Laura Rodríguez Herrera: «Vi el filón de los libros de blogueras y entonces se lo propuse a Lovely Pepa»

Sin renunciar a su vocación gallega, Hércules de Ediciones quiere abrirse a nuevos mercados, explica su directora


A CORUÑA / LA VOZ

Jer-kiu-lis. Así se pronuncia Hércules en inglés. Lo sabe bien Laura Rodríguez Herrera (Bilbao, 1976) que, durante un tiempo, se dedicó a difundir el Proyecto Galicia por las Universidades más prestigiosas de Estados Unidos: Harvard, Princeton… Tras 12 años en Madrid y Filadelfia, dedicada a comprar equipos para parques eólicos y acostumbrada a negociar contratos millonarios, finalmente se enganchó a la industria de los libros. Laura, que lleva tatuado en la muñeca a su adorado Prince, reconoció al fin que ella «es más de cuentos que de cuentas», como decía Gloria Fuertes.

-Las transiciones en la empresa familiar pueden ser tranquilas o caóticas. ¿Cómo es la suya?

-A mí no me han regalado nada.

Fue un proceso paulatino. Llevo casi diez años aquí. Mi padre ha entendido que no soy la mano que ejecuta lo que él piensa.

-Al principio no era así.

-Él sabe muchísimo más que yo y le consulto los temas importantes, pero el día a día de qué se publica, cómo se negocia y cómo se contrata lo llevo yo.

-¿Cómo la acogió la plantilla?

-Somos dos generaciones totalmente diferentes. A mi padre lo tratan de usted y a mí me llaman por el nombre de pila, porque me parece más normal.

-¿Se debatió entre continuar con el legado de su padre o escoger su propio camino?

-Hoy por hoy, el Proyecto Galicia o la Gran Obra de los Caminos de Santiago tienen un peso más importante en el porcentaje de facturación. No voy a renunciar a todo lo que se ha hecho y, además, es que es un orgullo para mí tener ese legado.

-¿Pero usted qué quiere hacer?

-Quiero conseguir nuevos lectores, llegar a otros públicos. Me estoy centrando en literatura infantil y juvenil, en otras colecciones para adultos y en publicaciones más formativas o de investigación, como Bibliodidáctica.

-¿Su mayor descubrimiento?

-El libro que le propuse a la bloguera Lovely Pepa en el 2013, porque fue el primero de ese tipo. Vi el filón cuando las grandes editoriales aún no lo habían visto.

-Una Lovely mina de oro.

-Lo vendimos muchísimo. Aunque ella luego se fue con Planeta.

-Es una de las pocas mujeres editoras que hay en Galicia. ¿Cree que nosotras lo tenemos más difícil por ser mujeres?

-Sí, es mucho más difícil para una mujer, sobre todo si es joven.

-¿Nos faltan referentes?

-Las mujeres que están en puestos directivos todavía son pocas y, cuando llega una como yo, con 38 años, la ven como a una niña.

A veces pienso cómo sería si fuera un hombre.

-¿Y cómo sería?

-Tengo claro que me habría ido mucho mejor.

Origen: Creció en una casa llena de libros, pero nunca pensó que acabaría dirigiendo Hércules de Ediciones, el sello que fundó su padre en 1985.

Universidad: Estudiante de trayectoria brillante, durante 12 años recorrió un camino de éxito en el campo de la energía eólica.

«No quiero saber nada del ‘e-book’, ya estamos bastante tiempo con las pantallas»

Laura Rodríguez Herrera era solo una niña cuando en el colegio le pidieron que hiciese una lista de los libros que tenía en casa. Al día siguiente, la mayoría de sus compañeros se presentaron en clase con un papel. Ella llevó hojas y hojas con infinidad de títulos como Atrápame si puedes, de Michael Rosen. Ese se lo llevó consigo la primera vez que fue a Riazor. Tenía siete años.

-¿Cuanto más lees, más quieres leer?

-Sí. Leer es un hábito que se educa y, por eso, es fundamental el papel que jugamos los mediadores, los profesores, los padres...

-¿Usted cuándo lee?

-En la cama antes de dormir. Y me encanta leer en el tren.

-¿Le gusta el olor de los libros?

-Mucho. Me gustan los libros como objeto. Adoro las bibliotecas, pero yo quiero tener mis propios libros. Y los coloco y los ordeno y los miro y los escojo... [sonríe] Solo leo libros en papel.

-Así que, si le regalo un «e-book», ¿me lo tira a la cara?

-No quiero saber nada del e-book. Ya estamos bastante tiempo con las pantallas. Todo el día.

-¿Busca el autógrafo?

-No soy mitómana, pero sí tengo algunos firmados.

-¿Todo editor tiene alma de escritor?

-No necesariamente. En mi caso, no.

-¿Qué libro rechazó que fuera un error?

-No lo he visto por ahí con demasiado éxito.

-¿Cuál es el que más ha vendido?

-Galicia, esa desconocida, de Río Barja. Vamos por la undécima edición.

-Recomiéndeme uno.

-El mundo en que viví, de Ilse Losa. Es el relato sobre el aprendizaje de una niña judía. Lo leí y supe que tenía que editarlo.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
1 votos
Comentarios

Laura Rodríguez Herrera: «Vi el filón de los libros de blogueras y entonces se lo propuse a Lovely Pepa»