M. M. O. E. S.

Los autobuses vacíos y las verjas bajadas. Esta es la imagen con la que amanecieron este sábado las calles de A Coruña. María Pita es una plaza completamente desolada y son los mayores los que más se atreven a salir a tomar aire fresco en este sábado de alarma en todo el país. No solo han cerrado los bares y tiendas, los feligreses también se han encontrado con las iglesias como la de María Auxiliadora cerradas. El culto se suspende y se aconseja seguirlo por la televisión. 

La imagen contratasta con la que se vive en los supermercados, junto a farmacias y quioscos de prensa, de los contados establecimientos que pueden abrir hoy. Los goteos de gente son tales, sobre todo, en las grandes superficies, que por la mañana tuvieron que cerrar el aparcamiento del Alcampo de Palavea para que no accediera más gente por aglomeraciones. Incluso se pararon las escaleras mecánicas y usuarios comentaron este sábado que «hubo algún problema porque hay que guardar distancia de seguridad con el personal de la caja y hay quien lo entiende y quien no». Mientras, las estanterías se van vaciando. 

Supermercados llenos en A Coruña
Supermercados llenos en A Coruña

Colas «infernales»

En otro supermercado, el Gadis del mercado de Elviña, hubo colas «infernales» para pagar «ya a las diez de la mañana», destacan los vecinos. En el del Castrillón, «había colas para entrar antes de que abrieran las puertas», comentan en la calle.

La presión por entrar empujó a la cadena de distribución a regular la entrada en muchos de sus centros e incluso a incorporar seguridad privada para realizar un acceso controlado de los ciudadanos en grupos más reducidos. 

Seguridad privada para dosificar la entrada de clientes al supermercado Gadis de A Gaiteira
Seguridad privada para dosificar la entrada de clientes al supermercado Gadis de A Gaiteira

«En carnicería y pescadería, especialmente, están empezando a tener carestía de mercancía porque no dan llegado los camiones para hacer las reposiciones dada la avalancha de clientes», dicen los trabajadores de uno de estos hipermercados. La gente se echó al supermercado «como si no hubiera un mañana». «Yo tenía que hacer la compra semanal, la que hago de forma habitual, y lo que me encontré fue algo surrealista. El supermercado lleno de gente, sin guardar las distancias de seguridad, cogiendo los productos como si no hubiera un mañana... Vamos, que si no me he contagiado hasta ahora, estoy segura que he cogido el coronavirus en el supermercado», explica Marta, una vecina de Elviña. 

La totalidad de las grandes o medianas superficies repusieron la pasada noche los productos que vuelan y en cuestión de una hora los estantes en muchos de ellos ya estaban vacíos. Ya no es el gran número de clientes que tienen, sino lo madrugadores que fueron. «Algo nunca visto hasta ahora», según una cajera de Eroski.

Las autoridades sanitarias y gubernamentales piden calma y evitar precisamente eso, las concentraciones de personas en espacios cerrados, por lo que lo mejor es ir escalonando las compras. Sin embargo, la situación es tal que desde la Guardia Civil comentan que están «recomendando limitar el aforo en los centros de distribución de alimentos».

Iglesias cerradas en A Coruña
Iglesias cerradas en A Coruña

Los mayores, los que más salen

 La llamada a la prudencia del mundo sanitario, social y político a evitar salir a la calle salvo por causas ineludibles no caló muy hondo en A Coruña. Cierto que el tráfico es mínimo y que en la zona centro no se pasea como se pasea un sábado cualquiera. Pero, llama la atención que sean las personas mayores las que más salieron de casa. Pese a ser la población con más riesgo. También se les ve haciendo cola en los abarrotados supermercados y caminando por las aceras, de las que desaparecieron los niños. Alguno hay, pero de la mano de sus padres, lejos de columpios y parques, todos clausurados. Los supermercados se están vaciando. 

