a coruña / La Voz

El invierno se despidió este miércoles de manera oficial a las 22.58 horas; sin embargo, los coruñeses todavía no han podido desprenderse de sus ropas de abrigo, ya que en esta ocasión, el cambio de estación se quedó en una simple cuestión astronómica que no trae aparejado un ascenso significativo en los termómetros. «Neste primeiro día de primavera non haberá ningún cambio no meteorolóxico. A influencia do anticiclón que hai sobre Galicia traerá consigo días secos e aínda algo fríos, sobre todo no norte por culpa do vento do nordés», explica María Souto, desde Meteogalicia.

Y efectivamente, eso es lo que se puede ver cuando uno pasea por la ciudad. Las margaritas, tanto blancas como amarillas, son las primeras flores que han conseguido teñir de un color diferente al verde tanto el parque de Vioño como el entorno de la Torre. En los árboles, sin embargo, apenas se aprecia un esbozo de la primavera. Las ramas todavía secas, las hojas verdes en los árboles y, salvo alguna excepción reventona, los brotes cerrados y sin visos de querer germinar en los próximos días son la tónica general, salvo algún que otro almendro que se ha adelantado al resto de ejemplares por la zona de Monelos.

Por el momento aún resulta complicado encontrar gran presencia de árboles en flor por los jardines y parques que hay repartidos por la ciudad, una muestra innegable de que la primavera ya ha hecho acto de presencia. Todo apunta a que a partir de mañana «vaise notar un ambiente máis agradable, xa que o vento do nordés remitirá e incluso pode que xa non chova máis no que resta de mes», comentan desde el organismo meteorológico. Así que por el momento, primavera sí, pero muy tranquila.

Rumbo a los 20 grados

La predicción meteorológica para los próximos días anuncia cielos despejados o poco nublados, con temperaturas normales para esta época del año, aunque las mínimas sufrirán descensos moderados, y las máximas, ligeros ascensos, que serán más significativos con el paso de los días, superando incluso los 20 grados a partir del fin de semana.

Entre los efectos de la nueva estación está el hecho de que las horas del día ya superan a las de la noche. En A Coruña, ayer la luz ganó a la oscuridad por cinco minutos, puesto que el sol salió a las 7.38 y se ocultó a las 19.44 horas, una situación que irá en aumento con el paso de los días. La nueva estación entró el mismo día que el año pasado, el 20 de marzo, aunque, unas cinco horas más tarde, puesto que en el 2018 lo había hecho a las 17.15 horas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La primavera tiñe de color los parques a pesar del frío