«Llama a otra enfermera, que tú no me entiendes»

Los contratiempos de los profesionales que se abren camino en otros países ante la imposibilidad, a veces, de trabajar en su tierra

Foto de archivo de una concentración de protesta de enfemeros eventuales en el Chuac
Foto de archivo de una concentración de protesta de enfemeros eventuales en el Chuac

A Coruña

Es un caso real. La enfermera se llama Laura: «Cuando empecé a trabajar lo pasé fatal con los pacientes del hospital porque apenas sabía inglés. Aún no me expresaba bien. Me decían: ‘Llama a otra, que tú no me entiendes’. También me lo echaba en cara algún médico. Pero necesitan profesionales. Solo el 20 % de los enfermeros son ingleses. Los demás, extranjeros».

Esta enfermera gallega explicaba hace unos años en las páginas de este periódico el funcionamiento del servicio en el área de Digestivo de un hospital de Londres. Allí empezó a trabajar sin tener apenas idea de inglés y, según entró por la puerta, la pusieron a atender a pacientes a los que la pobre no era capaz ni de entender cuando le pedían algo, así estuviesen pronunciando sus últimas palabras.

Hace unos días conocimos también en La Voz el caso de Naiara, una coruñesa que trabaja en un hospital de Cambridge. Ella se ocupa del reparto de comida a pacientes. Cuando Naiara se puso de parto, su hospital la mandó para casa porque decían que aún estaba «muy verde» a pesar de las contracciones. Pasado un rato, cuando telefoneó con la intención de volver le dijeron que no había médicos para atenderla y la derivaron a otro centro, a tres cuartos de hora. Cuando llegó a ese hospital, el parto estaba tan próximo que no le pudieron poner ni la epidural. Su hija Ellah no nació en el coche de milagro. Y a las siete horas de parir, tal y como marca el protocolo en el Reino Unido, la mandaron a casa, así que si algún día llega otro bebé «nacerá en España», asegura Naiara.

Está claro que si uno se pone a buscar casos sanitarios particulares aparecen situaciones esperpénticas, pero la verdad es que cuanto más en detalle conocemos el funcionamiento de otros países, más apreciamos la sanidad española, que, sinceramente, con todos los desajustes que pueda tener, es extraordinaria. Por la atención, por los medios, por la categoría de sus profesionales y por la gratuidad y universalidad del sistema público. No es probable encontrar en nuestra Seguridad Social una enfermera que no te entienda cuando necesitas atención o una matrona que te mande a casa siete horas después de dar a luz.

Y sin embargo, hay un problema. Un gran problema: nuestro país, con una sanidad puntera, no tiene sitio para muchos de sus profesionales, que terminan buscándose la vida en el extranjero, donde Laura y Naiara trabajan y están satisfechas porque les pagan bien… Sucede también con los arquitectos, los ingenieros, los científicos... Y esta sangría, esta fuga de jóvenes, en el fondo, es el germen de las dificultades de personas como Laura y Naiara en el exterior.

La agonía de una coruñesa de parto en un hospital inglés

Toni Silva
La pequeña Ellah con su madre Naiara

Una matrona la envió a casa cuando estaba a punto de dar a luz, por lo que tuvo que cambiar de hospital

Como en la mayoría de los partos, en el de la imagen también podemos avanzar eso de que «la niña y la madre se encuentran en perfecto estado». La pequeña se llama Ellah. Nació en la madrugada del día 4 de octubre. Y algún día, Naiara, su madre, le contará la agonía que vivió en las últimas horas previas a esa fotografía en un hospital cerca de Cambrigde.

Naiara García, coruñesa del barrio de Los Mallos, lleva dos años en Inglaterra, trabajando en el hospital Addenbrookes en el reparto de comida entre pacientes. Poco pudo imaginar que cuando le tocó a ella ser atendida, se lo hicieran pasar tan mal justo en el momento que Ellah reclamaba salir de su barriga. El día 3 por la mañana, con las contracciones avisando de que se acercaba la hora H, Naiara acudió al hospital, uno de los más grandes de Europa con cerca de 5.000 trabajadores, para, en teoría, regresar a casa como madre.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Llama a otra enfermera, que tú no me entiendes»