Policías de paisano identifican a bañistas y gente que toma el sol en la playa

Alberto Mahía A CORUÑA

A CORUÑA

En el arenal coruñés de Riazor, los agentes pidieron la documentación a varias personas y les recordaron que las playas solo están abiertas para pasear

19 may 2020 . Actualizado a las 22:08 h.

Dos agentes de paisano de la Policía Nacional bajaron esta tarde a la playa de Riazor, en A Coruña, para identificar a algunas de las muchas personas que durante este soleado día decidieron tumbarse en la arena a broncearse. Y eso está prohibido pese que desde que se abrieron las playas al paseo fueron cientos los ciudadanos que a diario, y sobre todo durante el pasado fin de semana, se pusieron el bañador o el bikini para echarse sobre la toalla. 

Hasta el momento, la Policía se centró en aquellos que incumplían las normas y se bañaban. Ahora, y hasta que el Gobierno no diga lo contrario, las playas solo están abiertas para el paseo, no para tumbarse al sol, según confirman desde la Delegación del Gobierno en Galicia. 

Los agentes de paisano invitaron a los que incumplían las normas a que se fueran de Riazor tras pedirles la documentación. También pidieron el DNI a algunas personas mayores que, pese a estar solos y respetar la distancia de seguridad, se encontraban tomando el sol. Aparte de no poder hacerlo, estaban fuera de sus casas sin motivo de necesidad alguna y fuera del horario al que tienen que atenerse.

¿Qué se puede hacer desde este lunes con las nuevas normas de la fase 1?

J. V. Lado

El paso de las cuatro provincias gallegas a la fase 1 del plan de transición hacia una nueva normalidad supuso una serie de medidas adicionales de alivio de las restricciones sociales y económicas impuestas el 14 de marzo con el decreto del estado de alarma, que se regulan a través de la orden ministerial SND/399/2020. El pasado jueves el ministro de Sanidad, Salvador Illa, relajó algunas de las normas que estaban vigentes, como la posibilidad de cazar y pescar, o la apertura de más comercios. Sigue también la movilidad dentro de la provincia, la posibilidad de visitar y reunirse con familiares y amigos, el acceso a los establecimientos comerciales y hosteleros y la participación en ceremonias como el culto religioso y los funerales. Todo ello presidido por la máxima de la responsabilidad personal y el objetivo fundamental, que es minimizar la posibilidad de contagios, sobre todo de los colectivos con más riesgo, como el de las personas mayores.

Seguir leyendo