La vías del gobierno local de A Coruña para poner en marcha las inversiones tras el rechazo a los presupuestos

La Marea amaga con solicitar el crédito para inversiones que el Ayuntamiento pide todos los ejercicios


A Coruña

El alcalde, Xulio Ferreiro, pidió este lunes a los ciudadanos que «non se preocupen», porque a pesar del rechazo de los presupuestos su gobierno «está traballando» para buscar «recursos» con los que financiar obras e inversiones. El regidor aseguró que «se nos obrigan a buscalos fóra, buscarémolos fóra», en referencia a la posibilidad de solicitar un crédito bancario. «Utilizaremos todas as posibilidades» aseguró.

Las palabras del alcalde encajan con la estrategia de su partido de responsabilizar a la oposición de una supuesta merma de los fondos municipales por haber rechazado los presupuestos. Las críticas en esa línea ya fueron lanzadas en el pleno por la responsable del área de Facenda, María Eugenia Vieito. 

Fondos municipales

Ingresos garantizados. Que se aprueben o no los presupuestos no influye directamente en los ingresos municipales, recuerdan desde la oposición. La mayoría de los fondos provienen de tasas e impuestos municipales, que el gobierno local ha mantenido estables para este año, y de transferencias de otras Administraciones, cuya cesión no estaría vetada por la aprobación o no de las cuentas. Es más, la petición de un crédito bancario, que el alcalde planteó ayer como una obligación que le habrían impuesto PP, PSOE y BNG, no deja de ser una práctica rutinaria en María Pita, donde todos los años se pide un préstamo para financiar inversiones. De hecho, los presupuestos rechazados preveían la solicitud de crédito a la banca. 

Remanente de años previos. El gobierno local contará además con importantes recursos provenientes de los fondos que dejó sin gastar en ejercicios anteriores.

Según la normativa, el Ayuntamiento debería aprobar antes del 1 de marzo la liquidación del 2018. Ese documento detallará las cantidades concretas a las que asciende el remanente, aunque será muy elevado, ya que numerosos proyectos han quedado sin ejecutar durante los últimos tres años.

Según las estimaciones de la oposición, solo el remanente procedente del 2018 rondará los 16 millones. A esa cantidad hay que sumar las partidas provenientes de ejercicios anteriores, que podrían superar los diez millones.

Parte del remanente está «afectado», es decir solo se puede utilizar para los proyectos a los que estaba destinado cuando se introdujeron en las cuentas esas partidas. El uso del resto de los fondos tendrá que ser decidido una vez que se sepa a cuánto asciende. 

Opciones administrativas

Con el pleno. Para poder utilizar los remanentes, el gobierno local tiene que tramitar la liquidación en plazo y, a continuación, tramitar un cambio en los presupuestos prorrogados -un modificativo de crédito- para incorporar esos fondos y darles uso.

Por esa vía, el modificativo de crédito, el ejecutivo local también podría incorporar el dinero que solicite a los bancos, y posibles transferencias de Emalcsa u otras entidades. Los modificativos necesitan del voto favorable del pleno, pero la mayoría de los planteados en estos años han salido adelante, y la oposición incluso ha reclamado al ejecutivo que empiece a tramitarlos. 

Sin ir al pleno. Además, el gobierno local puede mover fondos dentro de las mismas áreas de gasto mediante decretos de alcaldía, que solo requieren la firma del regidor. Mediante ese sistema, que no requiere ningún trámite público, el gobierno local movió el año pasado nueve veces más dinero del que cambió de uso con respaldo del pleno, según las estimaciones de los partidos la oposición. La cantidad concreta se desconoce, ya que los decretos no se han publicado. 

Los gastos pendientes

Obras e indemnizaciones. Los principales proyectos que incluía el presupuesto rechazado ya figuraban en las cuentas de años anteriores, pero el gobierno local no las puso en marcha. Un ejemplo es la piscina de O Castrillón, de la que no se ejecutó ni un euro en el 2018. Otro plan destacado es el derribo del viaducto de la ronda de Nelle pero, como en el caso de la piscina, no se ha tramitado un proyecto de obra, por lo que tardará aún meses en poder arrancar. Los trámites que se podrían hacer antes de las elecciones requerirían cantidades menores, que se podrían lograr con modificaciones de crédito. También por esa vía se tendrían que aprobar las mejoras salariales a los funcionarios, el pago de tres millones al denunciante de la sede de Fenosa o los convenios con entidades, que solo requerirían un suplemento de crédito y detallar el objeto de las partidas, ya que la mayoría de los fondos se prorrogaron desde el 2018. 

El pleno del PP. La oposición reclama desde diciembre que se hagan esos trámites, y el PP ya ha solicitado la convocatoria de un pleno para aprobar un modificativo de crédito con el que se cubran esas necesidades. Los populares solicitaron su convocatoria el pasado día 12, pero el alcalde no ha contestado por ahora. El plazo para que lo haga acaba el 6 de marzo, si no lo cumple la sesión podría ser convocada por el secretario del Ayuntamiento, de acuerdo al reglamento municipal.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La vías del gobierno local de A Coruña para poner en marcha las inversiones tras el rechazo a los presupuestos