Servicios Sociales apoya a la familia de Ucrania que vive en un barco

Varias entidades coruñesas también les han facilitado ayuda desde el verano


A Coruña

Los servicios sociales del Ayuntamiento de A Coruña han estado haciendo seguimiento de la familia de ciudadanos ucranianos que desde finales del verano reside en un barco atracado en los pantalanes de Marina Coruña, en el entorno del dique, y que hace solo diez días tuvieron a su tercera hija dentro del navío.

 Fuentes del Ayuntamiento confirman que los servicios sociales municipales se pusieron en contacto con ellos desde su llegada a la ciudad y han mantenido el contacto, con el fin de evitar que los padres y sus pequeños tengan algún problema.

Las mismas fuentes señalaron que la familia también ha contado con el respaldo de distintas entidades sociales coruñesas, que les han facilitado ayuda durante su estancia en la ciudad para evitar que pasen necesidades.

Llegaron al puerto coruñés remolcados, después de que el motor de su barco se averiase. Los padres de familia son Olga Horkova y Dmytro Gorkov. Salieron de Kiev, la capital de Ucrania, hace cinco años. Por aquel entonces su país se encontraba sumido en una profunda crisis interna entre partidarios de la aproximación a la Unión Europea y los que preferían continuar en la órbita de la Federación de Rusia.

Las diferencias cristalizaron en enfrentamientos armados en la capital, la anexión de la península de Crimea -situada en el sur del país- a Rusia y el estallido de protestas y una guerra civil en las provincias orientales. El conflicto, que continúa abierto, ha dejado miles de muertos.

En ese año la pareja, según explicaron a Radio Voz y La Voz, decidió abandonar Ucrania. Vendieron sus posesiones y se marcharon haciendo autostop. Acompañados de su perro, un bulldog, atravesaron Polonia y Alemania de esa manera hasta que recalaron en Holanda, donde adquirieron un velero de fabricación danesa que data de 1975.

Destino Costa Rica

El motor del buque, guiado por Dmytro, que tenía experiencia en aguas interiores, aguantó hasta que alcanzaron el Golfo de Vizcaya; todavía lejos del destino que tenían en mente: Costa Rica.

Durante el periplo, antes de llegar a A Coruña, tuvieron a sus dos primeras hijas. Alyona fue la primera en llegar. Llegó al mundo dentro del barco que sus padres habían adquirido en Holanda.

La segunda, Veronika, fue alumbrada en un hospital francés. Pero la experiencia no gustó a sus progenitores, por lo que la tercera, Margarita, vino al mundo como su hermana mayor, en el barco. Fue hace diez días y la pequeña pesó «cuatro kilos y el parto solo duró cinco horas», explica Dmitry, que ayudó a su pareja con la experiencia añadida del primer parto a bordo. El padre destacó que en ninguno de los casos tuvieron dificultades. Olga insistió por su parte en que había tenido «un embarazo muy bueno y un parto natural».

Clases en la Ciudad Vieja

El personal de la Cruz Roja del Mar, que tienen una base cerca del pantalán en el que está atracado su barco, llevó a la madre y la hija al Materno un día después del alumbramiento para una revisión con el fin de comprobar que todo estaba bien. Pudieron volver ese mismo día a la embarcación.

La niña mayor, Alyona, está matriculada en el CEIP de la Ciudad Vieja, donde está aprendiendo español. Sus padres ya manejan algunas palabras castellanas, aunque se comunican sobre todo el inglés. Es probable que aprendan más. El motor del barco en el que llegaron continúa averiado y no descartan quedarse en la ciudad durante un tiempo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Servicios Sociales apoya a la familia de Ucrania que vive en un barco