Madrid convoca la mesa para desbloquear el conflicto de la antigua fábrica de Alcoa

La alcaldesa y el comité de empresa, encerrado en María Pita, exigieron a Industria una reunión con la multinacional, el fondo Parter y los gobiernos de Galicia y Asturias que se celebrará el 9 de junio

;
Los trabajadores de Alu Ibérica en A Coruña se reunirán el día 9 con el Ministerio de Industria Tras las primeras horas de encierro en María Pita, Industria los ha convocado a una cita a la que también acudirá la Xunta, para abordar su situación.

a coruña / la voz

María Pita se encaramó ayer al escenario simbólico de la defensa del empleo en la fábrica de la antigua Alcoa, hoy Alu Ibérica. La anunciada reunión de los miembros del comité de empresa con la alcaldesa para trasladarle el enredo en que se encuentra la plantilla y pedirle mediación institucional desembocó, al cabo de una hora, en un encierro indefinido en el ayuntamiento, comunicado a través de un vídeo protagonizado por la propia Inés Rey y los líderes sindicales de CC.OO., UGT y CIG. «Esiximos a convocatoria inmediata da mesa técnica por parte do Ministerio de Industria», reclamó la alcaldesa desde la desmantelada sala de exposiciones donde se instalaron los encerrados.

No tardó en mover ficha el Gobierno central. A mes y medio de las elecciones gallegas y un día antes de que expirara el ultimátum dado por Alcoa a Parter, el equipo de la ministra Reyes Maroto citó a los sindicatos, los representantes de los trabajadores, los ejecutivos autonómicos de Galicia y Asturias y las cúpulas de la multinacional y el fondo de inversión suizo a una reunión en Madrid el 15 de junio que finalmente se adelantó al martes 9, a petición del comité, que después de meses de lucha no está para demorar los tiempos. Será un encuentro «executivo, para tomar decisións e poñer a andar o proxecto», avanzó Juan Carlos López Corbacho, presidente del comité, en otro vídeo grabado ya avanzada la noche a su salida del encierro. También anunció una reunión preparatoria prevista para este próximo viernes en el ministerio, solo con el equipo de Industria, a fin de abordar la situación en las plantas y los términos de la negociación que se abrirá en los días posteriores.

Inés Rey mantuvo por la mañana una conversación telefónica con el secretario general de Industria, Raúl Blanco, para a continuación demandar a la Xunta que «exerza as súas competencias para buscar unha solución» para la plantilla de A Grela, testigo mudo de una partida de naipes que culmina hoy, 4 de junio, con el desenlace del órdago lanzado por Alcoa a Parter para que cumpla el acuerdo de venta firmado hace menos de un año. Entonces, el fondo suizo se comprometió a garantizar el empleo en las plantas de A Coruña y Avilés al menos durante dos años. Nueve meses después, sin embargo, cerró la reventa de su paquete de acciones al Grupo Riesgo, que dirige las plantas desde abril bajo el nombre de Alu Ibérica.

Así llegaron los trabajadores a la víspera del día marcado por Alcoa para cerrar el grifo del que dependen sus nóminas en caso de que Parter no se aviniese a respetar el acuerdo. En una calculada cuenta atrás, decisiva para el futuro de la plantilla, el comité acudió a María Pita con la convocatoria de la mesa estatal del ministerio como único escenario para jugar sus bazas.

;
Vídeo de la alcaldesa de A Coruña apoyando a los trabajadores de la antigua Alcoa Vídeo de la alcaldesa de A Coruña apoyando a los trabajadores de la antigua Alcoa

«O primeiro que temos que ter é empresa, e empresa non temos», manifestó Juan Carlos López Corbacho, presidente del comité, antes de su encuentro con Inés Rey, del que saldría una hora más tarde con un llamamiento a los trabajadores para que acudiesen a la plaza a mostrar su apoyo al encierro táctico. «Vide aquí de maneira pacífica e axudádenos desde fóra. Toda a corporación está do noso lado, necesitamos esa imaxe para facelo visible», alentó a la derecha de la alcaldesa López Corbacho a través del mensaje de vídeo.

«O que temos é un montón de promesas e acordos firmados que pensamos que ían resolver o noso futuro e xa estamos vendo que non, porque o Goberno e a Xunta están tratándonos cunha indiferencia total», censuró el representante sindical, que aludió a la «irregularidade e a incertidume tremenda» que se cierne sobre la legalidad o el verdadero estatus jurídico de la última venta, desautorizada por Alcoa. «Algúns traballadores da Coruña aínda non cobraron a nómina de maio», denunció el presidente del comité a mediodía. Diez horas más tarde, fuentes de Riesgo aseguraban que todos los trabajadores habían recibido ya sus salarios.

La plantilla de A Grela obtuvo en julio del 2019 y a resultas de un proceso tutelado por Madrid una garantía de empleo para un período de dos años que, a punto de alcanzar su ecuador, ayer proclamó «roubado. Que se nos devolva todo o tempo que se nos quitou», reclamó López Corbacho, para lo que halló irrenunciable la convocatoria de la mesa técnica de Madrid, en la que se habrá de despejar el plan de futuro para la fábrica. «Nesa mesa mandáronnos sentar eles [por el ministerio], así que ata que a convoquen, os compañeiros non van saír», anunciaron a media tarde trabajadores concentrados a las puertas del palacio municipal. A las 22.30 horas, una vez conocida la decisión de Industria, levantaban el campamento, no así la convocatoria de una concentración prevista para el sábado, a las 12.00 horas, en María Pita, que se mantendrá.

Movilizaciones

El comité remarcó la necesidad de poner el contador a cero para «volver a anclar un proxecto de futuro industrial» y encauzar un plan «que hai un ano o ministerio presentou como propio, mesmo por parte da ministra de visita na cidade», recordó Corbacho. De no despejarse el horizonte, el líder sindical advirtió de una deriva hacia nuevas movilizaciones, «e subindo de ton, porque é o que toca. Non imos rendernos diante desta situación nin consentir que nos enganen dúas veces, temos unha dignidade e esperamos que os nosos representantes políticos tamén a teñan».

Sobre la amenaza del Grupo Riesgo de utilizar todas las herramientas legales contra las «presiones» procedentes del comité, el presidente afirmó que su responsabilidad es defender los derechos de los trabajadores «e se non entenden iso é que non saben a que viñeron á Coruña».

El encierro, de apenas ocho horas, motivó una cascada de mensajes de respaldo de los grupos municipales del PP, BNG y Marea, y del secretario xeral del PSOE gallego y candidato a la Xunta en las elecciones del 12 de julio, Gonzalo Caballero.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Madrid convoca la mesa para desbloquear el conflicto de la antigua fábrica de Alcoa