Las inundaciones, el riesgo que crece con el cambio climático

Drenajes insuficientes y mareas que impiden desaguar a los ríos, la realidad a la que toca adaptarse

sada

a coruña / la voz

«El cambio climático no solo afecta a la precipitación, sino al terreno. Si el suelo cambia, la manera de comportarse de los ríos también va a cambiar», apunta la responsable de planificación hidrológica de Augas de Galicia, Belén Quinteiro. Las ciudades como A Coruña son susceptibles de sufrir tres tipos de inundaciones. Las pluviales, por precipitación, como las que hubo en el verano del 2018; las costeras, por una crecida de la marea y del oleaje, y, por último, las fluviales, en los márgenes de los ríos. En los tres casos, influye el cambio climático.

Aguas de Galicia, como organismo de cuencas, aborda este último campo. El de los ríos. Trabaja con un escenario de 200 puntos de riesgo en la comunidad, nueve de ellos de especial urgencia, como el Anllóns, en Carballo. Otros, como Sada, aunque no estaban previstos en la memoria inicial, se revelaron urgentes tras las inundaciones del 2016, cuando las lluvias desbordaron los ríos, que se encontraron en su desembocadura con la pleamar.

Sada, desbordada. En marzo del 2016 Sada vivió una situación parecida, pero con consecuencias más graves. De nuevo mucha lluvia acumulada en pocos minutos y marea alta en la desembocadura de los ríos que impidió a estos liberar el agua. Los  desbordamientos y las inundaciones afectaron a otros concellos del área metropolitana como Oleiros o Cambre
Sada, desbordada. En marzo del 2016 Sada vivió una situación parecida, pero con consecuencias más graves. De nuevo mucha lluvia acumulada en pocos minutos y marea alta en la desembocadura de los ríos que impidió a estos liberar el agua. Los desbordamientos y las inundaciones afectaron a otros concellos del área metropolitana como Oleiros o Cambre

Más riesgo pluvial

Aunque A Coruña tiene soterrados sus ríos como el Monelos, aguas arriba del Mesoiro, la zona sí está considera como una de estas áreas con riesgo potencial significativo inundacional (Arpsis), también el entorno de la ría. «Aquí hay más riesgo de inundaciones pluviales que fluviales, pero la cuenca que vierte a la ciudad está dentro de la zona media de Galicia costa donde puede haber un incremento de las precipitaciones. Se estima que la precipitación máxima diaria asociada a un período de retorno de 100 años puede incrementarse en un 30 % antes del 2070», detalla Belén Quinteiro.

Betanzos ultima una solución. Los trabajos de aglomerado del Malecón pretenden evitar las inundaciones que padece el barrio de A Ribeira, en pleno casco urbano, y pegado al río Mandeo. También se colocaron bombas de drenaje para hacer frente a las crecidas de este río y del Mendo
Betanzos ultima una solución. Los trabajos de aglomerado del Malecón pretenden evitar las inundaciones que padece el barrio de A Ribeira, en pleno casco urbano, y pegado al río Mandeo. También se colocaron bombas de drenaje para hacer frente a las crecidas de este río y del Mendo

«La previsión es que se produzcan elementos extremos más frecuentes y severos, tanto por sequías como por inundaciones. A partir del plan nacional de adaptación al cambio climático, caracterizamos las zonas más vulnerables. Elaboramos estudios de detalle donde se modeliza cómo se va a comportar la inundación para distintos períodos de retorno y vemos hasta dónde va a llegar el agua con calados y velocidades», explica.

Encuentro fatal

El encuentro de los ríos con el mar conduce a algunos de los fenómenos más peligrosos. Si aumenta el nivel del mar, el río tiene menor capacidad de desagüe. Por encima, las estructuras de drenaje de las ciudades se colapsan porque los picos de eventos más extremos de precipitaciones son mayores y más concentrados, según apunta el IPCC.

Verano del 2018. En apenas media hora las nubes descargaron más de 20 litros por metro cuadrado. Era un día de verano, un 30 de junio. Las fuertes lluvias coincidieron con la marea alta y el drenaje de la ciudad se vio colapsado. La consecuencia fue que A Coruña se inundó en cuestión de minutos
Verano del 2018. En apenas media hora las nubes descargaron más de 20 litros por metro cuadrado. Era un día de verano, un 30 de junio. Las fuertes lluvias coincidieron con la marea alta y el drenaje de la ciudad se vio colapsado. La consecuencia fue que A Coruña se inundó en cuestión de minutos

«Hay que superar el concepto tradicional de medida estructurales, de infraestructuras. Potenciamos las iniciativas de ordenación y uso del territorio sostenibles, además de los sistemas de alertas tempranas. Siempre, cerca de un río, puede haber una inundación», recuerda la especialista de Augas de Galicia.

Así será A Coruña en el 2100: una ciudad cada vez más mediterránea por el cambio climático

mila méndez
inundaciones

La temperatura máxima anual se disparará tres grados en 80 años si las emisiones de CO2 no se reducen

Dos son los escenarios. De aquí al 2100, dentro de cuatro generaciones, el clima que conocemos de A Coruña puede cambiar de forma brusca o moderada. Todo depende, básicamente, de las emisiones de gases de efecto de invernadero. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha definido dos alternativas. Una, conocida como RCP 4.5, en la que se cumplen los objetivos del Acuerdo de París. Es la más alentadora. Si el CO2 se reduce, la temperatura media del planeta dentro de 80 años no aumentará más de dos grados. Otros organismos, como Organización Meteorológica Mundial (OMM), son más pesimistas y disparan este incremento.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las inundaciones, el riesgo que crece con el cambio climático