Un verano para disfrutar haciendo kilómetros sin salir de la provincia de A Coruña

Las playas serán el atractivo principal, y en la costa coruñesa las hay de todos los tipos. Pero, además, no falta oferta de ocio, buenos restaurantes con vistas de lujo y lugares para hospedarse con mucho encanto


A Coruña

Ya es verano y por delante quedan unos meses para intentar disfrutar y desconectar de la rutina diaria. La crisis provocada por el covid-19 y las restricciones y medidas de seguridad que han llegado para quedarse hasta que se ponga solución a la enfermedad, han trastocado los planes vacacionales de muchas personas. Con la incertidumbre a la hora de viajar y el temor al contagio, esta puede ser una buena oportunidad para visitar y descubrir rincones próximos en los que no se había reparado o alguno ya conocido pero que nunca decepciona.

En la provincia de A Coruña hay oferta de sobra para ocupar el tiempo libre sin aburrirse. Por supuesto, el verano es sinónimo de sol y calor y en ese caso las playas son el espacio más solicitado. Además hay variedad, ya que tanto se puede acudir a un gran arenal de mar abierto, como a pequeñas calas o a zonas urbanas. Riazor o el Orzán son perfectas para conjugar arena, mar y ocio en A Coruña, aunque este año el aforo va a estar controlado a través de unos arcos que indicarán el nivel de ocupación.

Si se busca un lugar paradisíaco en el que poder mantener la distancia de seguridad y respirar tranquilidad, la playa de Carnota es una de las más grandes de Galicia con sus siete kilómetros de extensión. Su belleza le valió para estar entre las cien mejores del mundo, según la revista alemana Traum Strände.

Baldaio, en Carballo; Traba, en Laxe; A Foruxeira, en Valdoviño; Corrubedo, en Ribeira; San Xurxo, en Ferrol; Barraña, en Boiro, o Morouzos, en Ortigueira, son otros arenales extensos e ideales para disfrutar de una típica jornada veraniega.

Más intimidad

Por ser más desconocidas o no tener un fácil acceso, hay muchas calas en la costa que ofrecen intimidad. Un de ellas es la de Rosella, en Valdoviño, donde es posible abstraerse de los problemas y aislarse del mundo. No es el único ejemplo, ya que pueden encontrarse otras playas como Castrillón, en Laxe; Talón, en Fisterra; Lopesa, en Narón; O Dique, en Porto do Son, o Arnela, en Sada.

Los mejores productos del mar y la tierra en un sinfín de elaboraciones

Disfrutar de una buena comida siempre es un gran plan, y en A Coruña la oferta gastronómica es amplia y de calidad. Si se está recorriendo Barbanza, se puede hacer una parada en el Sisal, en A Pobra, y saborear productos de calidad con vistas a la ría de Arousa, por ejemplo.

En Santiago hay muchos locales con encanto, tanto en la zona vieja como en otros puntos de la ciudad. También en los alrededores, y a orillas del río Tambre, está el restaurante Pontemaceira, en el municipio de Negreira. Un enclave único y donde no se pasa hambre. A Coruña y su entorno ofrecen de todo, como, entre otras muchas cosas, sorprenderse con las creaciones de un estrella Michelin como Luis Veira en lo alto del monte de San Pedro.

Un local con mucho encanto y que es parada obligada si se visita la comarca de Ortegal es el restaurante Marea, en Cariño. El chef Cristian Santiago regresó a su pueblo natal para poner en marcha un negocio en el que «mezclamos productos de aquí, de la mayor proximidad posible, con cocinas internacionales». El resultado es, por ejemplo, una lasaña de pollo de corral al estilo pibil, típico de México.

Una amplia oferta de alojamiento, desde cámpings hasta faros

A la hora de decidir dónde alojarse para disfrutar de las vacaciones hay muchos factores a tener en cuenta. Ubicación, precio, comodidades y extras... en la provincia hay opciones para todos los gustos y bolsillos. En Zas, está el campamento turístico Santa María Brandoñas. A escasos metros del embalse de A Fervenza, este espacio cuenta con bungalós, zona de acampada, lugar para caravanas y autocaravanas y hasta una casa rural, que se puede reservar entera por 125 euros. Los bungalós se alquilan por 75 euros/noche.

Bungalós del campamento turístico Santa María Brandoñas
Bungalós del campamento turístico Santa María Brandoñas

Para hospedarse en un enclave único puede optarse por el Semáforo de Fisterra. Desde la dirección indican que en los últimos años durante el verano la clientela era mayoritariamente extranjera, pero que este año, por lo menos hasta septiembre, va a primar el turista nacional. El hotel cuenta con siete habitaciones, cada una de ellas decorada con una temática diferente. Los acantilados, las puestas de sol y los amaneceres son grandes reclamos de la zona. Además, no le falta un restaurante que sirve los mejores productos de la zona.

