En el aire 15 millones de inversiones en la ciudad por el retraso en el pago de facturas

La Marea tramita dedicar el superávit a pagar deuda al incumplir los requisitos para otros fines


A Coruña / La Voz

Las obras que se iban a acometer en colegios, centros cívicos e instalaciones deportivas de la ciudad con los 15,1 millones de euros de remanente municipal tendrán que esperar. Ese dinero, que había quedado en caja en el 2017 -en gran parte porque entonces no se ejecutó el presupuesto- se tendrá que destinar al pago de deuda, pese a que los créditos que tiene contraídos el Ayuntamiento son menores, muy lejos del techo de endeudamiento previsto.

La concejala de Facenda, Eugenia Vieito, explicó ayer que se han iniciado los trámites para que ese dinero vaya a los bancos, y no a inversiones, no por una decisión de la Marea, sino porque el Ayuntamiento ha sido incapaz de cumplir los requisitos que impone el Ministerio de Hacienda para que los consistorios puedan disponer de esos fondos para lo que se denominan inversiones financieras sostenibles (IFS), es decir, para obras municipales.

Entre esos requisitos figuraba la obligatoriedad de que el Ayuntamiento cumpliese los plazos del período de pago a proveedores, establecido en un máximo de 30 días. Sin embargo, hace siete meses que María Pita rebasa esa cifra. Con la normativa actual, antes de que acabe el año el Ayuntamiento tiene que haber resuelto el destino de ese dinero por lo que, al incumplir las condiciones para poder invertirlo, se iniciaron ya los trámites para destinarlo a pagar deuda.

Vieito aseguró que el objetivo era invertir ese remanente, y explicó que el último mes el plazo de pago a proveedores se rebasó solo en 3,61 días. Confía, de todos modos, en una última posibilidad, la de lograr cumplir con los 30 días en noviembre y lograr, vía alegaciones, cambiar el procedimiento en el último momento para invertir ese dinero.

La culpa, de la oposición

La concejala culpó del retraso en los pagos al Estado y a su cambio de normativas. También acusó a la oposición por haberles tumbado dos modificativos -que habían llevado a pleno sin negociar- en pleno, lo que habría lastrado los datos. «As entidades locais levamos anos demandando que se permite o libre investimento do superávit xerado», dijo Vieto.

La Marea, sin mayoría, necesitaría los votos del PSOE para modificar el expediente en pleno si finalmente a finales de año se logra reconducir la situación. Según Vieito, esa situación ya se le comunicó a los socialistas, con quienes estarían negociando un eventual desbloqueo de esas inversiones. A mes y medio de que acabe el plazo para presentar los presupuestos para el año próximo, la edila apuntó también que las conversaciones sobre las cuentas ya se habían iniciado con los socialistas. El portavoz del PSOE, José Manuel García, indicaba que nada se estaba negociando con ellos: «Esta mañana [por ayer] el alcalde me mandó un mensaje al móvil diciéndome que no cumplían con el pago a proveedores», dice. No saben más de los planes del gobierno. En cuanto a la supuesta negociación de los presupuestos García también mostró su sorpresa: «No hemos visto ni una sola cifra, ni un solo documento», dijo.

El concejal asegura que los retrasos en el pago no tienen que ver con los modificativos rechazados en el pleno, sino con los reparos de legalidad de muchas facturas por no haber sacado el contrato a tiempo, lo que genera tardanzas añadidas al pago. García duda de que les dé tiempo antes de enero a reorientar el destino de los 15,1 millones de euros. «Si se pudiese e hiciera falta, que la ciudad, no la Marea, tenga claro que el PSOE va a ayudar», dijo, e insistió en que lo ocurrido es una muestra más de falta de capacidad del gobierno local. «Solo pueden ayudar a la ciudad yéndose», dijo.

El PP pidió ayer la dimisión de la concejala por la probable pérdida de inversiones por valor de más de 15 millones. «Eugenia Vieito no puede seguir ni un minuto más al frente de su concejalía al ser incapaz de gestionarla», dijo la portavoz, Rosa Gallego, que recordó también las bajas cifras de ejecución presupuestaria del mandato con inversiones sin ejecutar que estimó en 130 millones de euros.

«Tería que ter dimitido todo o PP o ano pasado porque entón votaron en contra de ter dedicado o superávit ao IFS», dijo el alcalde, Xulio Ferreiro.

Sí el año pasado

La posibilidad de dedicar el remanente de tesorería a inversiones no es la primera vez que se produce. El año pasado también se dio esa opción. Quedaban en la caja municipal 27,5 millones de euros del 2016 y se podían invertir unos 10. Entonces el Ayuntamiento sí cumplió con los criterios para ello y pactó con los socialistas que la mitad de ese dinero se destinase al pago de deuda municipal y la otra mitad a nuevas inversiones a realizar en el municipio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

En el aire 15 millones de inversiones en la ciudad por el retraso en el pago de facturas