Cerca de 1.500 taxistas se reparten la provincia con 190 vehículos VTC

La competencia de Uber y Cabify, la seguridad y el transporte pirata, los grandes problemas


A Coruña

Si uno quiere ser taxista en estos tiempos, que prepare el bolsillo. Porque una licencia en A Coruña se está pagando a 60.000 euros. Cantidades similares o un poco superiores a las de Santiago o Ferrol. La inversión es importante pese a que en estos momentos el sector no enciende puros con billetes. De unos años para aquí, más allá de la crisis económica que azotó el país, el gremio no está para muchas alegrías. No ya por la entrada de plataformas como Uber o Cabify en A Coruña; sino también por el pirateo —particulares que traen y llevan gente a escondidas y a menor precio—; la inseguridad; la desunión que hay en el sector, pues la división es palpable en casi todas las ciudades y pueblos de la provincia entre diferentes asociaciones, e incluso la mejora del transporte interurbano, con mayores frecuencias y destinos que ahí atrás, cuando ir a un hospital o al médico obligaba a coger un taxi.

A día de hoy existen 1.484 licencias de taxis convencionales en la provincia. A ellos hay que sumar 190 permisos para operar con Vehículo de Transporte con Conductor (VTC). Eso significa que por cada 8 taxistas, uno pertenece a algún tipo de plataforma. Los primeros se quejan de que el porcentaje es alto, que debería bajar.

Más oferta que demanda

Debe añadirse, según Manuel Sánchez Quindimil, presidente de la Federación Galega de Autónomos do Taxi, que en muchos lugares hay más licencias de las debidas. La oferta supera a la demanda. Por ejemplo, A Coruña cuenta actualmente con un total de 522 licencias, una cantidad «excesiva» en palabras de un sector que afronta también un nuevo fenómeno: el de los coches que doblan turnos. En los años de bonanza, los taxistas cumplían con su horario y, al finalizar, aparcaban el coche hasta la próxima jornada. Ahora, con los elevados índices de paro, muchos son los dueños de una licencia a los que, en el mismo día, les toma el testigo del volante un familiar o amigo para poder lograr unos ingresos. «Esto ocurre ahora porque hay mucho paro, que si no la gente escapa del sector del taxi. La consecuencia es que, con esta práctica, salgas a la hora que salgas va a haber mucho taxi haciendo carreras», lamenta el conductor Valentín García.

En el caso de la start-up Uber, esta reconoció la pasada semana que A Coruña era una de las ciudades del norte de España donde más demanda de su servicio percibieron en los últimos meses.

Atracos

La inseguridad también es otro de los grandes quebraderos de cabeza en el sector. Hubo un tiempo no muy lejano mucho peor, en el que para ser taxista había que ser antes un inconsciente. Porque escasas profesiones había en el mundo más peligrosas y peor pagadas. Sufrían atracos a diario y de muchos salían gravemente heridos. O muertos. La de los noventa «fue una época horrorosa», recuerda Daniel Gómez, que lleva 32 años girando el volante. Para los toxicómanos, los taxis eran cajeros fácilmente vulnerables. Hoy, con el GPS, la conexión con la centralita, la cosa ha mejorado. Pero no lo suficiente.

Y, por último, la desunión en el gremio. En los grandes núcleos de población de la provincia los profesionales se han partido en dos.

Un ejemplo es Ferrol, donde los taxistas se separaron en dos compañías a finales del 2016. Por un lado está Radio Taxi Ferrol y por otro Teletaxi Ferrolterra. Las 91 licencias que hay activas en este momento se las reparten en 69 y 22, respectivamente.

