Urbanismo inicia obras en la Comandancia sin permiso de Patrimonio

El mismo día que la Xunta autorizó el trazado el gobierno local intentó cambiarlo


A Coruña

Durante la tarde del pasado miércoles, día 8, un arqueólogo de Patrimonio se trasladó a la Comandancia de Obras, donde el Ayuntamiento había iniciado unas obras que todavía no contaban con permiso de ese departamento de la Xunta. Por ese motivo, el técnico ordenó paralizar los trabajos, explicaron fuentes del Ejecutivo autonómico, aunque el Ayuntamiento lo niega.

Las obras pretendían construir una nueva canalización del saneamiento de las antiguas instalaciones militares. El recinto está siendo rehabilitado por el Ayuntamiento con fondos del Ministerio de Fomento, que aporta cerca de un millón de euros. El plan del gobierno local es convertir los inmuebles, una vez recuperados, en un centro juvenil que será administrado en un principio por el Ayuntamiento, aunque el compromiso inicial era que fuese un espacio autogestionado.

Las obras para construir la canalización se interrumpieron el pasado 20 de febrero, cuando los trabajadores descubrieron vestigios de las murallas del siglo XVIII. De acuerdo al interés arqueológico y la relevancia patrimonial de los restos del sistema defensivo, los técnicos municipales emitieron a mediados de abril distintos informes en los que se proponían soluciones de trazado para ejecutar la obra de forma reversible y sin dañar los restos.

Esos documentos fueron analizados por Patrimonio, que en poco más de dos semanas envió una resolución al Ayuntamiento en la que autorizaba la continuación de las obras, siempre que se guardasen algunas cautelas para garantizar la protección de los citados restos de la muralla. Ese informe había sido completado el pasado día 7, el martes, y fue remitido al Ayuntamiento.

Pero ese mismo día, desde el servicio de Rehabilitación e Vivenda del Ayuntamiento se emitió un escrito que indicaba que la dirección técnica de la obra, de acuerdo con el servicio de Infraestruturas y la empresa constructora, habían decidido ejecutar un nuevo trazado para conectar los edificios con la red de saneamiento. Ese nuevo trazado se alejaría de la zona en la que están situados los restos arqueológicos, lo que evitaría que corriesen riesgos durante las obras.

Una obra «de motu proprio»

Según el gobierno local, el Ayuntamiento inició el día 8 «de motu proprio» una cata «para determinar se era viable levar o trazado por outra zona». Según dijeron, esos trabajos se desarrollaron «baixo a supervisión, tanto do arqueólogo municipal como do arqueólogo autorizado pola Xunta». Las obras arrancaron sin permisos previos: «Simultaneamente a facer a cata, o Concello enviou a documentacion para, no de caso de ser viable, poder executar a obra no momento de recibir autorización».

Sin embargo, según las mismas fuentes, esas pruebas determinaron «que non era factible» la segunda propuesta de trazado «polas dificultades que presentaba o terreo», por lo que finalmente el Ayuntamiento «optou por desistir desa segunda posibilidade e acollerse ao seu proxecto inicial, xa aprobado pola Xunta» el día 7.

Sobre la paralización de las obras el día 8 siguiendo instrucciones del arqueólogo de Patrimonio, el gobierno local señaló que entienden que la paralización se refiere a la cata antes mencionada, pero insistieron en que «foi suspendida polo Concello por iniciativa propia e non por unha orde da Xunta».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Urbanismo inicia obras en la Comandancia sin permiso de Patrimonio