La Mala «aguanta» el ritmo de María Pita

Con una espectacular puesta en escena dirigida por cuatro bailarinas y un repaso a su trayectoria de veinte años, la rapera de Jerez encandiló al público coruñés, que coreó sus canciones y volvió a llenar la plaza

M.C.
a coruña / la voz

En uno de los conciertos más esperados por los jóvenes coruñeses, Mala Rodríguez no decepcionó ayer en María Pita y hizo cantar a toda la plaza. Después del ritmo flamenco de Ketama, la artista jerezana llegó con su propia versión mezclada con rap y reguetón. La Mala, ganadora de dos Grammy latinos y dos discos de oro, y considerada una de las grandes referencias del rap español -más si nos referimos a cantantes mujeres-, demostró su talento ante un público entregado.

Tras una sesión del dj Kapi, que empezó a animar la noche, La Mala subió al escenario cuando ya casi daban las once, a los acordes de Gitanas, un tema de homenaje a sus raíces. Más tarde llegó el turno de Yo Marco el Minuto, cantada a coro con el público que llenaba la plaza hasta las escaleras que flanquean el Ayuntamiento. También hubo tiempo para su último single, Aguante, una canción con la que reclama la liberación femenina, una de las ideas que defiende más activamente.

La noche, en la que La Mala repasó su trayectoria desde sus comienzos con canciones como Tengo un trato, del año 2000, acabó por todo lo alto con el tema Contigo, un éxito discográfico que sacó hace un año con el artista británico Stylo G. Sus seguidores presenciaron una espectacular puesta en escena, dominada por el rojo y apoyada sobre cuatro bailarinas.

El ritmo no se detiene en María Pita. Hoy, desde las 22.30 horas, la encargada de subirse al escenario será Susana Seivane. Mañana le tocará a Tequila, también a las 22.30 horas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La Mala «aguanta» el ritmo de María Pita