El Ayuntamiento exige a Repsol un pago ya hecho para darle la licencia del poliducto

La firma abonó 17.000 euros el 7 de febrero, pero el consistorio dice que para obtener el permiso le falta hacer ese ingreso


A Coruña / La Voz

Para que Repsol pueda comenzar la obra del nuevo poliducto que conectará Langosteira con la refinería -y que permitirá dejar casi en la mitad los usos del actual, que pasa bajo la ciudad- solo faltan dos permisos: uno lo tiene que dar Augas de Galicia por la afección del plan en el término municipal de Arteixo. En A Coruña lo único que resta es la licencia municipal. Con ese documento la compañía podría comenzar la obra en A Coruña cuando considerase.

Sin embargo, el proyecto ha encontrado un nuevo escollo burocrático en el Ayuntamiento coruñés. El consistorio asegura que lo único que falta para que Repsol obtenga su licencia es que la empresa abone la fianza que se exige en todos los permisos. Así le fue requerido por escrito, indican desde el Ayuntamiento, el pasado 2 de febrero. En marzo, explican, seguían esperando por ese pago.

Sin embargo, desde Repsol aclaran que abonaron los 17.000 euros requeridos el 7 de febrero, es decir, hace mes y medio, sin que desde entonces les hayan comunicado nada. Es decir, que esa licencia para quitar el crudo de la ciudad acumula mes y medio de retraso a la espera de un trámite que ya está cumplido. La Voz preguntó este jueves al Ayuntamiento por esa circunstancia, pero no obtuvo respuesta.

La tramitación de las obras de la multinacional fue lenta e impidió que se cumplieran los plazos establecidos en el 2013, según los cuales todas esas obras deberían haberse rematado en abril del año pasado.

El proyecto tuvo que obtener el visto bueno de Medio Ambiente, algo que requirió informes de diversas Administraciones. Finalmente finalizó esa fase y avanzó en los permisos. Ya los tiene para actuar en el propio puerto exterior, donde la empresa tiene en marcha las actuaciones previas necesarias para construir allí su pantalán de uso exclusivo. Lo que quedan son trámites mínimos para el poliducto, que pasa por dos términos municipales, el de A Coruña y el de Arteixo. Este último Ayuntamiento ya concedió la licencia a la petrolera.

La construcción del poliducto es la parte más costosa de la mudanza parcial de Repsol al puerto exterior. La firma estima que construir los 3,8 kilómetros de canalizaciones subterráneas costará cerca de 80 millones de euros, entre la obra civil y las expropiaciones necesarias. Para estas expropiaciones también está terminado el expediente tras la declaración de utilidad pública del proyecto. 

Primera fase

El plan supondrá la construcción en paralelo de 11 tuberías. Todas ellas servirán para sustituir las 14 que actualmente conectan el puerto de San Diego con la refinería bajo la ciudad. Con todo, no todas esas canalizaciones entrarán en servicio al mismo tiempo. Lo pactado entre el Puerto y la empresa es que en la primera fase se vayan de San Diego el 40 % de los tráficos de graneles líquidos que actualmente mueve la empresa, unos tres millones de toneladas al año. El resto de los conductos quedarían preparados para cuando Repsol se vaya definitivamente de los muelles interiores.

En un primer momento, con el nuevo poliducto listo, el crudo empezaría a fluir por allí, lo que supondrá la eliminación de los grandes petroleros que lo transportan de la ría.

El cambio parcial de la empresa costará cerca de 125 millones de euros

La marcha de parte de la actividad de Repsol a Langosteira, pactada en octubre del 2013, supondrá una inversión para la compañía de 125 millones de euros. La Autoridad Portuaria, como parte de ese acuerdo, compensará a la firma con 25 millones de euros, que no abonaría directamente, sino con rebajas en las tarifas que le cobra a su principal cliente. La obra se divide en tres partes, las actuaciones a desarrollar en la refinería para conectar las tuberías (10 millones de euros), la construcción del poliducto (80 millones de euros) y el pantalán del puerto exterior. Este último estaba presupuestado en 36 millones, pero finalmente se adjudicó a Sacyr por 25,4 millones, a los que habría que sumar otras inversiones en la parcela donde tiene la concesión la empresa.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Ayuntamiento exige a Repsol un pago ya hecho para darle la licencia del poliducto