En las farmacias pasa un poco de lo mismo. Mucha gente que ha de pedir a un metro de distancia del empleado. La inmensa mayoría con guantes y mascarilla. También abrieron los despachos de loterías. Cuentan con mampara de seguridad y eso les protege. Y las pequeñas tiendas de barrio, como la carnicería que está casi enfrente del cuartel de la Policia Local, tomó sus lógicas medidas: los clientes han de esperar fuera hasta que salga el que esté dentro. En cuanto a los mercados municipales, que abrieron con normalidad, se notó un ligero bajón de clientes. En el de la plaza de Lugo, la gente se lanzaba hacia el pescado grande y para congelar. «Poco marisco se vende», dice una pescantina.

El transporte público va prácticamente vacío. Ni buses ni taxis, la mayoría en las paradas viendo pasar el tiempo y con la hostelería cerrada al completo.

Estado de alarma en A Coruña con desinfección y vigilancia en las calles: «La gente está colaborando»

M. M. O.

La Guardia Civil controló durante la madrugada las calles y empresas como Tranvías han procedido a su desinfección

El estado de alarma arrancó en la madrugada de este sábado en A Coruña. En las calles se pudo comprobar por las patrullas policiales. «Desde las 00:00 hemos comenzado su cumplimiento, vigilando que se cumplan estrictamente todas las medidas tomadas por las autoridades competentes», apuntan fuentes del cuerpo de la Guardia Civil de A Coruña. 

Durante toda la noche, los efectivos han supervisado que se sigan las normas dictadas por el Gobierno este viernes. Agentes del cuerpo han patrullado las calles de municipios como Oleiros y Arteixo. «Todo está cerrado y tranquilo. La gente y los locales de hostelería están colaborando bastante», apuntaban los guardias desplegados en el área metropolitana de A Coruña.

Seguir leyendo

Algunos vecinos del área metropolitana, previendo la avalancha de gente que podría haber a primera hora en los supermercados, prefirió esperar a última hora de la tarde para hacer la compra. Carlos explica que, sobre las siete de la tarde, en el Gadis de O Burgo «había poca gente». Comenta que pudo comprar de todo, menos comida elaborada ya envasada, como pizzas o tortillas, pasta y papel higiénico. «Pero bueno, yo a lo que iba era a comprar productos frescos», explica. También comentó que al hablar con los empleados reconocieron que la mañana fue una locura, con más de 200 personas esperando a que abrieran las puertas. «Lo que me explicaron es que muchas estanterías están vacías porque hubo tal desfalco y hubo tanta gente que no les daba tiempo a centrarse en reponer la mercancía».

Carlos explica que, ir este motivo y para que no se repita la situación que se produjo por la mañana, muchos centros de alimentación se plantean cerrar de forma intermitente a lo largo del día para dar tiempo a los empleados a reabastecer las estanterías. «No me he encontrado el supermercado vacío. Es verdad que faltaban algunas cosas, pero puedes conseguir productos frescos como carne, pescado, frutas y verdura, que era a lo que yo venía. Es verdad que quedaban muchos productos caros. Porque eso no es lo primero que desaparece, está claro», comentaba este coruñés.

El Concello de Cambre pondrá en marcha desde el lunes un nuevo servicio para ayudar a los usuarios del Servizo de Axuda a Domicilio. Los usuarios podrán llamar al teléfono de Servizos Sociais para solicitar que hagan la compra por ellos. El equipo de voluntarios que se encargará de esta tarea estará compuesto por el alcalde, Óscar García Patiño, y por los concejales y concejalas del gobierno local. Asimismo, el regidor espera que a esta iniciativa «se sumen otros voluntarios y voluntarias del municipio que quieran ayudar a las personas más mayores, uno de los grupos con más riesgo por el coronavirus».

Sin feria en Betanzos

Por otro lado, este lunes 16 de marzo no se celebrará la popular feria de Betanzos, algo histórico ya que esta cita, que se celebra también los días 1 de cada mes, nunca se había suspendido desde mediados del siglo XX.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Calles semivacías y aglomeraciones en los supermercados, las dos caras de A Coruña