Las obras en el colegio Valle Inclán de Perillo dejan sin comedor a 270 niños

La AMPA ha pedido una inspección sanitaria y que la Xunta aporte una solución


Oleiros / la voz

Las obras para ampliar el comedor del colegio Valle Inclán en Perillo (Oleiros) han llegado en el momento más inoportuno. A pesar de que es una demanda histórica de la comunidad escolar y llevan esperando por esta segunda fase del proyecto más de cuatro años, la Consellería de Educación aborda estos trabajos a tan solo unos días de iniciarse el curso escolar, lo que ha obligado a la AMPA, encargada de gestionar las comidas, a cancelar este servicio para un total de 270 alumnos. El presidente de la asociación, Manuel Muñiz, explicó que las obras plantean problemas en materia de seguridad, salubridad e higiene: «Pedimos que se faga unha inspección sanitaria porque seguramente as condicións que deben aplicarse nunha obra en período lectivo non son as mesmas que cando non hai nenos e persoal no centro. De feito, queremos deixar claro que non nos opoñemos á obra, todo o contrario, xa que a ampliación do comedor é moi necesaria, pero ten que facerse nas condicións adecuadas para que os nenos poidan seguir dando clase con normalidade e facendo uso do comedor», dijo.

Posible paralización de obras

Aunque están a la espera de que las autoridades municipales y educativas les orienten en cuanto a posibles soluciones, los padres plantean que se paralicen las obras, se rellene la zona desescombrada y se aplacen para una época no lectiva. «O que temos non é un problema: é un problemón. É que nin sequera contemplaron os danos a terceiros, porque temos contratada unha empresa de cátering e o compromiso cos coidadores, aos que tamén lles afecta esta situación».

Una madre afectada explicaba ayer que las obras tendrían que haberse iniciado en junio y no a finales de agosto: «Es que es inviable acabar la obra en tres días... No tenemos la confirmación oficial, pero el miércoles ya no va a haber comedor. ¿Y qué hago yo ahora? Lo necesito por conciliación familiar, ya que tengo que ir trabajar. Puedo pedir unos días libres, pero no sé durante cuánto tiempo», explica. «Las obras impiden la entrada y salida de los proveedores así como el traslado de las comidas desde la cocina a las mesas, y el comedor nuevo tampoco se puede usar porque la salida de emergencia da a la zona desescombrada. No sé qué solución se puede aportar, pero tal y como está ahora el colegio no es viable el servicio de comedor», indica otra madre.

El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, exigió a la Xunta que busque una solución de forma inmediata: «Que traballen de noite se fai falta, pero non se pode importunar así a actividade do colexio e a vida das familias». Criticó que la Xunta haya abordado unas obras para construir una biblioteca en el colegio de Santa Cruz («onde a directora é concelleira do PP», puntualizó), mientras que en el Valle Inclán se haya esperado a finales de agosto para abordarlas. «É moi grave. O compromiso era empezar a finais do pasado curso», añadió.

Desde la Consellería de Educación aclararon que la segunda fase del comedor fue adjudicada en agosto a Groma Obras S.L., con un plazo de ejecución de dos meses y una inversión de 81.000 euros. «As obras estanse levando a cabo seguindo rigorosamente o plan de obras pactado e acordado coa ANPA do centro que, por outra banda, xa sabía que habería que compatibilizalas ao inicio do curso. Polo tanto, estas obras, que contan con todas as medidas de seguridade establecidas no Plan de Seguridade e Saúde para esta actuación, non interfiren no servizo de comedor escolar do centro que xestiona a ANPA, xa que este servizo se pode seguir prestanto exactamente nas mesmas condicións que estaban o ano pasado», indican.

De hecho, según indican desde la Consellería, «incluso se lles habilitou un acceso específico para alumnado e para o cáterin (tal e como foi acordado no seu momento coa dirección do centro) desde o pórtico, polo que non está en contacto en ningún momento coa zona de obras».

Comentaron que este mismo viernes, la jefatura territorial, los responsables de la obra, y la dirección del centro mantuvieron una reunión con representantes de la AMPA, «na que se lles aclararon todas as dúbidas que podían ter ao respecto desta obra que, insistimos, continúa en marcha con todas as medidas de seguridade establecidas, tal como estaba previsto», incidieron.

Quejas por los menús en el Ría do Burgo

Padres y madres del CEIP Plurilingüe Ría do Burgo, en Culleredo, mostraron su preocupación debido a que la empresa de cátering que asumirá el comedor escolar el nuevo curso será la misma que originó quejas por parte de las familias el año pasado. Los padres indicaron que desde la Consellería de Educación les informaron de que «non se tiña en conta as reclamacións e apreciación das familias á hora de adxudicar o contrato do servizo». En este sentido, lamentaron que la Xunta, a pesar de las reclamaciones presentadas durante los últimos dos años, base su decisión tan solo en criterios económicos «e non se escoite a situación trasladada polas familias». En concreto, fueron unas 90 quejas las que planteaban que la calidad de los menús era ínfima, que los platos en ocasiones llegaban fríos y con raciones escasas, y que la configuración de la dieta no era equilibrada. Los padres también habían reclamado a la Xunta una supervisión real del servicio y una investigación seria por parte de la Consellería de Educación, «non soamente cinguida ao informado pola empresa adxudicataria».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las obras en el colegio Valle Inclán de Perillo dejan sin comedor a 270 niños