El Gobierno frena la convocatoria de más mercados en la comarca

Betanzos, que fue la avanzadilla, tuvo que suspender el previsto para hoy


A coruña / la voz

Betanzos celebró el martes una feria de productos agrarios con una decena de puestos y buena acogida. Oleiros contó ayer con su particular mercado, aunque solo con dos puestos, en la Praza da Rabadeira. Hoy había una nueva cita en la plaza García Naveira en Betanzos, pero no podrá ser. Como sucedió en otros lugares de Galicia, desde la Subdelegación de Gobierno se informó que este tipo de citas no se pueden celebrar en la fase 0 de desescalada. La normativa estatal es clara al respecto, indicaron, pero los mercados se retomaban en base a una autorización autonómica. Una resolución de la Consellería de Medio Rural respaldó la reapertura desde el pasado lunes «dado o avance temporal do estado de alarma, a constatación de datos de evolución positiva na loita contra a pandemia e que en outras comunidades autónomas si se permite a celebración destes mercados», aunque se matizaba que «a última decisión corresponderalle aos concellos, posto que a celebración destas feiras é competencia municipal».

Bajo esa premisa, los concellos programaron, pero ayer por la tarde llegaron las noticias de que se desconvocaban algunos en Bergantiños y tras las pertinentes consultas acataron la decisión del Gobierno central, que estima que aún no se pueden celebrar. Bergondo, Arteixo, Sada y Cambre contaban con poder convocar sus ferias y habían hablado ya con los vendedores.

Bergondo había previsto retomarlo mañana junto al consistorio, en horario de 9.00 a 13.00 horas, y el lunes en Guísamo.

Arteixo y Sada anunciaran que lo harían el sábado con sendos cambios de escenario. Los vendedores de Arteixo tenían previsto agruparse en el Campo da Festa y en el caso de Sada, en vez de As Brañas, había considerado instalar los puestos en la Praza de San Roque y Linares Rivas.

Cambre, por su parte, reanudaba las ferias el 17, coincidiendo con el tercer domingo del mes, que es cuando se celebran en la capital municipal. El Concello estaba preparando un protocolo para que se desarrollan con las máximas garantías de seguridad.

A la espera

Entre los que todavía no tenían previsto reactivarlas está Culleredo, cuyo feirón de Acea de Ama, que se celebraba el segundo domingo de mes, cuenta con numerosos puestos que no son de productos agrícolas y optaron por esperar. Sin embargo, el Concello había avanzado que para paliar los problemas del sector prevén organizar dos al mes, en dos ubicaciones diferentes. Además, proponen un tercero, un mercado agroalimentario, en un escenario rural.

Miño también ha decidido esperar para que se retome el mercado de los domingos, al igual que Curtis, que normalmente tiene sus ferias el 9 y el 23 en Curtis y el 5 y el 18 en Teixeiro. «No pobo hai tres tendas de produtos de planta e os veciños están servidos. Decidiuse non poñer en risco a poboación por poñer 10-15 postos», indicaron desde el Concello, aplazando a junio la reanudación. Abegondo, que celebra los segundos domingos su feria en San Marcos, también había decidido posponer la reanudación, al igual que Sobrado y en Carral. Irixoa indicó no lo celebró ayer debido a que lo tienen marcado como feria, no como mercado, y no querían dejar a ningún vendedor detrás y lo anuncian para el día 24. Mientras que Aranga preveía que en A Castellana recuperase su feria el 3 de junio. Todos deberán esperar hasta la fase 1.

«Para nosotros ha sido un parón grandísimo e hicimos un ERTE»

Elisabeth Ferreiro está al frente de Panadería Santa María de Cambre y van a todas las ferias de la comarca. «Para nosotros ha sido un parón grandísimo, nuestro trabajo era trabajo casi dedicado a la feria y están en ERTE las dos personas que trabajan de noche», dice. Tenían previsto a acudir a la de Cambre, porque tienen clientela, pero rechazaban desplazarse a otras por las restricciones de movilidad, que restringen la posibilidad de negocio.

«Yo solo vendo de lo mío, me compensa porque disfruto plantando»

Consuelo Méndez es una vecina de O Pedrido que vende en los dos mercados de Bergondo excedente de su huerta. «Yo solo vendo lo mío, al principio vendía poco, pero ahora me conoce la gente», explica. «A mí me compensa porque disfrutamos plantando y, de paso, haces amigos», sentencia una mujer que presume de una cuidada producción y de ser experta en tomates.

«Agora xa teño pataca nova e era polo que me urxía ir á feira»

Elena Viña, productora de Caión, es habitual en las ferias de Arteixo, Acea de Ama y Paiosaco. Esperaba sumarse este sábado a la prevista en Arteixo con lo que planta. «Agora xa teño pataca nova e era polo que me urxía ir á feira», comenta, y dice que los mercados le sirven para dar salida al 90 % de su producción. Con el estado de alarma tuvo que vender a las tiendas de planta y a domicilio, pero dice que lo suyo es el puesto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Gobierno frena la convocatoria de más mercados en la comarca