El BNG se abre a un acuerdo marco con el PSOE aunque no entre en el gobierno

Los socialistas buscan también una entente con la Marea aunque no haya coalición


A Coruña

El PSOE tratará de alcanzar acuerdos programáticos con la Marea y el BNG para garantizar la estabilidad del gobierno local, incluso aunque esas formaciones no entren en una coalición. Esa posibilidad ya fue descartada este martes por la asamblea del Bloque, que sí se mostró favorable a facilitar la gobernabilidad, por lo que su postura podría ser compatible con la propuesta socialista.

El día transcurrió entre reuniones, las primeras oficiales después de semana y media de contactos informales. Por la mañana, la futura alcaldesa, Inés Rey, se entrevistó en María Pita con el regidor saliente, Xulio Ferreiro, para empezar a tratar el traspaso de poderes. A las 13 horas, el equipo negociador del PSOE, compuesto por los números 2 y 4 de la lista, José Manuel Lage Tuñas y Juan Díaz Villoslada, y por el profesor de Derecho Constitucional Santiago Roura, se entrevistó en el hotel Atlántico con el de la Marea, formado por los ediles Silvia Cameán y Alberto Lema, y por Verónica Campos, asesora del área de Medio Ambiente. La reunión duró media hora.

Por la tarde, los socialistas se reunieron con los representantes del BNG, la concejala Avia Veira, su predecesora María Xosé Bravo, la número 3 de la lista, Mercedes Queixas, y el portavoz del consello local, Manel Méndez. Fue más larga y tuvo lugar en el Ayuntamiento. Al terminar ese encuentro, los nacionalistas partieron para su asamblea.

En las filas de la Marea no estuvo el número 7, Iago Martínez, al que Ferreiro destacó en su despedida, ni el edil con más peso del anterior gobierno, Xiao Varela. A la espera de que la Marea elija portavoz, sus ausencias les sitúan en el mismo plano que Inés Rey y Francisco Jorquera, números uno del PSOE y el BNG, que probablemente solo participen en la fase final de la negociación.

Las dos reuniones finalizaron con la idea de seguir avanzando en las conversaciones. Para ello se redactarán documentos base que posibiliten llegar a acuerdos programáticos. A continuación se verá cómo es posible llevar a la práctica esos acuerdos. Las opciones que se barajan son la negociación de acuerdos anuales, la firma de un «acuerdo de legislatura» que afecte a varios asuntos, o un gobierno de coalición.

Esa posibilidad ha sido rechazada por los nacionalistas y, aunque no está descartado, parece difícil que se llegue a una coalición entre PSOE y Marea, dado que los primeros llegan a la alcaldía y los segundos acaban de perderla.

Un tiempo nuevo

Por parte de la Marea Atlántica, Alberto Lema, insistió en la necesidad de que en el nuevo mandato no se retroceda en «avances» logrados por el anterior gobierno en asuntos como el futuro de la fachada marítima, los servicios sociales o el combate contra la especulación urbanística.

El socialista José Manuel Lage Tuñas subrayó que su partido quiere mantener el diálogo de forma «serena, tranquila e abrindo un novo tempo onde non debe haber ningún tipo de sectarismo, senón unha relación cordial con todas as forzas políticas».

Ese fue uno de los principales mensajes del PSOE, que ha decidido dar «prioridad» a los acuerdos con el bloque de izquierdas, formado por la Marea y el BNG, pero que descarta el establecimiento de «cordones sanitarios» contra los demás partidos con representación en el pleno, PP y Ciudadanos, con los que también tiene previsto abrir vías de diálogo en este mandato.

La nueva alcaldesa será elegida a las seis de la tarde del sábado, un horario atípico en Galicia

La sesión del pleno en la que los concejales tomarán posesión de su acta e Inés Rey será elegida alcaldesa de A Coruña comenzará en el palacio de María Pita a las seis de la tarde de este sábado.

La hora es atípica con respecto a la historia reciente del Ayuntamiento, y también al conjunto de los municipios de Galicia.

Hasta la fecha, todas las sesiones de investidura se habían celebrado por la mañana. Pero esta vez será por la tarde, ya que el salón de plenos y otras estancias de la planta noble estarán ocupadas por la celebración de bodas.

Esas estancias no se reservaron y las citadas ceremonias nupciales no terminarán hasta las 13.30 -suponiendo que no haya retrasos-, por lo que se ha optado por trasladar la investidura a la tarde.

Algún tipo de olvido

La fecha de la sesión de investidura está marcada en la ley, por lo que se conoce desde hace años. Sin embargo, según fuentes de la plantilla municipal, se produjo algún tipo de «olvido» a la hora de reservar las estancias para la mañana del sábado, de ahí que se programasen las cuatro bodas.

Esas circunstancias causaron sorpresa en el PSOE, cuya candidata Inés Rey se convertirá en la primera alcaldesa electa de la ciudad, y también en la primera que es investida por la tarde. De hecho, la sesión tendrá lugar solo unas horas antes de que arranque el Deportivo-Málaga, en el que el equipo local se juega el ascenso.

Tomar posesión, y a casar

Desde el gobierno local saliente, responsable de la gestión del Ayuntamiento hasta que tome posesión la nueva corporación, señalaron que «no caso de que algunha formación tivese amosado especial interese na celebración do pleno en horario de mañá, podería terse barallado o traslado das cerimonias á planta baixa do Pazo de María Pita».

Recordaron que en el 2015 algunas de las nupcias del día, celebradas justo después de la investidura, fueron oficiadas por el concejal José Manuel Sande, que acababa de tomar posesión.

Desde el ejecutivo local añadieron además que «o criterio do actual alcalde [Xulio Ferreiro] sempre foi o de dar prioridade ás vodas sobre calquera outro evento que tivese lugar no pazo municipal, e este foi o criterio que se seguiu á hora de propoñer á celebración da investidura en sesión de tarde. En todo caso, é perfectamente posible que este criterio sexa modificado por quen corresponda».

Análisis | La posibilidad de un pacto antes de la investidura se diluye

Salvo sorpresa, el sábado, después de la sesión de investidura, Inés Rey solo delegará competencias en ocho concejales, los que formarán con ella el grupo municipal socialista. La posibilidad de que se alcance un acuerdo para formar un ejecutivo de coalición antes de esa sesión es remota. El candidato más probable a cogobernar con los socialistas era el BNG, pero ha preferido quedarse fuera. El otro candidato es la Marea Atlántica, pero la continuidad en el ejecutivo de un partido que no ha logrado mantener la alcaldía sería atípica. Además, las difíciles relaciones con el PSOE, al que en el anterior mandato vetaron no ya para gobernar, sino para gestionar algunos programas municipales, hacen difícil que se llegue a un acuerdo, y casi imposible que se firme en cuatro días.

Si se mantiene el escenario actual, A Coruña amanecerá el lunes con el gobierno local más pequeño desde el año 1983, cuando Francisco Vázquez obtuvo su primera mayoría absoluta. La situación de los socialistas en el pleno será similar a la que atravesó la Marea Atlántica en el anterior mandato, cuando marcó el precedente de gobierno más pequeño desde 1983, con diez concejales.

Por el momento poco se sabe sobre cómo se configurará el ejecutivo socialista de nueve ediles, ya que cualquier decisión organizativa dependía de la posibilidad de formar un cogobierno.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

El BNG se abre a un acuerdo marco con el PSOE aunque no entre en el gobierno