Dos euros de diferencia en ir al aeropuerto en uno tradicional y en otro de plataforma

Imagínense que mañana tienen que tomar un vuelo. Por ejemplo, en Alvedro. Y, además, quieren comparar  el viaje al aeropuerto en un taxi convencional y un VTC. Para ver las diferencias entre unos y otros. Si se opta primero por un Cabify, hay que hacer la reserva con antelación. Minutos antes de la hora convenida, la aplicación avisa: está llegando su conductor, se llama fulanito, lleva determinada marca de coche, y va de camino a su casa por tal zona. El conductor lleva traje y da conversación. Partimos de A Zapateira. En el trayecto, el conductor pregunta si se prefiere música, qué tipo de música, o algún informativo de la emisora que desee el cliente. Ofrece una botella de agua e informa, además, de que el vehículo cuenta con wifi y que no entiende estar «mal visto» por los taxistas convencionales .

El trayecto dura 13 minutos. El precio, que ya lo informa en el momento en el que se sube el viajero al vehículo, se sabe de antemano. Son 14 euros.

Para regresar a casa y continuar con el trabajo de campo, se elige un taxi convencional con licencia del Concello de Culleredo. La bajada de bandera es de 4,40 euros y el suplemento por aeropuerto, 3,60. El conductor da también conversación y se queja de que la legislación de las VTC los ha «hecho polvo». Han sido 12 minutos de trayecto, sin equipaje. El precio total: 16 euros con el suplemento. La bajada de bandera del taxi en A Coruña es de 3,90 euros. El precio más bajo para el Cabify, día y noche, es de 5.50.

Juan José Vigo. Taxista de Ferrol. «La delincuencia es brutal. Sufrimos atracos debido al tráfico de drogas». Juan José Vigo es uno de los 91 taxistas que trabajan en Ferrol. Una ciudad muy castigada por el tráfico de drogas, de ahí que los profesionales, «que estamos en primera línea, llevando y trayendo a toxicómanos», vivan con miedo. «La delincuencia es brutal. Sufrimos muchos atracos», lamenta Vigo. Lo mejor es que en Ferrol, según dice, las VTC no están ni se les espera nunca».

Antonio Iglesias. Taxista de Ribeira. «Somos veinte en la comarca, pero la demanda es muy poca». Antonio Iglesias no quiere pertenecer a ninguna asociación. Presume de «ir por libre». Cuestionado sobre el principal problema del sector en su municipio, no se lo piensa: «la demanda es muy poca. Somos Veinte en la comarca y sobramos». La ampliación del transporte interurbano, asegura, les hizo daño. También mantener la parada donde está «y no trasladarla al puerto».

José Manuel Queijo. Taxista de Carballo. «Jubilados que siguen trabajando, esposas que doblan turno...». José Manuel Queijo no tiene pelos en la lengua. Al preguntarle sobre los problemas del sector en Carballo (30 licencias), responde rápido: El pirateo. Y tan malo como eso es que en el sector «continúan jubilados trabajando y otros que ponen a la esposa para doblar turnos sin pagar autónomos». También lamenta la proliferación de empresas privadas o particulares que «hacen nuestro trabajo».

Manuel Sánchez Quindimil. Taxista de A Coruña. «Para competir con las VTC, lo mejor es que nos dejen pactar descuentos». Los taxistas de A Coruña (522 licencias) apoyan la propuesta de la Xunta de pactar descuentos con los clientes, pero solo en trayectos interurbanos. «Es algo que ya habíamos pedido, para premiar al cliente habitual», expone el presidente de la Asociación Teletaxi de A Coruña, Manuel Sánchez Quindimil, quien apunta que las rebajas «deberán hacerse solo en viajes interurbanos». 

Jesús García Gómez. Taxista de Santiago. «Contamos con un sistema de geolocalización en tiempo real». El presidente de Radio Taxi Compostela, Jesús García Gómez, tras el asesinato reciente de un compañero, le preocupa sobre todo la seguridad. Destaca que «cuentan con un sistema de geolocalización que permite conocer su posicionamiento en tiempo real y que, gracias al aviso de emergencia a través del 112 Galicia, pueden alertar de inmediato de una incidencia».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cerca de 1.500 taxistas se reparten la provincia con 190 vehículos VTC