Ya no se vende droga en las casas de San José y el Ayuntamiento puede al fin demolerlas

El acoso policial, el encarcelamiento de sus okupas y un incendio terminan por desmantelar el punto de narcotráfico


a coruña / la voz

Una gran redada a finales del año pasado y un pavoroso incendio pocas semanas después pusieron el crespón negro en uno de los puntos de venta de droga más importantes de la ciudad. A día de hoy, ya no se trafica porque no hay nadie ya que trafique. Los que lo hacían están presos o se mudaron a otros barrios y las viviendas están deshechas. Sin techos, sin ventanas y llenas de maleza y basura.

Hace 25 años, las casas de San José, junto a la entrada de la refinería, ya estaban en ruinas y fueron okupadas por distintos clanes de la droga que vieron en ellas un buen lugar para el trapicheo. Pese a que las autoridades de entonces y las que le siguieron después se movieron para expropiarlas, echar a los que las tomaron e intentaron destruirlas para eliminar ese tapón urbanístico y acabar con ese punto negro del narcotráfico en la ciudad, nada se logró.

Desde que las viviendas fueron abandonadas por sus legítimos propietarios, a principios de siglo, pasaron cinco alcaldes por María Pita y todos, sin excepción, intentaron cumplir. Ninguno pudo. Sus legítimos propietarios se habían ido a vivir a otro sitio porque aquello era lo menos parecido a un hogar y habían pactado con el gobierno local de Francisco Vázquez que se procedería a declarar los inmuebles en ruinas para derribarlas. Pero el tiempo pasó, y nada. Fue irse ellos y entrar okupas. Y ahí quedaron sin que nada ni nadie les dijese lo contrario.

Esas viviendas se convirtieron en refugio de traficantes. Ahí se estableció el clan de la Trini después de que fuera expulsado de Penamoa. Y el de la Mora. Hubo decenas de redadas y detenciones. Hubo okupas de fin de semana y otros que allí pasaron años.

El golpe al clan de la Mora y el incendio de su casa puso en bandeja al Ayuntamiento las bases para el derribo. Así, en el pasado mes de mayo, el gobierno local inició el proceso para expropiar las casas.

La junta de gobierno local aprobó de forma inicial el proyecto de expropiación forzosa de los inmuebles abandonados, que, de culminarse, permitirá la obtención de suelo para mejorar la circulación viaria en ese punto estrecho de la avenida.

El expediente promovido por el área de Urbanismo da cuenta de que los propietarios de ocho casas, los números 4, 6, 8, 20, 28, 30, 34 y 36, han mostrado su voluntad de transmitir al Concello los inmuebles para poder alcanzar un acuerdo mutuo, lo cual pondrá fin al proceso expropiatorio siempre que estén conformes con la valoración municipal de los bienes, que se hará por el procedimiento de tasación conjunta. El gobierno local reservó un presupuesto de 157.116 euros para ejecutar el proyecto.

Siete detenidos, dos menores, en una operación antidroga en las viviendas de San José

Caterina Devesa

Los agentes de la Policía Nacional inspecionaron varios vehículos y las viviendas de la zona. Los accesos por la avenida de Finisterre estuvieron cortados en ambos sentidos durante el transcurso del operativo

Al menos siete personas, entre ellas dos menores, han sido detenidas esta mañana por agentes de la Policía Nacional en el transcurso de una operación antidroga llevada a cabo en las viviendas de San José, próximas a la refinería. 

Un amplio despliegue, con seis furgones, dieciocho agentes de la Policía Nacional y varias unidades caninas, estuvieron desde alrededor de las 12.00 horas hasta primera hora de la tarde realizando registros en las casas, tanto en las habitadas como en las que no están ocupadas, y también en las inmediaciones. Durante los registros se incautaron varias armas de fuego.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Ya no se vende droga en las casas de San José y el Ayuntamiento puede al fin demolerlas