Parada técnica en Repsol, llega el estrés

Cientos de operarios se suman a la compleja obra en la refinería petrolera, donde la seguridad es la guía que lo marca todo


A Coruña

Habría que buscar otro término para referirse a la parada técnica de la refinería. Porque aquí, parar precisamente no se para. Son 45 días en los que los empleados meten una marcha más e incluso llegan refuerzos de decenas de empresas. El ajetreo es mayor. En el amplio recinto se levantan vestuarios y comedores portátiles para dar servicio a los nuevos, se diseñan mil plazas más de aparcamiento.

Para entenderlo en cifras: si la media habitual es de 650 empleados más unos 300 de firmas auxiliares, durante la parada técnica desembarcan técnicos de Repsol de otras refinerías y trabajadores auxiliares hasta sumar 1.200 personas al día. «Y hay jornadas con hasta 1.500», señalan fuentes de la compañía.

¿Pero en qué consiste la parada? En una revisión y puesta a punto de una parte importante de la refinería. Se hacen así, por zonas para que otras sigan operando con normalidad. Ahora nos encontramos en la zona cuatro, que está conformada por 19 unidades en la que la operación estrella es la revisión de la antorcha (hay dos en total). El fuste tiene una altura de algo más de cien metros, y este año se ha cambiado el sistema de revisión. Ya no hay grúas sosteniendo operarios. Directamente han llevado la antorcha al suelo tras fragmentarla. «Ganamos en seguridad, así es menos peligroso», explica Loreto Diz, quien dirige la operación de la antorcha. «Cuando para la antorcha, paran el resto de las unidades», añade, antes de recordar que esa llama visible en la cumbre es el resultado de la conversión de gases tóxicos en vapor de agua, evitando así dañar el medioambiente. «La gente se alarma cuando ve una gran llamarada, pero precisamente es otro elemento de seguridad, tenemos un sello hidráulico que impide que la llama retroceda».

La seguridad es el mantra supremo en este recinto. Siempre. Pero ahora más. En las puertas de acceso del miércoles 15 de mayo un cartel recuerda a los empleados que llevan 65 días consecutivos sin accidentes con baja, y que el récord está en 461.

«El primer criterio para valorar el éxito de la parada técnica es cero accidentes«. Lo dice Manuel Míguez, coordinador de toda la operación. Si la parada dura 45 días (finalizará en la primera quincena de junio) él lleva más de un año de preparación. Coordinar una operación de 60 millones de euros, con una media de 1.200 empleados al día y 407.000 horas de trabajo requiere mucha antelación. «Si además cumplimos los plazos y conseguimos un resultado de calidad y con los costes previstos entonces podemos decir que la parada técnica ha tenido éxito», dice Míguez.

«Párate un momento y mira...». No lo dice nadie. Es el cartel del espejo del baño que dibuja un marco en quien se mira. «Si quieres que los tuyos sigan viendo esta imagen, trabaja siempre seguro», reza la línea inferior.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Parada técnica en Repsol, llega el estrés