Focos que alumbraban el golfo Ártabro

Rodri García A CORUÑA

A CORUÑA

Los focos que alumbraban el golfo Ártabro.
Los focos que alumbraban el golfo Ártabro. Manolo Rodríguez

La «Guía de baterías de costa» rescata este patrimonio militar y descubre el potencial turístico de espacios con vistas únicas

24 nov 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Lugares únicos de la costa desde donde la mirada atraviesa el mar. Panorámicas casi escondidas durante décadas. Espacios para las ensoñaciones siempre asociadas a ese horizonte donde el mar toca el cielo, o quizá el cielo baja al mar. Son sitios del litoral coruñés que estuvieron casi escondidos, ocupados por instalaciones militares, y ahora, algunos, han pasado a ser lugares de visita obligada por la espectacularidad de sus vistas. Un libro, Guía de baterías de costa. Provincia de A Coruña [Norte] (Diputación de A Coruña) recupera la historia de estos emplazamientos militares y descubre el potencial turístico de los mismos.

El comandante artillero José Manuel López Hermida, junto con el jefe del servicio de Arquitectura de la Diputación, José Manuel Yáñez, son los autores de la publicación. A ambos les une la pasión por la divulgación del patrimonio y por ello buscan contribuir con este trabajo a la recuperación del pasado militar del golfo Ártabro. Y es que esta guía repasa con precisión cómo ha sido la evolución histórica de la defensa de una costa que va desde Arteixo hasta Estaca de Bares. Lo cuentan sus autores arrancando en el siglo XIII, cuando en este litoral «sufrían frecuentes ataques de franceses y corsarios que asaltaban por sorpresa puertos y buques», y llegando hasta finales del siglo pasado, cuando en Estaca de Bares había una base norteamericana. En este recorrido histórico recuerdan cómo «uno de los puntos más sensibles y codiciados de Galicia era A Coruña, por ser sede de la Administración del Estado», y por ello «el castillo de San Antón fue la primera defensa de costa con que contó su bahía».

Entre los datos y las curiosidades que rescatan está el plano de la iluminación del golfo Ártabro, en el que se habían utilizado proyectores de hasta dos metros de diámetro. Eran unas instalaciones que contaban con un puesto de mando y otro de combate, además de sala de máquinas, y en algunos casos accesos a través de túneles. Restos de estos últimos aún se pueden ver en enclaves como el de Prior Norte, en la costa de Ferrol.