La borrasca Helena afectó a la red eléctrica y obligó a amarrar la flota en A Coruña

Los bomberos de A Coruña tuvieron que salir en 17 ocasiones del parque por elementos que movió el viento y los de Betanzos a retirar árboles en cuatro concellos

D. V.
A Coruña

Helena, la octava borrasca de la temporada y la primera que trae aparejado un aviso rojo en el litoral, se dejó notar durante la madrugada en la costa coruñesa y también en la ciudad, donde se produjeron varias incidencias a nivel eléctrico. Pasaba pocos minutos de las tres de la madrugada, cuando un estruendo «de los que no se recuerdan», según los oyentes del programa Voces de A Coruña, de Radio Voz, despertó a media ciudad.

La borrasca Helena dejó sin luz a multitud de vecinos y también afectó a parte de la red de semáforos, incidencia que quedó solventada a primera hora de la mañana por los técnicos municipales. En la Zapateira un centenar de clientes se quedaron sin suministro eléctrico, entre ellos una guardería.

Las incidencias se extendieron al resto de la comarca, con especial afectación en el concello de Oleiros. El concejal de obras oleirense, Rodrigo López, comentó a los micrófonos de Radio Voz que a las 3.12 de la madrugada uno de los rayos cayó en el Parque dos Veciños, al lado de la iglesia de Santa Eulalia de Liáns. El enorme estruendo despertó a algunos vecinos, que comenzaron a llamar asustados al Concello temiendo incluso que se tratase de un terremoto.

A pesar de que el rayo no provocó el corte del suministro eléctrico en Oleiros, sí afectó a los transformadores e hizo saltar la señal de alerta. Además, una subida de tensión en la guardería As Galeras provocó un cortocircuito en una lámpara y obligó a evacuar a los niños hacia un recinto exterior.

Meteogalicia tiene activada una alerta roja en la costa coruñesa ante la llegada de la borrasca Helena, que podría traer olas de más de ocho metros. Se espera que a partir de las 14.32 horas, con la pleamar, la situación se complique todavía más y las olas puedan llegar a alcanzar los diez metros. Además, la Xunta ha recomendado suspender todas las actividades deportivas en el exterior.

;
La borrasca Helena se hace notar en A Coruña Con la pleamar se espera que las olas alcancen los diez metros

Las malas condiciones en el mar obligaron a amarrar a la totalidad de la flota y la actividad en la lonja estuvo bajo mínimos. Los muelles urbanos también está operando con restricciones dispuestas por Capitanía Marítima. Así, en los pantalanes de Repsol no podrán atracar los buques tanque a lo largo de la jornada.

Ante la situación meteorológica adversa de la borrasca Helena, la unidad de Emergencias del Ayuntamiento de A Coruña, mantendrá cerrados los accesos a las playas y los jardines y prevé instalar un puesto de mando y vigilancia en las inmediaciones de la coraza.

Fuertes vientos

Además de la alerta roja en el mar, Meteogalicia mantiene activo un aviso naranja en tierra por fuertes vientos y lluvia. Además de chuvascos intensos, durante la jornada no se registraron tormentas e incluso granizao.  Las alertas se desactivarán a lo largo del fin de semana, cuando se esperan chuvascos ocasionales y descenso en la intensidad del viento y el oleaje en el mar.

Debido al viento, los bomberos de A Coruña tuvieron que atender 17 salidas. La mayoría fue por planchas que se levantaban de los tejados y por elementos que tenían riesgo de caída. El viento tiró un árbol en Novo Mesoiro que dañó un muro de bloques y desde la asociación de vecinos se hizo un llamamiento a la precaución.

Por su parte, los bomberos del parque comarcal Betanzos tuvieron una jornada muy ajetreada ya que tuvieron que desplazarse a Bergondo, Abegondo, Paderne y Oza-Cesuras, por caídas de árboles que afectaban al tendido eléctrico y carreteras.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La borrasca Helena afectó a la red eléctrica y obligó a amarrar la flota en A Coruña