Crimen de Oleiros: víctima y agresor discutieron por querer ser los primeros en que les sirvieran una copa

El fallecido y el supuesto homicida eran conocidos y amigos en Facebook. La autopsia tendrá que determinar si la muerte se produjo por el golpe del cenicero o por la caída

;
La muerte de un hombre tras una pelea en la celebración de año nuevo conmociona Oleiros Enrique Gueto de 31 años, según la Guardia Civil, fue golpeado con un cenicero. Hay dos detenidos acusados de homicidio

Aunque todavía hay muchas incógnitas en el crimen que tuvo lugar en Oleiros en un altercado en Nochevieja -aún no se sabe si Enrique Gueto Cabarcos murió del golpe recibido por un cenicero en la cabeza o por la caída contra el suelo, algo que se desvelará tras la autopsia-, se van conociendo algunos detalles del suceso. Cada uno llegó al restaurante por su lado y por su cuenta. Enrique Gueto lo hizo acompañado por su esposa, padre, hermanas, cuñado y dos sobrinas menores, y el supuesto homicida (D. M. E, de 27 años), junto a unos amigos. Uno no sabía que el otro también celebraría la Nochevieja en el hotel de Bastiagueiro. Se conocían. Eran incluso amigos en Facebook. Pero ya no marchaba bien la relación. Coincidieron en la barra del salón y discutieron. El supuesto homicida y el fallecido se acusaron mutuamente de colarse. Querían una copa y querían que se la sirvieran primero. Y ahí se desató la pelea que terminó con dos familias destrozadas.

Gracias por leer La Voz de Galicia

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a todas las noticias de la web y la app, lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y consulta la hemeroteca
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Crimen de Oleiros: víctima y agresor discutieron por querer ser los primeros en que les sirvieran una copa