A caminar coruñés, a caminar

Javier Becerra
Javier Becerra CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA

IMAGEN DE LA PEATONALIZACIÓN DE LA CALLE COMPOSTELA EN NAVIDAD QUE AHORA SETÁ DEFINITIVA
IMAGEN DE LA PEATONALIZACIÓN DE LA CALLE COMPOSTELA EN NAVIDAD QUE AHORA SETÁ DEFINITIVA EDUARDO PEREZ

Las nuevas calles peatonales y el plan para el Cantón indican que ya no hay marcha atrás en una ciudad que debería dejar atrás la «cochecracia»

19 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Observo con agrado los proyectos de urbanismo que se están poniendo sobre la mesa estos días. No tanto por lo bonitos o feos que puedan ser (que para eso hay opiniones de todos los gustos), sino por lo que suponen a efectos prácticos en la vida urbana: el mensaje claro de que usar el coche en el centro de la ciudad será cada vez más restrictivo, mientras que ir a pie será cada vez más cómodo. Dándole la vuelta al estrangulamiento al que fue sometido el Cantón peatonal en favor de la circulación de automóviles, devuelve la zona a su concepción original de paseo, sitio de reunión y lugar de ver y dejarse ver.

Este plan se hace público en paralelo a la noticia de la habilitación del carril para corredores (¿cuesta tanto prescindir de la horterada esa de llamarlos runners?) en el paseo marítimo. También con la confirmación de que las calles Compostela y Alcalde Marchesi quedarán libres de automóviles para que paseemos por ellas a gusto. Además, se habla de reducir el tráfico en San Andrés y eliminarlo por completo de la Rúa Nueva.

Intuyo que todo esto son simples pasos de una dirección que, afortunadamente, ya no tiene vuelta atrás. Plantea una ciudad infinitamente más atractiva que la de los coches montados en la acera, la doble fila institucionalizada y los bocinazos a la mínima.