Un año sin coches... y sin nada más

La Ciudad Vieja no despega tras doce meses desde el cierre de sus calles al tráfico

Carmen G. Mariñas
A Coruña / La Voz

La afluencia mejora algo durante los fines de semana, si hace sol, y ahora en vacaciones estivales se ven más turistas. Pero lo cierto es que los días de diario las calles de la Ciudad Vieja presentan un aspecto monacal. Se cumple un año de la peatonalización de la zona. Los coches han desaparecido, en su mayoría, del casco histórico, dejando a la vista espacios hasta entonces destinados a aparcamiento. Pocos critican la desaparición del tráfico, todo lo contrario, pero en la Ciudad Vieja tienen la sensación clara de que falta algo. O mucho. «Aquí no hay nada, tengo que salir fuera para hacer la compra», cuenta una vecina de la calle Tabernas que, operada de la cadera, se queja también de los problemas que tiene para que sus familiares puedan entrar a recogerla en coche. «Así está más bonita», dice otra, de 90 años y nacida en la calle Sinagoga.

Los coches se fueron el 28 de junio del 2018. Desde entonces solo los residentes pueden entrar allí y estacionar como máximo media hora para dejar y coger paquetes y personas. Lo que no existe es ningún control policial que acredite que eso se cumple. De hecho, hay vehículos estacionados -también sin tarjeta de residentes- que pasan con mucho de ese tiempo.

«Esto da para lo que da», resume Adolfo López, presidente de los comerciantes, el efecto de la peatonalización. Sacar los coches iba a ser, recuerda por su parte Pedro Roque, presidente de la asociación vecinal, una de las patas del plan de revitalización de la Ciudad Vieja. «Los espacios ganan otra dimensión visual, pero hay más patas que tocar», dice.

Esas otras patas son mejoras largamente demandadas. Los jardines, desde San Carlos hasta Azcárraga, están en mal estado y las calles necesitan obras urgentes, sobre todo algunas de ellas que las tienen prometidas.

Había trabajos por hacer en la calle Damas, el Rosario, Cortaduría y el entorno de la Luis Seoane. La más avanzada, sobre el papel, es la de Damas, con algo más de 1,5 millones de euros de presupuesto con un proyecto que dejó el anterior gobierno local. Lo cierto es que las obras no se llegaron a contratar y la vía sigue en el mal estado en el que estaba.

El Rosario, en el que iba a desaparecer la acera dejando plataforma única, sigue con ella y el resto de los espacios están como estaban.

En el caso de los parques la Marea llegó a publicitar cambios importantes en ellos y una reforma integral de San Carlos. El histórico parque sigue como estaba, con la vegetación en mal estado. Casi desaparecida está en los parterres de Azcárraga.

Los comerciantes, se queja Adolfo López, ven como llegar hasta la Ciudad Vieja sigue siendo un problema, que se incrementa si encima el visitante y potencial cliente tiene que aparcar. «Tenemos la esperanza de que el nuevo gobierno municipal entre en la Ciudad Vieja y arregle esto», dice, y recuerda que allí siguen faltando servicios esenciales para particulares y empresas, como las conexiones de gas natural y de fibra para Internet. En la Ciudad Vieja sigue pasando, porque no hay mucha alternativa, el camión con las bombonas. «Al nuevo gobierno le queda todo por hacer», concluye.

A Coruña «Central»

José R. Soraluce
Ciudad Vieja
Ciudad Vieja

¿Sí o no a la prohibición de los vehículos rodados en las ciudades?

El automóvil no ha sido siempre el enemigo de la humanidad o el principal causante del cambio climático. Hay dos ciudades Patrimonio de la Humanidad que responden a los dos modelos más contradictorios de cascos históricos. Brasilia es una ciudad contemporánea creada a medida del tráfico, donde es casi imposible ir andando a algún sitio. La contraria es Venecia, donde no es posible ni circular en bicicleta.

Entre ambos casos, la situación de los cascos históricos es muy variada. Lo que hoy se espera de un casco histórico es un remanso de paz sin tráfico, disfrute de espacios monumentales, jardines veteranos y arquitecturas rehabilitadas. La delimitación de algunos de ellos, que surgió para proteger su patrimonio, ha dado paso a secuelas no previstas, como la invasión de estacionamiento y tráfico, el abandono de la población residente y la ruina de su arquitectura más modesta. Tampoco hay que confundir la Ciudad Histórica con Casco Histórico.

Seguir leyendo

«No sabemos qué pasará con todos los proyectos de rehabilitación de calles y jardines que dejó el anterior gobierno local», apunta Pedro Roque. La intención es mantenerlos, pero por el momento un PSOE en minoría y pendiente de la organización municipal todavía no se ha puesto manos a la obra con el casco histórico.

«La valoración de la Ciudad Vieja sin coches es buena, pero hay que hacer de este lugar un espacio cómodo para vivir», dice Pedro Roque, quien considera que no ha habido avances desde octubre del año pasado y pide al gobierno local que lo antes posible se pronuncie en público sobre sus planes para el casco histórico. Con las inversiones paradas, lo que tienen claro los residentes es que ha pasado un año sin coches, pero también sin nada más para mejorar la zona.

«Que nadie se preocupe, no vamos a parar los proyectos en marcha»

E. Eiroa

Considera necesario redactar un plan director para revitalizar el casco histórico en todos los ámbitos

Juan Manuel Díaz Villoslada (Ourense, 1965) acaba de aterrizar en una de las concejalías más potentes de las creadas hasta ahora en A Coruña. De hecho, lleva tres en una, porque se hace cargo de Urbanismo, Infraestruturas, Mobilidade e Vivenda. En su ámbito cae de lleno la Ciudad Vieja por todos esos aspectos: necesita un plan urbanístico completo, rehabilitación de vivienda y mejoras en la movilidad. Hasta ahora la Marea había presentado unos planes de actuaciones que no llegaron a concretarse y Villoslada los repasa y cuenta los planes del actual gobierno local para la zona noble de la ciudad.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Un año sin coches... y sin nada más