Con vistas a la playa de Santa Cruz, en Oleiros, desde todas las habitaciones, el Noa Boutique Hotel es en sí una experiencia. Además, no le falta de nada y hasta dispone de una piscina y una bañera de hidromasaje en la azotea, muy solicitada por las espectaculares puestas de sol que se pueden contemplar. A la oferta de unas estancias modernas y exclusivas, se suma un restaurante con pescados y mariscos frescos siempre en la carta y una taberna con elaboraciones frescas, con «producto de proximidad y sabores de aquí y de allá».

En su tienda online pueden adquirirse packs irresistibles. Entre ellos, uno que incluye un menú degustación exquisito más la estancia una noche para dos personas desde 199 euros. Además, dará acceso a todos los servicios del hotel como el aparcamiento, la azotea, el gimnasio o la zona wellness, con gimnasio, tratamientos y spa. En el complejo apuestan por la sostenibilidad, reduciendo al máximo la producción de plásticos y generando el 70 % de la energía que usa.

Patrimonio natural y cultural, aventura y gran variedad de alternativas de ocio

El buen tiempo es perfecto para perderse en la naturaleza y sacarle todo el jugo. Los amantes del senderismo tienen multitud de opciones. No hay concello en el que falten caminos perfectamente señalizados, pero, además, hay otras propuestas más peculiares que permiten conocer todavía más el entorno. En la comarca de Ortegal se desarrollan unas rutas geológicas que tienen muy buena aceptación. Francisco Canosa, su impulsor, destaca que «hai paisaxes xa coñecidas que se ven dende outro punto de vista, o que lles dá un valor engadido».

Ruta geológica en la playa de Teixidelo, única con arena negra no volcánica
Ruta geológica en la playa de Teixidelo, única con arena negra no volcánica

En la provincia, apunta Canosa, están confirmadas salidas entre el primer fin de semana de julio y la primera quincena de septiembre: «Hai municipios como Cedeira que terá tres á semana, e outros fan unha semanal. A frecuencia é ampla». Entre esos ayuntamientos están Moeche, Ortigueira, Valdoviño, Cariño y San Sadurniño. Una de las rutas que tiene más éxito es la que visita la playa de Teixidelo, «a única do planeta con area negra non volcánica», explica Francisco Canosa. También la visita al interior de la mina de cobre de Moeche. Además, es una alternativa barata, ya que pueden salir gratis o tener un coste de 5 euros.

Todas las rutas y el calendario pueden consultarse en este blog.

En el interior

No hay que recurrir a la costa para descubrir tesoros. Un puente medieval sobre el río Tambre divide los concellos de Negreira y Ames en A Ponte Maceira. El lugar es ideal para pasear y la Consellería de Cultura ya ha iniciado los trámites para que sea declarado bien de interés cultural.

A Ponte Maceira
A Ponte Maceira

A unos siete kilómetros, en Tapia, se encuentra una buena playa fluvial, tranquila y sin riesgos, para darse un baño que cuenta con una extensa zona de césped para tumbarse, bar y una piscina para los más pequeños.

Playa fluivial de Tapia
Playa fluivial de Tapia

Los más aventureros tiene en el parque Naturmaz, en Mazaricos, una parada obligada. Para acudir en familia o con amigos, el espacio ofrece medidas de seguridad e higiene sin renunciar a la diversión al lado del embalse de A Fervenza. Entre sus atractivos destaca la tirolina más grande de Galicia, con 330 metros; vuelos en un ultraligero, piragüismo, paintball y, entre otras propuestas, un circuito en altura.

Tirolina de Naturmaz
Tirolina de Naturmaz

Siguiendo con la naturaleza y los retos, en Boiro se puede disfrutar del entorno del río Coroño. Con área de autocaravanas, un parque biosaludable y otro de aventuras, con rocódromo incluido, asegura una jornada de diversión a escasos metros de la playa.

Y no puede dejarse pasar la oportunidad de conocer todos los rincones de ciudades como Santiago, A Coruña y Ferrol. Desde la catedral compostelana hasta la torre de Hércules, pasando por la casa consistorial ferrolana, hay rincones, parques, castillos, museos, paseos... que no merecen pasar desapercibidos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Un verano para disfrutar haciendo kilómetros sin salir de la provincia de A Coruña