Arsenio, hijo adoptivo de A Coruña

Todos los grupos apoyaron el nombramiento. También se despidió a Beatriz Mato y se cambió la titularidad de la Solana.

Arsenio, en María Pita. El exentrenador del Dépor acompañó en el 2003 a Luis Suárez y a Rodrigo Vizoso, históricos del conjunto coruñés, cuando el primero leyó el pregón de las fiestas.
Arsenio, en María Pita. El exentrenador del Dépor acompañó en el 2003 a Luis Suárez y a Rodrigo Vizoso, históricos del conjunto coruñés, cuando el primero leyó el pregón de las fiestas.

A Coruña

Arsenio Iglesias ya es hijo adoptivo de A Coruña, y la ciudad deportiva de la Torre y una calle llevarán su nombre. «É un hat trick como aqueles que facía Bebetiño, acordádesvos? Xa en serio: é unha tremenda esaxeración», escribió el antiguo entrenador del Superdépor, con característica modestia, en su carta de respuesta a la unánime decisión del pleno de A Coruña. Hubo debate entre los grupos políticos, pero no fue tal, sino  una suerte de competición entre los grupos políticos por ensalzar la figura del exentrenador del Deportivo.

«No hai A Coruña sen Arsenio», dijo la alcaldesa, Inés Rey, que recordó al equipo que dirigió como el mejor «embajador oficioso» con el que ha contado la ciudad. Mónica Martínez, destacó al exadiestrador como «xenial», y elevó a axioma filosófico su lema de «orden e talento». Avía Veira recordó la canción que le dedicaron los Diplomáticos de Monte Alto, y su «orgullo de ser galego», que le llevó a dirigir la selección gallega.

El viceportavoz de la Marea, Iago Martínez, le llamó «filósofo de Arteixo», dijo que sería por sí mismo un buen motivo para cambiar de equipo. También intentó teñir su figura con una pátina política, al relacionarle con la Comuna de París, y calificar de buena noticia que entre en el callejero y salgan «exministros franquistas como López Rodó o Fraga». El popular Roberto Coira detalló su carrera al frente del Deportivo, y planteó que se dediquen calles a otras figuras deportivas como Amancio Amaro, Luis Suárez o a la portera Irene González Basanta. El socialista Juan Ignacio Borrego le situó como un referente, «o modo primeiro mister campeón, un dos nosos». Tras la votación unánime la corporación estalló en un aplauso.

Hubo otro homenaje antes, a la exportavoz del PP, Beatriz Mato, que no estaba presente. La corporación tomó nota de su renuncia y todos los grupos coincidieron en ensalzar su figura, aunque marcando las distancias políticas cuando correspondió.

Finalmente, el pleno aprobó por unanimidad la modificación de la calificación de la parcela de La Solana en el PGOM, con la sustitución de la titularidad privada por la pública. El concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada, señaló que la modificación clarifica la «viabilidad» del equipamiento y devuelve La Solana al patrimonio público mediante un acuerdo unánime. Villoslada se mostró además abierto a llegar a acuerdos con la Autoridad Portuaria y otras administraciones para desarrollar la fachada marítima de la ciudad, que debe «liderar o proceso». «A cidade é porto, e o porto é cidade», recalcó.

Crónica Seis horas y 13 minutos de debate

Reclamación sin fisuras de las obras pendientes

El primer pleno del 2020 será recordado por el reconocimiento a Arsenio Iglesias, y poco más. Solo se debatió un punto más de gestión, el citado cambio de titularidad de la parcela de La Solana. Pese a ello, la sesión se alargó durante seis horas y trece minutos. De 10.00 a 17.28 horas, con un parón de 45 minutos para tomar un refrigerio. La mayor parte del tiempo se consumió en las mociones. Se presentaron once, y sufrieron otras tantas enmiendas, que permitieron que casi todo el mundo estuviese de acuerdo en todo, pese a los ocasionales lances verbales.

Las enmiendas provocaron el último momento distendido, ya que la última se presentó a la 14.31 de la tarde, a pesar de que ayer mismo los partidos habían acordado justo lo contrario: presentarlas antes de la sesión para evitar que se eternicen aún más.

Las mociones, carentes de peso jurídico, si valieron para medir el peso que ha adquirido el BNG —hizo otro hat trick como Bebetiño y sacó las tres que presentó—, y para confirmar un deseo político unánime: que el Gobierno ponga en marcha al fin las infraestructuras paradas en A Coruña: el tren a Langosteira, Alfonso Molina, la terminal de Alvedro, la intermodal, un consorcio para la fachada marítima... todos los proyectos fueron respaldados en tres mociones distintas.

El gobierno se marca metas

Además, entre las mociones y preguntas, el gobierno local se marcó varios plazos. Pondrá en marcha este año un banco de instrumentos musicales para que los jóvenes puedan iniciarse en la música, y en el primer trimestre del año regularizará los principales servicios pendientes. El de bibliotecas se licitará antes de que termine ese plazo. La limpieza viaria se adjudicará en el mismo tiempo, y para la recogida de basura se hará una propuesta de adjudicación hoy mismo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Arsenio, hijo adoptivo de A Coruña