El vuelo de Sevilla, sin casi turistas pero con muchos reencuentros

Alvedro retomó la normalidad que hasta esta semana solo mantenía con Madrid

R. D.
a coruña / la voz

Tras el largo paréntesis causado por la pandemia, las compañías aéreas vuelven a retomar su antiguo funcionamiento y comienzan a dar luz verde a los vuelos nacionales. El aeropuerto de Alvedro anunciaba en días pasados que Vueling recuperaba las rutas entre varias ciudades españolas. Después de semanas con contados aviones llegados únicamente de Madrid, el trayecto que estrenó esta nueva normalidad fue el procedente de Sevilla, que aterrizó ayer a las 13.40, 20 minutos antes de lo esperado.

Con la vuelta de las conexiones aéreas, vuelven los reencuentros entre seres queridos, que ayer fueron los protagonistas en la puerta de llegadas. Resultaba difícil encontrar algún pasajero que no viniese a visitar a su familia, con la que hasta ayer todo encuentro había sido telemático. «Venimos a pasar unos días con nuestros familiares» o «volvemos a casa» eran las frases más pronunciadas a la salida de la terminal 1 del aeropuerto.

También hubo otro tipo de llegadas igual de especiales. Estudiantes universitarios que regresaban a casa desde la ciudad andaluza o que venían a recoger sus enseres olvidados tres meses atrás: «Soy sevillana, pero vuelvo porque vengo a por las cosas del curso», comentaba una joven. Incluso, también llegaba algún integrante de un partido político para un acto electoral.

Pocos, pero algunos pasajeros aprovecharán el viaje para conocer A Coruña y hacer turismo. Carlos Fernández y Sergio Tamallo, de Badajoz, lo confirmaban: «Venimos para asistir a una boda, pero queremos aprovechar la ocasión para visitar Galicia y conocer un poco la ciudad».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El vuelo de Sevilla, sin casi turistas pero con muchos reencuentros