Ana Presedo: «A mi consulta en París me traen niños de Europa y África»

Coruñesa del barrio de las Flores, es una referencia en neuro-ortopedia


a CORUÑA / LA VOZ

Ana Presedo (A Coruña, 1967) dejó atrás la torre de Hércules a los 18 años y, desde entonces, ha logrado convertirse en una especialista médica de primer nivel en Francia. En la actualidad, es coordinadora de la unidad de neuro-ortopedia del Hospital Robert Debré de París, donde trabaja con ingenieros para que niños con parálisis cerebral recuperen la movilidad.

-¿’Doctora, ¿mi hijo va a poder andar?’ es la pregunta que más veces contesta?

-Cuando los padres nos preguntan eso, la respuesta es que depende del grado de afectación neurológica que tenga y de los cuidados que le prodiguemos. La lesión neurológica es determinante, pero, si el niño tiene potencial, la diferencia entre poder andar o no dependerá de la experiencia y de la coordinación del equipo que lo trate, equipo en el que, por supuesto, se incluye la familia.

-Será emocionante lograrlo.

-Es más que emocionante y es la mejor recompensa por mi trabajo. Dado que nos ocupamos de optimizar la capacidad de movimiento, a veces es ser capaces de andar y, otras veces, se limita a mejorar la autonomía de la persona para manejar una silla de ruedas, vestirse, alimentarse, ocuparse de su higiene, etc...

-No hay muchos hospitales en el mundo que dispongan de esta disciplina tan específica.

-Así es. El hospital en el que me formé en Estados Unidos (Alfred I. Dupont Hospital for Children) fue uno de los pioneros en neuro-ortopedia. En Francia, el Hospital Robert Debré fue el primero en disponer de una unidad de neuro-ortopedia pediátrica. La clave del manejo terapéutico de estos niños es el enfoque multidisciplinar. Las decisiones terapéuticas se toman en equipo, conjuntamente con neurólogos, rehabilitadores, fisioterapeutas y neurocirujanos. Igualmente intervienen psicólogos, asistentes sociales y maestros, cuando es necesario.

-A usted la llaman para dar conferencias por medio mundo.

-Llevo bastantes años dedicándome a esto y tengo una buena formación de base. Además de Estados Unidos, me he formado en Suiza, Alemania y Francia.

-Por eso acabó en París.

-El Robert Debré se ha convertido en un centro de referencia para buena parte de Europa en este tema. A mi consulta en París me traen niños de todas partes, sobre todo del sur de Europa y el norte de África.

-¿Cuán difícil fue alcanzar la excelencia médica parisina?

-La verdad es que me fui cuando acabé la carrera en Santiago. Creo que se me empezaron a abrir las puertas cuando hice la especialidad de Cirugía Pediátrica en el Hospital Vall d’Hebron.

-Después obtuvo una beca de la Fundación Barrié de la Maza y ya empezó a rodar por el mundo.

-Sí, de Barcelona di el salto a Montpellier, al sur de Francia, y luego me fui a los Estados Unidos, porque tenía ganas de ver lo que se estaba haciendo allí.

-¿Qué cree que fue clave en su trayectoria?

-Un esfuerzo personal importante para conseguir estar en un sitio que me interesaba profesionalmente y para poder hacer mi trabajo como yo lo quería hacer. Además, cuando vas abriendo puertas y ventanas, surgen muchas más oportunidades.

-Pues un orgullo para nosotros que usted sea coruñesa.

-Y del barrio de las Flores. Toda mi familia es de aquí.

-¿Viene mucho?

-Sí, ahora voy más porque mi pareja vive en A Coruña. Y su madre es francesa.

-¡Qué vueltas da la vida!

-Es bastante increíble, lo sé. Fue una casualidad. Ya nos conocíamos del colegio y un día nos reencontramos.

-Así que está abonada al avión.

-Mínimo una vez al mes vengo. Ahora no puedo, por la situación actual, claro. Estuve en Navidad.

-Y en su cumple. ¿Cómo fue?

-Me hacía un montón de ilusión celebrar los 50 años, así que aproveché para enseñarle A Coruña a muchos amigos de diferentes latitudes, Estados Unidos, Suecia, Alemania... ¡Fue genial!

17 años en París: Presedo trabaja con expertos en biomecánica para aportar tratamientos que permitan recuperar la posibilidad de caminar, «aunque sea con ayudas técnicas», explica.

Experta: Es miembro fundadora de la Sociedad Española de Ortopedia y Traumatología Infantil.

«En Francia se acaba el confinamiento mañana»

Desde el despacho de Ana Presedo, en el Hospital Robert Debré de París, hay unas espléndidas vistas de la ciudad, con el edificio de la Philarmonie de Jean Nouvel en primer plano.

-¿Cuál es la situación del covid?

-La situación se ha estabilizado, así que, relativamente bien.

-¿Cómo están los hospitales franceses? Usted trabaja en uno.

-Se estuvo al límite la primera semana, pero no hubo falta de camas en los servicios de reanimación. Esto hizo que se pudiera controlar la situación bastante. Luego ya empezaron a bajar los casos y a liberarse camas.

-Y dejaron salir a hacer deporte.

-Sí, desde el principio. Gobierno y expertos concluyeron que si la gente se quedaba en casa, aún saliendo a hacer deporte una hora en solitario, no habría problema por el nivel de contagios y los recursos sanitarios del país.

-¿Cómo va el nivel de contagios?

-No es que los casos de infecciones hayan disminuido mucho, porque todavía estamos en una gran meseta, pero las ucis ya no están desbordadas.

-¿Cómo es su desescalada?

-Aquí mañana se acaba el confinamiento, pero a ver cómo se gestiona la salida, porque el virus está circulante. La cuestión es cómo se va a controlar la vuelta a la actividad cotidiana sin que despunten los contagios y los hospitales se colapsen de nuevo.

-En España, las cifras son peores.

-En mortalidad, el porcentaje es un poquito más elevado en España que en Francia, pero aquí con más millones de población.

-¿Por qué cree que estamos entre los países más afectados?

-En países como Italia y España hubo un contagio bastante masivo que puede estar relacionado con la forma que tenemos de relacionarnos. Y ahí hay menos camas hospitalarias por habitante respecto de Francia o de Alemania.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ana Presedo: «A mi consulta en París me traen niños de Europa y África»