Afectados por la ampliación de A Pasaxe dejan de buscar locales alternativos

Dudan de que el proyecto se vaya a ejecutar en las próximas décadas


Oleiros

Los cinco propietarios del edificio de oficinas y locales comerciales que tendría que ser derribado para poder acometer la ampliación del puente de A Pasaxe están «tranquilos». «Muy tranquilos», confirman. Explican que ninguno ha recibido notificación oficial alguna relacionada con el proyecto o las expropiaciones necesarias e, incluso, dudan de que se vaya a ejecutar la ampliación. Al menos, a corto o medio plazo. Esta falta de noticias ha hecho que los dueños y los arrendatarios desistan en su búsqueda de locales alternativos para planificar un posible traslado de sus negocios.

En este sentido, Julio Picallo, gerente de Copigal, confirmó que hace dos años había iniciado la búsqueda de oficinas alternativas, «pero hemos abandonado esa tarea. Tarde o temprano harán la ampliación del puente, al igual que la de Alfonso Molina, pero yo creo que esa obra ni siquiera nos coincidirá con la jubilación», comenta con desconfianza. «Todos los trámites se están realizando con mucha lentitud. De hecho, parece que ahora está todo parado. Todavía no hay dinero pero, además, yo creo que ni siquiera el Ministerio de Fomento lo tiene claro», indica.

Marcial Mosquera es arquitecto y tiene su estudio en uno de los dos bloques que conforman el edificio afectado. Concretamente, en el que está más separado del puente de A Pasaxe. Él también explica que ningún propietario tiene noticias del proyecto y que todos los trámites (aprobaciones, exposiciones públicas, expropiaciones, valoraciones y pruebas periciales...) harán que el proceso se alargue durante mucho tiempo. «No hay nada que provenga de un organismo superior que indique que se van a hacer las obras». En este sentido, tanto Picallo como Mosquera creen que el más interesado y el que más presiona para que se ejecute el proyecto de ampliación es el alcalde de  Oleiros, Ángel García Seoane. De hecho, en respuesta a una pregunta de la oposición, el regidor aseguró en el último pleno municipal que el conocido como edificio de Copigal tendrá que ser derribado. También anunció que el próximo día 11 tendrá una reunión con los responsables de la Demarcación de Carreteras del Estado, dependiente del Ministerio de Fomento, para conocer los avances que se han realizado en el proyecto de ampliación. «Nadie nos da plazos para la ejecución de la obra. Pero supongo que tendrán que avisarnos con un mínimo de antelación. Lo cierto es que no sabemos si podremos continuar aquí por un plazo de seis meses, dos años o diez años», explica también David Portela, gerente del establecimiento H y C Sofás, que ocupa la planta baja de una parte del inmueble.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Afectados por la ampliación de A Pasaxe dejan de buscar locales alternativos