Antón Fernández: «Nuestro gasto nunca ha dejado de crecer y ya supera los 730 millones»

El director de Procesos Asistenciales del área coruñesa afirma que el plan funcional del hospital, sin pronunciarse sobre la ampliación o el cambio de ubicación, ya está en el Sergas


A Coruña / La Voz

Antón Fernández García (A Coruña, 1960) es el director de procesos asistenciales de la Xerencia de Xestión Integrada, es decir, del área sanitaria coruñesa. Trabaja desde hace más de tres décadas en una casa que conoce bien: llegó al Chuac el 1 de enero de 1986 y ya no se fue. Médico de familia y de urgencias de toda la vida, fue uno de los miembros de ese equipo que impulsó una de las señas de identidad del hospital: los trasplantes. Dirigió la oficina de coordinación desde la que A Coruña, y por tanto Galicia, se coló en el podio nacional de recambios vitales antes de ser designado para colaborar en la gestión no solo del día a día de un cada vez más complejo entramado sanitario, sino para anticipar necesidades y diseñar el futuro del cuidado de la salud para 550.000 coruñeses.

-Algo más de 34 millones en cinco años para nueva dotación y espacios en el área sanitaria...

-La inversión es una constante, es un goteo constante y es imposible parar. Primero porque las infraestructuras hay que mejorarlas: crecemos en asistencia, y necesitamos no solo más espacios, sino también más dotación. Además, los equipos se van deteriorando y hay que renovarlos, y después está el tema de la obsolescencia no ya porque el aparato no funcione, sino porque el avance tecnológico en sanidad es tan continuado que aún manteniendo el que tienes, debes intentar incorporar los nuevos equipos si ofrecen ventajas.

-¿Qué hay de los recortes por la crisis?

-Creo que los números desmienten completamente eso. El gasto de nuestra área sanitaria no ha dejado de crecer nunca, ni en los últimos años, y está ya por encima de los 730 millones de euros. En ese crecimiento pesa la innovación y no solo la tecnológica, sino también la farmacológica. La farmacia tiene un peso importantísimo porque hay áreas que están creciendo de manera exponencial, especialmente la farmacia hospitalaria y de forma específica los tratamientos oncológicos y hematológicos. El gasto de nuestra farmacia hospitalaria está ya en 94 millones al año. Si el consumo en las oficinas, por las recetas normales, aumenta un 3 % anualmente, en la hospitalaria supera el 10 %.

-¿Las inversiones realizadas condicionarán la decisión sobre el futuro del hospital?

-La inversión acumulada es un factor a tener en cuenta, pero las decisiones no nos tocan a nosotros. Nosotros lo que hemos hecho es preparar el plan funcional del hospital con los usuarios, los profesionales, las sociedades científicas, asociaciones... y ya está presentado en el Sergas.

-Si la Xunta optar por construir un nuevo hospital en otra ubicación, ¿sería posible aprovechar parte de la última dotación?

-La mayoría de la tecnología está asociada a una instalación, es difícil moverla. Y dependiendo del plazo de ejecución de ese supuesto hospital, mucha de esa tecnología ya estaría amortizada. Hay que valorarlo todo, no es fácil y creo que la dirección no se debe de pronunciar. La decisión no corresponde a la gerencia del hospital.

-¿Qué plazos manejan?

-Nosotros no manejamos ninguno y desde luego no vamos a poner plazos a la Xunta, pero en todo caso nos consta que se está trabajando intensamente.

«El Chuac lleva 46 años aquí. Los coches y pacientes de hoy nada tienen que ver con los de entonces»

-¿Los accesos son el principal escollo de la ubicación actual?

-Dentro de cualquier plan funcional el tema de los accesos es fundamental. Se opte por una alternativa u otra, es indispensable que se haga un estudio. Sería ideal mejorarlos. No sé si es fácil hacerlo o no, pero nos encantaría que fueran mejores. El hospital lleva aquí 46 años y, lógicamente, los coches que había entonces, el número de pacientes... nada tienen que ver con los de ahora.

«Hay que darle cierta relevancia al plan director en marcha y a la atención primaria»

Para Antón Fernández, si la decisión sobre el futuro del Chuac es sin duda relevante, no debe perderse de vista que el actual hospital está permanentemente en obras y pendiente de actuaciones ya proyectadas.

-A su juicio, ¿cuáles han sido las decisiones claves para el funcionamiento del hospital?

-Desde el punto de vista inversor, las realizadas en tecnología, construcción de nueva infraestructura y dotación, como las nuevas Urgencias, del 2014; el servicio de Radiodiagnóstico, en el 2015; el bloque quirúrgico, en el 2017, y la central de esterilización. Pero es que al tiempo se han hecho otras cosas importantes... el hospital de día de Endocrinología, la Unidad de Ictus, el cribado de colon o el hospital de Oncopediatría con la Fundación Jove. Y luego están los proyectos inmediatos.

-¿Por ejemplo?

-La reforma de Urgencias del Materno, que se acabará este año, o la de Psiquiatría en Oza. Tenemos más proyectos y una cosa importante a la que hay que dar cierta relevancia: el plan director antiguo. Estamos en la tercera fase, la 3.1, con la redacción definitiva de los planos, contratada por 400.000 euros, para empezar las obras el año que viene. Todas en el Hospital A Coruña. Será fundamental para sacar provecho a los espacios que quedaron libres de la antigua urgencia y los viejos quirófanos. Todavía no hay presupuesto definido, pero ahí irán los nuevos hospitales de día de Hematología, Oncología, Alergias y uno polivalente, además de una nueva unidad de cuidados intensivos y una zona de hospitalización. Y otra parte muy importante es la atención primaria. A ella se acaban de destinar 835.000 euros para ecógrafos, desfibriladores, mobiliario... y para equipar centros como el nuevo PAC de A Laracha.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Antón Fernández: «Nuestro gasto nunca ha dejado de crecer y ya supera los 730 millones»