a coruña / la voz

Trabajadores de la industria electrointensiva se desplazarán a Madrid para participar el miércoles en una concentración ante el Congreso de los Diputados convocada por los sindicatos UGT, CC.OO. y USO para reclamar medidas que palíen la difícil situación que atraviesa esta actividad en España. Trabajadores de la planta de Alcoa, en A Coruña, estarán en la capital junto al resto de plantillas de empresas del sector de todo el país.

La convocatoria se produce tras las últimas subastas de interrumpibilidad, un mecanismo que abarata a las industrias grandes consumidoras de electricidad por su disposición a interrumpir el consumo en caso de necesidad para asegurar el suministro o evitar el alza de precios.

Esa última subasta ha dejado la retribución que reciben en 4,38 millones de euros para el primer semestre de 2020, frente a 95 millones de euros en el segundo semestre de 2019.

La protesta se produce, además, sin que haya podido ver la luz el proyecto de estatuto del consumidor electrointensivo, cuyo borrador fue retirado por el Ministerio de Industria tras advertir la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que algunas de sus medidas podían incurrir en ayudas de Estado, algo que no permite la Unión Europea.

 Nuevo Gobierno

Aunque el Ministerio de Industria reelaboró el texto, este no ha podido ver la luz, al encontrarse el Gobierno en funciones hasta este mes de enero, aunque es intención del nuevo Ejecutivo aprobarlo.

El Gobierno también anunció que consultará a Bruselas para incrementar la intensidad máxima autorizada a España en 2020 de la ayuda para compensar los costes indirectos de las emisiones contaminantes de CO2, que perciben estas industrias y que en 2019 alcanzaron los 172 millones de euros.

Ferroatlántica anunció en diciembre pasado un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) en su fábrica de Boo de Guarnizo (Cantabria), que afectaría inicialmente a unas 70 personas, casi la mitad de la plantilla de 145 trabajadores, por el encarecimiento de costes.

Los problemas tampoco se han acabado para Alcoa, la multinacional estadounidense que anunció el cierre de sus plantas de Avilés y A Coruña y que acabó vendiéndolas al fondo suizo Parter Capital, lo que permitió salvar el empleo a los más de 600 trabajadores que trabajan en total en ambas fábricas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Trabajadores de Alcoa se concentrarán frente al Congreso