que al cumplirse las medidas de seguridad desde la entrada, «me resultó contradictorio». Sobre todo, indicaba, «cuando es la única que se ha celebrado desde la vuelta del confinamiento y llegas con muchas ganas». Una de las visitantes a la exposición, Andrea Gestal, veía la cancelación como «algo innecesario si todos tenemos algo de sentidiño» y hacía hincapié en la actitud de los comerciantes: «Recuerdan continuamente que cumplamos con todo el protocolo», y añadía que este tipo de eventos «vienen genial como dinamizador de la economía». Con ello coincidía Eva Montenegro, otra de las clientas que paseaban por la muestra: «Estas feiras están perfectamente controladas e reguladas. Son necesarias pola falta de actividade cultural na cidade e para a economía dos artesans, que xa era precaria e estaba limitada pola estacionalidade».