La polémica vía provisional entre Sabón y la A-6 desaparecerá a finales de marzo

La Xunta tiene previsto abrir al tráfico el nuevo enlace tras seis meses de obras


arteixo / la voz

Ya queda menos. La carretera provisional que une la glorieta de Sabón con la AG-55 y la A-6 y que la Xunta tuvo que construir para ejecutar las obras del acceso al futuro parque empresarial de Morás desaparecerá en la segunda quincena de marzo. A partir de entonces, los conductores que tanto se han estado quejando desde que se abrió, por su «sinuoso y peligroso» trazado, tendrán disponible un nuevo enlace. Este ya sin curvas, bien iluminado y sin subidas y bajadas.

Esta «montaña rusa» provisional -así se le conoce popularmente entre los trabajadores de Sabón y vecinos de Arteixo- fue habilitada el pasado 26 de septiembre para la construcción del nuevo enlace, por lo que fue necesario ocupar la plataforma actual de la AC-551, ya que se debe ampliar la calzada existente, que en algunos tramos pasa de un carril por sentido a dos carriles con mediana central.

En los laterales del tronco de la AC-551 se cimentan dos nuevos pasos superiores necesarios para construir la estructura de la glorieta elevada que permitirá el acceso directo al polígono de Morás.

La AC-551 es en la actualidad el único acceso con capacidad suficiente al Polígono Industrial de Sabón desde la A-6. La media de vehículos que transitan por ella es superior a los 15.000 diarios.

Para poder ejecutar las obras previstas sin que fuese necesario cortar la AC-551, se diseñó un enlace que permite aprovechar, durante la fase de construcción, el trazado de uno de sus ramales para habilitar un desvío temporal para la totalidad del tráfico de la AC-551. Este ramal es provisional, de doble sentido. Y ha creado muchas quejas por los usuarios. Cuando se terminen los trabajos pasará a ser de único sentido y quedará integrado en la solución final del enlace.

La Xunta recuerda al respecto que el desvío se ha diseñado cumpliendo la normativa. Se ha reforzado la señalización en zonas puntuales con la instalación de bandas transversales de alerta para reducir la velocidad de los conductores y con cascadas de luz con balizas intermitentes para mejorar la percepción nocturna del trazado. Que para los usuarios es insuficiente.

Pese a todo, el desvío se puso en servicio el 26 de septiembre de 2019 y durante los 4 meses y medio que lleva en funcionamiento no se han producido incidencias graves en la circulación. Pese a las adversas condiciones climatológicas de los meses de octubre y noviembre, las obras se están ejecutando de acuerdo al plazo previsto. Una vez trasladado el tráfico de nuevo a la AC-551 se retomarán los trabajos en la zona ocupada por el desvío para reconfigurarlo con su versión definitiva con un único sentido de circulación.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La polémica vía provisional entre Sabón y la A-6 desaparecerá a finales de marzo