500 camiones para desatascar Nostián

La salida de las 12.000 toneladas de rechazos requerirá cuatro meses de trabajo


A Coruña

Los técnicos del Ayuntamiento calculan que será preciso «un total de 500 camións» para sacar las 12.000 toneladas de rechazos que se acumulan en la planta de Nostián. Por supuesto, no está previsto que se presenten en las instalaciones 500 vehículos de golpe. La retirada se ejecutará durante cuatro meses, en los que se sacarán entre 135 y 150 toneladas cada día, de lunes a viernes y en horario diurno.

El trabajo debe empezar pronto. Los rechazos comenzaron a acumularse el pasado 22 de abril, cuando entró en vigor la prohibición dictada por la Xunta de llevar esos materiales -residuos que no es posible reutilizar- al vertedero de Grixoa, en Santiago.

No se ha firmado un contrato con otro vertedero, y la propuesta de la empresa de volver a usar el de Nostián no ha salido adelante -el anterior gobierno local era reticente-. Por lo tanto, desde abril los rechazos se están acumulado en la propia planta. El espacio previsto para almacenaje se llenó antes de que acabase mayo, y desde entonces se emplean también las vías interiores.

Según los informes de los técnicos municipales, cada día -excepto sábados y domingos- se depositan en la planta 80 balas de rechazos inorgánicos que pesan 870 kilos cada una. Además, los restos orgánicos se acumulan a un ritmo de 36 toneladas diarias.

La gestora de la planta, Albada, ha insistido en que la acumulación no repercute en el funcionamiento de la planta, y considera que no hay riesgo ambiental porque los rechazos depositados a la intemperie son inorgánicos y han sido tratados. Pero los informes municipales consideran que la situación es «crítica», los técnicos afirman que hay rechazos acumulados en zonas de pendiente y que podrían producirse derrumbes, que existe el riesgo de incendios, que en la nave donde se acumulan los rechazos orgánicos han proliferado las larvas y que es preciso entrar en ella con equipos de protección ante la dificultad para respirar.

El ultimátum municipal

Ante esos análisis, el gobierno local envió el martes un requerimiento a Albada para que inicie, en un plazo improrrogable de tres días, la retirada de los rechazos. El escrito, además de insistir en que la gestora está incumpliendo cláusulas del contrato, anunciaba que si ese plazo se vulneraba, el propio Ayuntamiento haría ese trabajo y pasaría la factura a la concesionaria.

El ultimátum termina el viernes a última hora de la mañana, todas las partes confían en que la situación estará resuelta antes. Pero incluso si no lo está, los camiones no entrarán en Nostián el mismo viernes. Antes sería preciso elaborar nuevos informes y cerrar la contratación del servicio de retirada. Por lo tanto, si la intervención municipal llega a materializarse, probablemente no lo hará hasta bien entrada la semana que viene.

La retirada del material acumulado deberá compaginarse con la salida de los rechazos que la planta produce día a día. Según los informes técnicos, cada día -excepto sábados y domingos- salen de Nostián 12 camiones compactadores cargados con 18 toneladas de rechazos inorgánicos, y otros seis con capacidad para 24 toneladas de orgánicos. Son en total unas 360 toneladas diarias. En esa cantidad se incluyen los rechazos generados por la basura de los ayuntamientos del Consorcio de As Mariñas. Por suerte, esos residuos, que suponen cerca del 36 % del total, sí están pudiendo salir de Nostián, ya que su destino final es el vertedero de Gestan, en Arteixo, y no el de Grixoa. De hecho, las instalaciones de Gestan son las principales favoritas para hacerse cargo de las 12.000 toneladas de rechazos coruñeses acumulados durante estos cuatro meses en la planta de Nostián.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

500 camiones para desatascar Nostián