Javier Somoza: «En España no se conocía la sustracción parental hasta el caso de Juana Rivas»

Toni Silva A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

MARCOS MÍGUEZ

El presidente de la asociación Niños sin Derechos acaba de asesorar al joven de Arteixo que reclama a su hijo en Alemania. El suyo está en Rusia y su caso es de cine

13 ago 2019 . Actualizado a las 00:39 h.

Un joven de Arteixo acude a la prensa desesperado para denunciar que no ve a su hijo porque su expareja se lo ha llevado a Alemania. Se llama Manuel y el niño Bruno, de 6 años. Entre los lectores de La Voz, el caso despierta especial curiosidad en Javier Somoza (A Coruña, 1961) porque pocos como él saben lo que está sufriendo ese joven padre y, sobre todo, conoce muy bien las vías legales y administrativas que hay que seguir para conseguir que Manuel y Bruno, y otros tantos casos, vuelvan a juntarse. «Mira, este es mi hijo Miguel», dice al mostrar una fotografía de un niño rubio. No lo ve desde septiembre del 2016. Javier preside la Asociación Niños sin Derechos-Colectivo contra la Sustracción Parental.

-¿Cómo ve el caso del niño de Arteixo?

-El común denominador es que lo que mal empieza mal acaba, por eso el primer objetivo en la asociación fue crear protocolos de actuación consensuados con la Administración. Uno de ellos está publicado en la web del Ministerio de Justicia, cómo actuar paso a paso para que todo vaya bien. Y hay un gran desconocimiento de la sustracción parental en España, aquí se comenzó a conocer con el caso de Juana Rivas, antes nada, pero es algo tan importante que en el resto del mundo ya se reunieron en 1980 e hicieron un convenio internacional de La Haya porque todos los años en Europa se secuestran alrededor de unos 18.000 niños de un progenitor, abuelos, tíos...

-¿Tienen contabilizados los casos de España?

-En los últimos ocho años ha habido 2.745 secuestros. Tenemos mucho contacto con el Centro Nacional de Desaparecidos, todos los años hacen una recopilación de los juzgados. El año pasado fueron 320. Y las sustracciones se van acumulando en el tiempo porque son muy difíciles de resolver.