«Si tuviera que dar a luz ahora, estaría igual de confiada que el 15 de marzo»

La cambresa Lucía Sánchez fue la primera en parir en el hospital Materno tras iniciarse el estado de alarma


Lucía Sánchez Rivas fue la primera coruñesa en dar a luz una vez que ya se había decretado el estado de alarma. Pasado ya un mes y medio, con su hija Daniela en brazos, echa la vista atrás y dice que no fue una mala experiencia a pesar del temor generalizado por la expansión del coronavirus. «Yo no tuve miedo. El viernes había ido al hospital Materno para que me indujeran el parto y ya había gente con mascarillas. Les pedí que me dieran un par de días de margen y, finalmente, me puse de parto el lunes. Los médicos y las enfermeras me dieron información completa y, la verdad, es que estuve muy tranquila. Creo que si tuviera que dar a luz ahora mismo también estaría igual de confiada, por los profesionales que me atendieron, que fueron maravillosos, y porque no es lo mismo estar en el Materno que en el Chuac», comenta esta vecina del término municipal de Cambre.

Dice también que la llegada de Daniela hubiera sido totalmente diferente si el coronavirus no hubiera entrado en juego: «Yo me encuentro muy bien, y la niña está genial. Así que hubiéramos salido a pasear a la calle casi desde el primer día». En este sentido, confirma que el domingo fue el primer día que la niña respiró aire fresco, al margen de las dos salidas puntuales que hicieron al centro de salud para las revisiones médicas. «La estamos poniendo mucho cerca de la ventana para que le dé la luz y no tenga ictericia. Aunque está tomando la vitamina D, todavía le veo un poquito amarillo el blanco de los ojos», comenta. También su recuperación después del parto hubiera sido más rápida con la posibilidad de dar paseos: «Tuve un lumbago bastante molesto que yo lo achaco a no haber tenido la posibilidad de caminar. Pero ahora, con esta horita diaria que vamos a tener en la calle, creo que todo va ser más llevadero», dice. Especialmente para Lucas, su primer hijo, que tiene ya tres años y medio. «Al pobre se le juntó todo: no tener colegio, quedarse encerrado en casa, la nueva hermanita... ¡Y todo en el mismo día! El primer mes lo llevó bastante bien, con tantas novedades estaba entretenido, pero estas dos últimas semanas lo ha pasado peor y hemos visto que surgen los primeros celos y ya no tiene tanto control sobre sus emociones. El pobre está cansado de juegos, de la casa... y el domingo, cuando salió a la calle por primera vez corría como un loco para todos lados. Necesitaba ese desahogo», comenta. Lucía recuerda también que, cuando dio a luz, su marido Iván se encontraba fuera de viaje y que, por este motivo, sus padres fueron a vivir con ella temporalmente para echarle una mano. «Y aquí siguen. El estado de alarma hizo que pasemos el confinamiento juntos». Según dice, ha sido una suerte porque han podido ayudarla con Daniela en los primeros momentos y tener entretenido a Lucas. «Por suerte, nuestro piso es bastante grande, con más de 100 metros cuadrados de superficie y 3 habitaciones, así que hay suficiente espacio para convivir los seis. Y gracias a que ellos están con nosotros, a Lucas este trance se le hizo más llevadero», relata Lucía.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Si tuviera que dar a luz ahora, estaría igual de confiada que el 15 de marzo»